Juan Diego Córdoba González. 3 octubre
Imagen de playa Tamarindo, uno de los principales focos turísticos guanacastecos. Fotografía: Juan Diego Córdoba.
Imagen de playa Tamarindo, uno de los principales focos turísticos guanacastecos. Fotografía: Juan Diego Córdoba.

La pandemia convirtió a Guanacaste en la región con mayor desempleo en Costa Rica. Allí, el porcentaje de desocupados alcanza el 30%, reveló el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

La causa es la dependencia del turismo, el cual, cayó a cero por el cierre de fronteras y de hoteles durante varios meses desde que se registró el primer caso de covid-19 en el país, el 6 de marzo.

El hotel Nammbú Beachfront Bungalows, en playa Carrillo, retrata la situación.

Antes de la pandemia, tenía 200 empleados, de los cuales, 40 fueron despedidos y, de los restantes 160, 90% están con suspensión del contrato laboral o reducción de jornada, contó su propietario Arnoldo Beeche.

La situación, agregó el empresario, no solo impacta los empleos directos, sino los indirectos, pues golpea a pequeños negocios de los alrededores que se benefician por la operación de un hotel.

“Nosotros le compramos el queso a una señora del pueblo. Los huevos a otra señora del pueblo y, cuando compramos pescado fresco, también es a otro señor del pueblo. Entonces viera que a uno sí le preocupa mucho lo que sucede”, afirmó Beeche.

Al cierre del segundo trimestre de este año, en Guanacaste desaparecieron 43.430 puestos de trabajo, en comparación con el mismo periodo del 2019, confirmó el INEC en su Encuesta Continua de Empleo (ECE) del segundo trimestre del año (abril a junio).

Durante la pandemia, verificó el Instituto, 22.000 guanacastecos se contabilizan como desempleados porque en el último mes estuvieron en busca de trabajo, pero no lo encontraron.

Las otros 21.000 no califican en la ECE como desempleados pues desistieron de buscar un empleo pues están desalentados, esperan una mejor época para hacerlo o por otras limitaciones personales se registran como fuera de la fuerza laboral.

¿Quiénes son?

Esos 43.430 puestos de trabajo perdidos, principalmente por los efectos de la pandemia, eran ocupados por todo tipo de trabajadores: independientes, asalariados, formales e informales.

¿En qué sectores? Un 59,4% laboraba en comercio, transporte, hoteles y restaurantes. También en actividades de hogares, es decir, servidoras domésticas, jardineros, entre otros.

Otro 23,4% en el sector de actividades profesionales y administrativas, entre otros.

En menor proporción, un 17,2% del sector primario y secundario. Aquí se concentran actividades como construcción, minería, actividades agropecuarias e industria manufacturera.

La pandemia provocó no solo el cierre de hoteles, sino el cese laboral de los cientos de trabajadores que hacen limpieza, o los que se dedican a la cada de suministro de alimentos y bebidas.

También quedaron sin ingresos aquellos agroproductores que vendían carnes, frutas y vegetales frescos a hoteles y restaurantes, así como sus intermediarios.

Además, los dueños de busetas de turismo que trasladaban a huéspedes hasta la costa para que realizaran buceo, o directo a parques nacionales o cataratas donde se encontraban con guías turísticos, también faltos de trabajo.

En esa misma línea los artesanos, los capitanes de embarcaciones y muchos otros trabajadores cuyos salarios o ingresos dependían de una importante visitación de turistas.

Afectación de turismo golpea empleos en Guanacaste

FUENTE: INEC, ENCUESTA CONTINUA DE EMPLEO .    || INFOGRAFÍA/ LA NACIÓN.

‘El daño es terrible, es enorme’

La necesidad obligó al Gobierno, a mediados de mayo, a aflojar las restricciones. Se permitió la reapertura de los alojamientos más pequeños y días después los demás.

Sin embargo, toda la infraestructura hotelera y turística de Guanacaste quedaba demasiado grande solo para atender al vacacionista local.

De acuerdo con la Cámara de Turismo de Guanacaste (Caturgua), la ocupación hotelera ronda el 20%.

"Esto es muy duro por la gran cantidad de familias que viven del turismo. Acá nos dimos cuenta de que era mucho más lo que generaba de lo que nosotros mismos pensábamos.

"Imagínese la cantidad de frutas, de verduras que no se han comprado aquí en Guanacaste por tener a los grandes hoteles cerrados ¿eso a quién afecta?, al productor.

“Entonces si uno hace una trazabilidad de todas las ramas que tiene la economía del turismo, vemos que el daño es terrible, es enorme. Ahora se está sintiendo”, afirmó su presidente Hernán Binaghi.

Así, han ido desapareciendo bares y restaurantes en importantes polos turísticos, como, por ejemplo, Hard Rock Café de playas del Coco, que liquidó a sus 30 empleados.

Ese mismo drama que vive Guanacaste se repite en cada zona turística del país, en especial en aquellos lugares donde se depende más del turista extranjero.

   || DISEÑO / LA NACIÓN.

De acuerdo con los datos del INEC, la segunda región del país con mayor desempleo es la central (25,4) y le siguen zona sur (25,7%) y Pacífico Central (19,8%).

De acuerdo con Caturgua, de los más de 800 hoteles y alojamientos afiliados a la cámara en Guanacaste, el 60% siguen cerrados.

Hernán Binaghi mencionó el Four Season, W Costa Rica, JW Guanacaste, Planet Hollywood y Dream Las Mareas.

“El 60% están cerrados y el restante estamos con ocupaciones por debajo del 20%. De los grandes, son poquitos los que están abiertos, solo escuchás el RIU o al Westin, por ejemplo”, agregó Binaghi.

Eso mantiene a miles de trabajadores con suspensiones de contratos y reducciones de jornadas, en el mejor de los casos.

La no operación de esos establecimientos también impide la recontratación de al menos una parte de las personas que se quedaron sin trabajo cuando empezó a propagarse el virus.

Nammbú Beachfront Bungalows reabrió sus puertas en Playa Carrillo con 10% de personal. Cortesía.
Nammbú Beachfront Bungalows reabrió sus puertas en Playa Carrillo con 10% de personal. Cortesía.
‘Trato de ser lo más positivo posible’

Arnoldo Beeche, el propietario de Nammbú Beachfront Bungalows, afirmó que requerirá de mucho apoyo estatal para mantener a flote su negocio y volver a poder a reactivar su planilla de trabajadores.

"Personalmente trato de ser lo más positivo posible, ya me tocó pasar la crisis de 2008. Pero sí soy realista: el próximo año va a ser de ocupaciones de 20% o 30% máximo.e eso no vislumbro que pasemos.

“Nos hace falta un año más donde no llegamos a los costos operativos de nosotros. Vamos a requerir ayuda de arreglos de pago, reducciones de tarifa, eliminación de la máxima demanda, el apoyo a la base mínima contributiva. Los expertos dicen que pasarán cuatro años para llegar a lo que teníamos antes de la pandemia”, dijo Beeche.

Menos puestos, más desempleo

Natalia Morales, investigadora del Programa Estado de la Nación, reafirma que la pérdida de empleo en Guanacaste está relacionada con la caída en turismo.

"Es una región que ha tratado de tercerizar mucho con turismo y servicios. Además, después de la región central es la que tiene un mejor perfil educativo.

"Depende mucho de las actividades más golpeadas, el turismo y algunas otras actividades de logística que a su vez dependen del sector externo, actualmente un poco estancado.

“La tasa de desempleo es bastante elevada y posiblemente se relacione con eso, porque tienen actividades de las más golpeadas”, explicó Morales.

¿Por qué la afectación de Guanacaste es mayor en comparación con otras regiones?

La tesis de Morales es que el empleo en otras zonas periféricas del país, depende menos de esas actividades más sufridas por la pandemia.

“En otras regiones las puede estar sosteniendo, por ejemplo, la agricultura tradicional, que aunque no es la que ofrece mejores condiciones laborales, algo está generando. El tema de la agricultura no ha sido tan golpeado, entonces tienen alguna forma de sostenerse en contraste con Guanacaste”, aseveró.

Después de esta fotografía del mercado laboral, tomada en junio, se reactivaron las actividades de las turoperadoras el 1.° de agosto, misma fecha que se reabrieron las fronteras aéreas.

Empero no fue hasta el 5 de setiembre que el aeropuerto de Liberia pudo recibir su primer vuelo comercial.

No todo es noticia negativa para esta región azotada por los efectos económicos de la pandemia.

Esta provincia fue capaz de atraer a la empresa multinacional de servicios Sykes, que abrirá operaciones en Liberia, con la expectativa de contratar a 600 personas en 18 meses.

Además, el anuncio de que Costa Rica abrirá totalmente fronteras a viajeros de todos los estados de Estados Unidos, a partir del 1.° de noviembre, también sube las expectativas de recuperación económica para la temporada alta del turismo.