Ángela Ávalos. 17 febrero
A partir del próximo año, la identificación con la huella dactilar pasará de ser bidactilar (los dos dedos índice) a ser decadactilar. El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) también incorporará el reconocimiento facial. Foto: Jorge Castillo
A partir del próximo año, la identificación con la huella dactilar pasará de ser bidactilar (los dos dedos índice) a ser decadactilar. El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) también incorporará el reconocimiento facial. Foto: Jorge Castillo

La cámara grabó al delincuente mientras cometía sus fechorías en el centro comercial. Pero no fue una grabación cualquiera.

Sin necesidad de recurrir a mensajes en los noticieros solicitando ayuda para identificar al ladrón, esa cámara envió los datos de los rasgos faciales del hombre a un sistema de identificación que inmediatamente reconoció a la persona con su nombre, cédula y hasta lugar de residencia, facilitando la labor de las autoridades policiales.

La posibilidad de que esto suceda en Costa Rica está cada vez más cerca.

El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) desarrolla, desde hace más de dos décadas, un sistema de identificación basado en la huella dactilar, que se fortalecerá en el 2020 con la incorporación del reconocimiento facial, el mismo que permitirá reconocer a delincuentes sin recurrir a numerosos papeleos, entre muchas otras posibilidades de uso.

Cámaras y hasta teléfonos inteligentes facilitarán esa tarea en un futuro que ya no parece tan lejano.

Esa gran base de datos, desarrollada y administrada por la Dirección de Estrategia Tecnológica del TSE, puede ser utilizada por cualquier institución estatal que, como la Caja Costarricense de Seguro Social(CCSS), el Poder Judicial o Migración, necesiten de estas herramientas para sumar seguridad a sus labores.

Un convenio entre el Poder Ejecutivo y ese Tribunal, firmado el 6 de noviembre anterior, sella el compromiso de ambos para potenciar el desarrollo y la utilización de la identificación de personas por medio de tecnologías digitales y biométricas, es decir, tomando en cuenta patrones de las facciones humanas que no pueden ser perdidos, olvidados, sustraídos o duplicados.

Este convenio forma parte de una política mayor, la Estrategia de Transformación Digital hacia la Costa Rica del Bicentenario, dijo el ministro de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt), Luis Adrián Salazar Solís.

Uno de los primeros pasos se dio en enero, con un plan piloto en un hospital de la CCSS: el San Vicente de Paúl, en Heredia.

Ahí, los pacientes que olviden su cédula pueden ir a la ventanilla a identificarse con solo su huella dactilar.

TSE
TSE

Este mismo sistema se lo han solicitado al TSE los bancos para usarlo en cajeros automáticos. También en transporte público, como los trenes, para que los usuarios con cuenta bancaria puedan cancelar el servicio digitalmente y hagan uso del tren con solo su huella dactilar.

La incorporación del sistema de identificación facial le costará al TSE $3,5 millones, dinero que se ha obtenido de la venta de servicios en los últimos dos años. Este es el costo de sustituir el sistema biométrico actual (bidactilar) por uno nuevo (decadactilar más reconocimiento facial).

Si no hubieran desarrollado sus propios sistemas, probablemente le hubiera costado más de $10 millones.

El ministro Salazar indicó que un decreto ejecutivo del 3 de setiembre anterior (el 41248-MP-MICITT-PLAN-MEIC-MC) y una directriz emitida esa misma fecha (la número 019-MP-MICITT), le dan un espaldarazo a toda esta iniciativa al ordenar a la administración central lo siguiente:

“(...) implementar un sistema seguro, utilizando fuentes de datos oficiales y mecanismos biométricos, que permitan identificar a los ciudadanos costarricenses en sus servicios de atención al público, de manera progresiva, debiendo cubrir al menos un 50% de todas sus ventanillas de atención ciudadana antes del 1.° de diciembre de 2020”.

¿Demasiado ambicioso?

“Estamos trabajando en pro de que eso suceda, y mi misión como ministro rector de esta área es lograr que exista un ecosistema de cocreación de valor con propósito. (...). Es el costarricense inteligente, con la base de interoperabilidad para poder dar servicios a los ciudadanos y a las empresas”, prometió el jerarca del Micitt.

Sin papeles, seguros y eficientes

Esto pasó: un menor de edad se libró de una condena al utilizar la identidad de su hermano tras cometer un delito.

La falta de mecanismos para asegurar la identidad hizo que este caso se cayera en los tribunales, y un delincuente en potencia saliera a las calles.

Este hecho, que fue real, sirve para ejemplificar de alguna manera la importancia de tener sistemas seguros y precisos de identificación de personas.

Joseline Calderón realizó en forma reciente el trámite para renovar la cédula. En la actualidad, el TSE tiene un sistema de identificación bidactilar, con el uso de los dedos índice, para precisar el reconocimiento de la persona. Foto: Jorge Castillo
Joseline Calderón realizó en forma reciente el trámite para renovar la cédula. En la actualidad, el TSE tiene un sistema de identificación bidactilar, con el uso de los dedos índice, para precisar el reconocimiento de la persona. Foto: Jorge Castillo

¿Por qué es importante asegurar y precisar la identificación? El director general de Estrategia Tecnológica, del TSE, Dennis Cascante Hernández, amplió este tema con ejemplos.

“Se le puede dar una respuesta diferente según los servicios del mercado. Los servicios aeroportuarios y de migración necesitan tener la certeza de que quien está ingresando al país sea quien dice ser, o el que está saliendo con el menor de edad sea quien está autorizado, y el menor es quien dice ser”, explicó Cascante.

“Para un país, independientemente del nicho (salud, finanzas, producción), una de las cosas más valiosas es poder identificar a sus personas. El tema de la precisión de la identificación de esa persona es vital”, agregó.

Desde 1998, el TSE empezó a guardar las huellas dactilares de todos los ciudadanos.

Seguramente usted recuerda cuando fue a sacar o renovar su cédula de identidad: tuvo que colocar sus dedos índices en un lector de huellas.

Sin que se diera cuenta y en cuestión de segundos, algoritmos matemáticos de alta precisión corroboraron que usted era quien decía ser, y así obtuvo su documento de identificación.

A partir del 2020, la identificación bidactilar aumentará a decadactilar (diez dedos) y sumará el reconocimiento facial, lo cual elevará sustancialmente el nivel de seguridad y de precisión sobre la identidad de una persona.

TSE
TSE

"En 1998, cuando dimos el primer salto cuando empezamos a guardar huellas. Duramos más tiempo del necesario con sistemas bidactilares. La biometría, en ese entonces, era una cosa marciana.

“Hoy día, tenemos absoluta autonomía. Ninguno de los sistemas del Tribunal se compra, todos los hacemos nosotros. El know how (saber cómo hacerlo) lo tenemos aquí. Hemos llegado a esa posición”, agregó Cascante.

Con la firma del convenio, el decreto y la directriz ejecutiva ya no será necesario que instituciones estatales gasten recursos en comprar sistemas aparte.

Lo ideal es que dependencias como la Dirección General de Migración y Extranjería unifiquen sus bases de datos con las del TSE para tener una sola fuente de información, la cual será compartida gratuitamente con las instituciones públicas, y puede ser vendida a entidades privadas, como bancos.

En la comisión de alto nivel nombrada por el Poder Ejecutivo en este tema, participa la Agencia de Protección de Datos de los Habitantes (Prodhab), como una forma de garantizar la seguridad de la información.

La orden ya está girada.

Identificación biométrica
Identificación biométrica