Servicios

Televisión paga del ICE enciende alertas: cifras de clientes no encajan con ingresos

Informe confidencial de CGR le señala inconsistencias que impiden tener “seguridad razonable” de cuántos afiliados activos tiene e ingreso real

Discrepancias en los datos del servicio de televisión por suscripción del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) encendieron alarmas en la Contraloría General de la República (CGR) al descubrir que no calzan las cifras de ingresos y los clientes afiliados al servicio.

Este y otros hallazgos figuran en un informe confidencial de auditoría (el DFOE-CIU-IF-00003-2021 del 8 de octubre del 2021) en el que la CGR analizó la gestión financiera del ICE en su negocio de televisión paga. Al comparar las bases de datos de los clientes afiliados y de los ingresos, surgieron diferencias que la entidad no pudo justificar.

Mauricio Rojas Cartín, gerente de telecomunicaciones del ICE, presentó un recurso de revocatoria contra el informe el cual rechazó la Contraloría según su resolución DFOE-CIU-0451 del 11 de noviembre anterior y en poder de este diario. Este documento refleja parte de los problemas sustanciales que halló el informe.

Para el servicio kATV del ICE hubo inconsistencias con los datos que reportó la Unidad de Productos y Servicios del ICE. Por ejemplo, en ningún mes desde que arrancó la venta de kATV (la CGR analizó de agosto de 2018 a abril de 2020), la cartera de clientes calzó con el dato de usuarios conectados a nivel de enlaces físicos en las casas, ni con la cifra de abonados a nivel de facturación.

En el primer mes de venta de kATV, por ejemplo, se reportaron 349 clientes en la plataforma pero la Unidad de Productos y Servicios indicó 1.433. Luego, entre enero de 2019 y hasta abril de 2020, más bien se reportaron más clientes conectados a la plataforma respecto la cartera activa que también reportó la propia Unidad de Productos y Servicios.

Tampoco el conjunto de clientes mensuales de agosto del 2018 a abril de 2020 corresponde en cifras al saldo que resulta de sumar los clientes iniciales por mes, los supuestos nuevos afiliados que se iban suscribiendo, otros más migrados de otras plataformas del ICE y la resta de las personas que retiraron el servicio en ese lapso.

Solo para el primer mes de ventas del servicio (agosto del 2018) la CGR obtuvo como resultado 302 clientes mientras el ICE indicó 1.433 suscriptores solo ese mes.

La Contraloría advirtió que incongruencias así impiden tener “seguridad razonable” de la cartera activa de clientes, su composición y los ingresos. Además, advirtió que esto repercute en los costos reales del servicio para el Instituto.

La Nación consultó la mañana de este jueves al Instituto sobre estos señalamientos de la CGR y su posterior reclamo contra la auditoría.

“Es importante indicar que debido a que la información asociada al proceso se encuentra protegida por un acuerdo de confidencialidad, el ICE está imposibilitado a brindar mayores detalles”, respondió el área de prensa de la empresa pública.

En su recurso, Rojas Cartín alegó a la CGR que, antes de ser notificados de la auditoría, ya se evaluaban aspectos técnicos del servicio y por ello aportó como prueba un oficio en setiembre de 2021, donde la Gerencia de Telecomunicaciones le indicó a la empresa china Huawei (su socio comercial), el riesgo existente por la continuidad de ese negocio en las condiciones que estaba y la necesidad de una revisión conjunta. La Contraloría también rechazó esto.

En referencia a sus descubrimientos en la auditoría, la CGR le indicó a Rojas Cartín en la resolución que no aporta acciones que administren el riesgo de que exista una concentración de la cartera de clientes del servicio en la plataforma de Huawei y una dependencia hacia dicha empresa como proveedor único de set top box (STB) o cajas receptoras de señal.

La CGR agrega que tampoco aportó prueba de cambios en los lineamientos de comercialización y en la programación de compras de STB o que se haya eliminado la obligación del ICE a migrar toda su cartera de clientes a la plataforma de esa empresa china.

“Queda comprobado en el desarrollo de cada hallazgo la imperiosa necesidad de administrar mediante acciones válidas y efectivas las limitaciones de la gestión de riesgos ligados a los servicios, por la ausencia de planes de acción que garanticen la continuidad del servicio de TV paga, así como la propia sostenibilidad financiera de la institución”, le responde la CGR al gerente de Telecomunicaciones.

Al resolver el recurso planteado por Rojas Cartín, la CGR concluye que el funcionario no aportó ni elementos técnicos ni jurídicos adicionales que obligaran a reconsiderar las conclusiones del informe recurrido, el cual se mantiene en todos sus extremos.

Lazo comercial

El vínculo entre la empresa china Huawei y el ICE en el negocio de televisión por suscripción nació en el 2017, cuando la empresa pública costarricense firmó con el gigante asitático un acuerdo para vender paquetes de suscripciones de televisión, Internet y telefonía a hogares en el cual se comprometió a dar millonarias compensaciones a la compañía china de incumplir determinada porción de mercado en tres años.

Además, el Instituto le otorgó potestad de fiscalizar sus esfuerzos en dicho proceso. El texto amarra al Instituto a instalar 100.000 set top box (STB) o cajas receptoras de señal en ese lapso o deberá iniciar una serie de desembolsos hasta por $5,8 millones a lo largo de cinco años de incumplir la meta durante ese lustro.

El acuerdo de Asociación Empresarial entre el ICE y Huawei Technologies Costa Rica S. A., No. AC-018-17, se firmó el 12 de julio de 2017 y da a la asiática autoridad de juzgar el esfuerzo del ICE en el proceso.

“En caso que se demuestre por parte de Huawei que el ICE no efectuó los esfuerzos administrativos, técnicos y comerciales necesarios para el posicionamiento del servicio de TV Paga, deberá reconocer como mínimo al final de cada año respectivo, los montos que se indican en la tabla siguiente”, dice la cláusula 7.5.1.

Para el primer año, la compensación asciende a $810.000, luego a $945.000 al segundo año y $1.080.000 al tercero. Luego sube a $1.350.000 y $1.620.000 al cuarto y quinto año; respectivamente.

El escrito también fija un aporte inicial del ICE a Huawei por $3,1 millones en desembolsos anuales en los primeros tres años después de firmado. A la fecha, el ICE ya pagó $2,5 millones.

Este acuerdo de asociación empresarial resultó de otra negociación previa entre estas empresas, en la cual el ICE en vez de cobrarle una multa a Huawei por faltas como su proveedor de telefonía móvil, le aceptó equipos y servicios que dieron a la extranjera la posibilidad de convertirse en proveedor de líneas fijas de Internet.

Gracias a ese arreglo, la empresa china terminó cosechando ganancias en el negocio con servicios a hogares, en el cual tiene autoridad de fiscalizar los esfuerzos del Instituto para lograr la meta de suscripciones acordada.

Juan Fernando Lara Salas

Juan Fernando Lara S.

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, infraestructura, energía y telecomunicaciones.