Juan Diego Córdoba, Irene Vizcaíno. 21 marzo
El sacerdote Jorge Arturo Morales, camisa celeste, llegó al aeropuerto Tobías Bolaños poco antes del mediodía. Fue trasladado al I Circuito Judicial de San José. Fotos Melissa Fernández.
El sacerdote Jorge Arturo Morales, camisa celeste, llegó al aeropuerto Tobías Bolaños poco antes del mediodía. Fue trasladado al I Circuito Judicial de San José. Fotos Melissa Fernández.

Al momento en que intentaba salir del país por la frontera sur, un sacerdote denunciado por abusos sexuales fue detenido la mañana de este jueves.

Se trata de Jorge Arturo Morales Salazar, quien había sido señalado por un joven de apellido Arguedas por supuestas agresiones sexuales cuando tenía 17 años y el sacerdote se desempeñaba en la parroquia del Perpetuo Socorro en La Sabana. El caso fue dado a conocer por el Semanario Universidad.

A Morales, de 55 años, se le sigue una causa por delitos sexuales en la Fiscalía de Género, la cual había emitido una alerta migratoria en caso de que el implicado tratara de salir del país. No era una orden de captura, aclaró la oficina de prensa del Ministerio Público.

Esa alerta permitió la detención cuando el hombre intentaba pasar el puesto en Paso Canoas, Corredores de Puntarenas.

Luego de la captura, los fiscales procedieron a trasladar al sospechoso para proceder con la indagatoria. El religioso llegó alrededor del mediodía al aeropuerto internacional Tobías Bolaños en Pavas. De ahí fue trasladado al juzgado penal del Primer Circuito Judicial de San José, en donde las autoridades están tomando la declaración indagatoria del sacerdote de apellidos Morales Salazar, quien figura como sospechoso de los delitos de abuso sexual y tentativa de violación, en perjuicio de un menor de edad.

Luego de concluida esta diligencia, la Fiscalía definirá la eventual solicitud de medidas cautelares.

Aunque el joven denunciante estaba cerca de cumplir los 28 años, edad en la que prescribiría la causa contra el sacerdote, la indagatoria del acusado frena el vencimiento del procedimiento y se abre un plazo de cinco años para que continúe la investigación sin que esta quede sin efecto.

(Video) Momento en que sacerdote Jorge Arturo Morales llega al aeropuerto Tobías Bolaños

La presunta víctima manifestó haber sufrido abusos durante dos años por parte del religioso. Sus padres denunciaron el caso a la jerarquía eclesial, según su relato. Sin embargo, la semana pasada el joven también acudió a la Fiscalía para interponer una denuncia penal.

Ante la detención de Morales, la curia metropolitana brindó explicaciones sobre la condición del cura, la investigación realizada dentro de la Iglesia y las medidas que se tomarán.

“Hay una denuncia canónica que se interpuso en mayo de 2013 y se tramitó aquí en la curia. Se atendió al denunciante, a sus papás, a un hermano y a otros testigos que él aportó. El proceso en la arquidiócesis de San José se realizó a cabalidad y la documentación del caso se envió a la Santa Sede.

"La Santa Sede envió, en primera instancia, su parecer, pero el Tribunal Eclesiástico de Costa Rica pidió una revisión”, explicó Jason Granados, vocero de la curia.

La resolución del Vaticano llegó desde octubre de 2018 a manos de las autoridades católicas del país. No obstante, como dijo el vocero, el Tribunal impugnó la decisión, sin que conozcan los detalles ni del fallo inicial ni de los alegatos de la Iglesia tica.

Ahora, están a la espera de una nueva respuesta de la Santa Sede.

(Video) Iglesia asegura que hechos que denuncia joven ocurrieron cuando era mayor de edad

Granados aclaró que el cura en cuestión no tiene oficios parroquiales y su ejercicio sacerdotal se limitaba a celebrar misa en un monasterio de monjas contemplativas en Guadalupe, Goicoechea.

El vocero también dijo, “como dato adicional”, que los hechos se dieron cuando el denunciante era mayor de edad y así consta en las actas. También aclaró que fueron el joven y su familia quienes decidieron no interponer la denuncia penal.

"La curia no tenía conocimiento de la salida de Morales Salazar, pues él no pidió autorización. Es importante decirles, que el arzobispo metropolitano va a aplicar un tipo de sanción, una amonestación por no avisar que iba a salir del país; es obligación que él y todos los sacerdotes avisen cuando van a salir del país.

La Policía de Migración detuvo a Morales Salazar en el puesto fronterizo de Paso Canoas. Foto: Migración para LN
La Policía de Migración detuvo a Morales Salazar en el puesto fronterizo de Paso Canoas. Foto: Migración para LN

El hecho se suma a una serie de denuncias e imputaciones contra sacerdotes que llevaron al Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y la Fiscalía a realizar allanamientos en la curia y la Conferencia Episcopal.

Actualmente permanece en fuga Mauricio Víquez, quien fue expulsado de la vida clerical por el Vaticano, que investigó señalamientos contra él por abusos a menores. La Fiscalía también le sigue una investigación por violación, en relación con la cual emitió una orden de captura internacional.

Asimismo, el mes pasado fue separado de una parroquia de Santo Domingo de Heredia, el sacerdote Manuel Antonio Guevara, sospechoso de abusos.