Patricia Recio. 13 agosto, 2018
En Tibás, se implementa, desde el año pasado, un carril exclusivo para buses. Foto Jeffrey Zamora
En Tibás, se implementa, desde el año pasado, un carril exclusivo para buses. Foto Jeffrey Zamora

Contar con carriles exclusivos para buses y otras obras de infraestructura, con el fin de agilizar el transporte en al menos 10 sectores del área metropolitana, son parte de las metas fijadas por la actual administración, en el denominado proceso de sectorización.

Así lo aseguró el viceministro de Transportes Eduardo Brenes Mata, quien explicó que esa es la base necesaria, para posteriormente iniciar con la modernización del transporte público.

Actualmente, esa modalidad solo se aplica en Tibás; sin embargo, el plan piloto incluye en una primera etapa sectores y subsectores como San Francisco de Dos Ríos , Moravia-Paracito, San Pedro- Curridabat, Santa Ana-Escazú, Desamparados y Pavas.

Mientras que en una segunda fase se incluirán Guadalupe- San Isidro de Vázquez de Coronado, Uruca-Heredia, Paso Ancho-San Sebastián y el sector central de San José.

“Esto hay que verlo desde diferentes ángulos y sin perder la perspectiva de lo que implica el proyecto de sectorización. En esta primera fase que estamos trabajando, en áreas como Tibás y Santo Domingo, es una recuperación de algún derecho de vía, mejoramiento de infraestructura hasta donde sea posible, pero eso es parte de un inicio de la dirección que nos tiene que conducir no estrictamente solo a la sectorización, sino a la modernización del sistema de transporte masivo”, explicó Brenes.

En esa primera etapa, la idea es atender la infraestructura necesaria, con el objetivo de contar con carriles exclusivos para buses, posteriormente, la intención del MOPT es mejorar los puentes en donde se generan embudos, así como construir estaciones de intercambio de pasajeros.

Brenes afirmó que realizan un inventario de la infraestructura, que será atendida con recursos del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) y del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).

La propuesta del MOPT es que para el 2021, cuando se deban renovar las concesiones de las empresas de autobuses, se firmen los contratos bajo un modelo de sectores, en lugar de rutas.

“Si bien tenemos la base de la sectorización, hay que entender que tiene un diseño nuevo que implica troncalización, la alimentación (...), mejorar las rutas intersectoriales en todos los sectores y, eso implica un compromiso de que el diseño de la flota de autobuses cambiaría a partir del 2021, con un nuevo esquema operativo, en eso consiste la modernización”, añadió Brenes.

Ese modelo significa que los buses de mayor tamaño sean los que circulen por las vías troncales y, estos, sean alimentados por unidades de menor tamaño, provenientes de las áreas periféricas.

Para los empresarios, la infraestructura es “fundamental”.Coinciden en que al fin se lograría un avance, en un asunto por lo cual el país lleva más de 20 años de espera.

Silvia Bolaños, directora ejecutiva de la Cámara Nacional de Transportes (Canatrans), aseguró que mantienen la misma disposición a colaborar que mostraron con el gobierno anterior.

“Las condiciones en temas de renovación no lo hemos conversado, sabemos que falta tiempo para eso. La administración definirá cuáles son los requisitos, como lo ha hecho siempre. El tema de los sectores y subsectores está definido y no le vemos inconveniente. Nos parece que hasta ahora se está poniendo sobre la mesa el tema más importante que venimos insistiendo y, es que no podemos hablar de sectorización como un tema operativo, hay que hablar como un todo y el tema de infraestructura es fundamental”, dijo Bolaños.

Según la representante de los autobuseros, ven con buenos ojos que por primera vez se tomaran las previsiones presupuestarias, con el fin invertir en infraestructura para obras, como los centros de intercambio.

Sin embargo, consideran que tres años es un plazo extenso para completar esa fase.

“Creemos que al 2021 es bastante tiempo, creeríamos que se puede hacer un esfuerzo para adelantar esos procesos porque esa es la parte más importante de la sectorización, ordenarnos no es el problema, el problema está en que nos den las condiciones para operar, de forma que el usuario perciba una mejora", agregó.

El viceministro de Transportes aseguró que no tienen el detalle de cuánto dinero requieren para realizar todas estas obras; sin embargo, estimó, que en total se deben intervenir unos 200 kilómetros de vías en el área metropolitana.

Estado actual

Actualmente, el carril exclusivo solo se implementa en Tibás. Además, se trabaja en la ampliación de un tramo de la vía entre el bar Mi Taberna y el río Virilla, en ese mismo cantón josefino.

El viceministro Brenes aseguró que el siguiente paso será intervenir la ruta de San Pablo de Heredia, específicamente en la Puebla, con el fin de generar un par vial, de modo que los buses circulen por la vía nacional 5 (entre Santo Domingo y Heredia) y los vehículos por la carretera de San Pablo.

Además, aseguró que ya se realizan estudios en el sitio Guadalupe-Coronado, donde de igual forma se generaría un par vial, de modo que los vehículos transiten por la calle del Cementerio de Guadalupe y la principal se habilitaría en ambos sentidos, exclusivamente para buses.

También, se realizan estudios en la ruta San José-San Pedro-Curridabat- Tres Ríos y en Hatillo.

Largo proceso

El plan de reordenar el transporte público en la Gran Área Metropolitana lleva casi 18 años, entre estudios e intentos infructuosos.

En el 2016, el MOPT anunció que se iniciaría desde cero y contrataría estudios técnicos para definir recorridos, tarifas, sistemas de cobro y carriles exclusivos, en los cantones de Goicoechea, Moravia, Montes de Oca, Curridabat, y Desamparados.

Esa medida desechaba un estudio elaborado en el 2014, el cual costó $800.000

También, se archivaron cuatro informes más elaborados en 1999, 2006, 2007 y el de la firma española Ineco que realizó el Plan Nacional de Transportes 2011-2035.

En febrero del año pasado, el gobierno anterior publicó un decreto en el cual se fijaban las etapas y cada una de las fases que incluiría el nuevo plan.

Bajo el nombre de “Política Pública Sectorial de la Modernización del Transporte Público Modalidad Autobuses del Área Metropolitana de San José”, se pretendía integrar acciones entre el MOPT, el Consejo de Transporte Público (CTP) y la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

En agosto, de ese año se empezó un proyecto con el que se pretendía que Tibás se convirtiera en el plan piloto, para luego unificar un corredor entre San José y Heredia, pasando por los cantones de Tibás, Santo Domingo y San Pablo.

Sin embargo, al finalizar la administración, solo se alcanzó completar la fase en el cantón josefino y se empezaron los trabajos para ampliar la vía entre el bar “Mi Taberna” en Tibás y el puente sobre el río Virilla.