Juan Fernando Lara Salas. 4 diciembre, 2018
Publicidad de Cable Visión de Costa Rica con motivo del 15 de setiembre, Día de la Independencia de Costa Rica /Cable Visión de Costa Rica para LN
Publicidad de Cable Visión de Costa Rica con motivo del 15 de setiembre, Día de la Independencia de Costa Rica /Cable Visión de Costa Rica para LN

El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) absorbió todos los derechos de operación de su subsidiaria Cable Visión de Costa Rica S. A. así como todas sus deudas, informó la entidad en un comunicado este martes.

El Consejo Directivo del ICE tomó la decisión que le comunicó este martes 4 de diciembre a la Contraloría General de la República.

La decisión sobrevino a pocos días de divulgarse que el ICE lanzó un salvavidas financiero de ¢23.000 millones a su subsidiaria entre el 2014 y el 2017.

La empresa fue adquirida por el Grupo en diciembre de 2013 en $12,3 millones, cuando sus finanzas ya estaban deterioradas, según un informe de la Contraloría.

La figura de Cesión de Derechos y Obligaciones, según el ICE, le permitirá “mantener y fortalecer la oferta de servicios de telecomunicaciones e Internet brindados por la cablera, de acuerdo con la estrategia empresarial de Grupo ICE”, agregó el Instituto en un comunicado.

La Dirección Corporativa de Telecomunicaciones (DCT) del Instituto dirigirá la transición, la operación y la comercialización de los servicios que actualmente ofrece la subsidiaria.

El Consejo instruyó a la DCT para que presente, en el próximo mes, el plan de acción a implementar para asumir las operaciones, el cual contempla las medidas en los ámbitos técnico, operativo, financiero, comercial y de recurso humano.

El 28 de junio anterior, la Contraloría General de la República (CGR) descubrió que a un año de ser parte del Grupo ICE, la cablera ya presentaba pérdidas que la entidad catalogó como “riesgosas” para la Hacienda Pública, representada en las finanzas del ICE.

Así consta en un informe de auditoría del Área de Fiscalización de Servicios de Infraestructura de la CGR.

Por esta razón, el órgano contralor considera que Cable Visión de Costa Rica se constituyó en una empresa “patrimonialmente deteriorada”, pues en vez de fortalecer el negocio ha dejado pérdidas acumuladas por ¢5.534 millones, entre diciembre del 2014 y diciembre del 2017. Esa pérdida equivale a 48% de su patrimonio.

Pérdida masiva de clientes

El documento explica que esa situación de varios años se debió a su incapacidad de generar suficientes ingresos para cubrir sus gastos y su operación, a causa de una “fuga masiva de clientes debido a la mala calidad y falta de disponibilidad del servicio”.

Conforme el análisis, esos problemas no se atendieron de manera “adecuada y oportuna por parte de las autoridades de la empresa y del ICE en los dos primeros años de gestión como empresa del Grupo ICE”, en referencia a los años 2014 y 2015 cuando la casa matriz empezó a inyectar auxilio financiero.

Bajo la anterior administración, con Carlos Obregón en la presidencia ejecutiva, el ICE hizo aportes extraordinarios por ¢2.027 millones en el 2014 y ¢5.536 millones al año siguiente. En el 2016, el auxilio financiero ascendió de nuevo a ¢5.536 millones y, en 2017, alcanzó los ¢9.908 millones; precisa el documento.

Al concluir el 2017, las acciones de Cable Visión de Costa Rica para restablecer la red de servicio y ampliarla a nuevos sitios, así como mejoras de gestión interna, le permitieron cerrar con mejores condiciones económicas en comparación a años anteriores.

"Sin embargo, la generación de ingresos no ha sido suficiente para lograr el punto de equilibrio entre ingresos y gastos, ni la recuperación del patrimonio perdido", advierte el documento.

La Contraloría asegura que estos problemas evidenciaron una “falta de coordinación efectiva entre Cable Visión de Costa Rica y el Sector de Telecomunicaciones del ICE en materia de infraestructura de redes, comercialización y mercadeo”.

De todos modos, aseguró el ICE en su comunicado, este garantiza la continuidad de las operaciones.

“No existirá ningún tipo de afectación en el servicio que se brinda actualmente a los clientes”, recalcó el Instituto.