Patricia Recio. 25 marzo
Actualmente los autobuses ingresan por la vía que pasan frente al cementerio y salen por la calle principal. El carril exclusivo se aplicaría en la vía principal. Foto Jeffrey Zamora
Actualmente los autobuses ingresan por la vía que pasan frente al cementerio y salen por la calle principal. El carril exclusivo se aplicaría en la vía principal. Foto Jeffrey Zamora

El centro de Guadalupe en el cantón de Goicoechea será el tercer sector de la Gran Área Metropolitana (GAM) en contar con carriles exclusivos para buses.

El carril para buses se implementará en la vía principal de esa localidad desde la intersección donde se ubica el restaurante As de Oros hasta el cruce de Moravia.

Con ese objetivo, el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) inició este fin de semana las pruebas en la ruta de travesía que pasa frente al cementerio de esa localidad.

A partir de este sábado 30 de marzo comenzará con las labores de demarcación y señalización, que tomarán al menos tres semanas.

La vía exclusiva para autobuses comenzaría a implementarse a partir de la última semana de abril, sin que todavía se haya informado el horario.

Entretanto, los trabajos de demarcación se llevarán a cabo en horario nocturno de 9 p. m. a 5 a. m.

En enero pasado se implementó esta medida para descongestionar el tránsito en el centro de San Pedro de Montes de Oca, específicamente entre Muñoz y Nanne y la Fuente de la Hispanidad.

En ese sector, el funcionamiento rige únicamente en horas pico.

Además, el plan del MOPT es que dicha modalidad se extienda de Muñoz & Nanne a la antigua Galera, en Curridabat. Ese tramo estaría listo en las próximas semanas.

A este se suma el carril implementado desde agosto del 2017 en Tibás.

Todos estos proyectos forman parte del plan de sectorización, que busca fomentar cada vez más el uso de transporte público y en un futuro reducir la cantidad de buses que ingresan al centro de San José.

El plan que lleva más de dos décadas en el papel, comprende, además de los carriles de buses, la integración de rutas alimentadoras hacia los llamados “nodos” que serían buses más grandes que viajan a San José por las rutas troncales, de modo que se disminuya la cantidad de unidades que ingresan al casco central, así como la intermodalidad de transporte, por ejemplo, con el tren. Ambas fases quedarán para próximos gobiernos.

El viceministro de Transportes, Eduardo Brenes, confirmó a La Nación a inicios de este año, que la meta fijada por ese ministerio es completar de aquí al 2022 al menos ocho troncales en las zonas de Tibás-Santo Domingo; Moravia-Paracito; Hatillo-Alajuelita y San Pedro-Curridabat-Tres Ríos.