Salud

San Juan de Dios detecta microorganismo resistente a antibióticos y aísla a tres pacientes

Se trata de enzimas que se adhieren a las bacterias y provocan que tratamientos no funcionen; a la fecha 27 pacientes han presentado este cuadro

El Hospital San Juan de Dios (HSJD) informó la tarde de este viernes que aisló a tres pacientes y tomó medidas de desinfección ante la presencia de un microorganismo que causa resistencia a antibióticos.

Estos microorganismos son enzimas que reciben llamadas carbapenemasas. Estas se adhieren a las bacterias y las hacen más fuertes contra los tratamientos.

Manuel Ramírez Cardoce, jefe del servicio de Infectología y coordinador de la Unidad de Prevención y Control de Infecciones Intrahospitalarias (UPCI) del centro médico explicó que los carbapenemasas son un mecanismo de resistencia a los antibióticos que se “pega” a las bacterias, lo que hace que ningún antibiótico funcione.

Los pacientes que han presentado esta situación son los críticamente enfermos, que han estado en procesos largos de internamiento en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Dentro de ellos hay casos poscovid agudo, o quienes tienen el sistema inmunitario afectado por cáncer, quimioterapia u otras enfermedades crónicas, así como los que están en estado terminal.

El San Juan de Dios indicó, a través de un comunicado de prensa, que en febrero se detectaron los primeros cinco casos en la UCI. A la fecha un total 27 pacientes han presentado este mecanismo de resistencia a los antibióticos, de estos cinco egresaron, tres están en aislamiento, uno permanece en otra área del hospital libre del microorganismo y 18 fallecieron.

Se desconoce cómo ingresó este microorganismo al centro médico.

Las enzimas

¿Cómo llegan estas enzimas a hacer a las bacterias resistentes a los tratamientos? Ramírez Cardoce explicó que las bacterias la adquieren y se la “pasan” de una a otra. No necesariamente deben ser bacterias de la misma especie, pueden ser diferentes.

“Es como si la bacteria utilizara un anillo donde lleva toda la maquinaria (genes) para destruir los antibióticos” explicó el infectólogo.

“En el cuerpo del individuo, la bacteria utiliza esta ‘arma’ destruyendo los antibióticos, por lo tanto, la persona que adquiere esta bacteria ‘reforzada’ con el mecanismo de resistencia y desarrolla una infección, es prácticamente intratable con los antibióticos que actualmente existen y por esto la probabilidad de muerte es bastante alta en estos pacientes” afirmó el especialista.

Al ser personas que presentan comorbilidades y complicaciones asociadas, sus organismos están altamente comprometidos con un pronóstico reservado, por lo que ante la presencia de una bacteria con estas características y sin tratamiento de antibiótico que ofrecerles, el riesgo de muerte es muy alto.

Medidas

En este momento, tres pacientes se encuentran aislados con bacterias con estas características.

El hospital tomó medidas de desinfección especiales en las áreas donde estaban los pacientes afectados antes del aislamiento, porque el microorganismo, además de ser resistente a los antibióticos, se adhiere a las superficies.

Estas bacterias se transmiten por contacto, y están en las superficies o en dispositivos, por ello, la limpieza, la desinfección, el lavado de manos, y el uso de equipo de protección personal es vital.

También se tomaron otras medidas, como la vigilancia de los casos sospechosos. Esto se hace con el fin de implementar las medidas de contención y prevención.

Asimismo, se estableció un salón para el aislamiento de los pacientes (cohorte). Este lugar cuenta con personal de aseo, enfermería y médico exclusivo para su atención.

También se está reforzando la desinfección de las diferentes áreas del hospital, y la limpieza de la unidad de paciente (cama, mesa puente y mesa de noche) de forma recurrente.

Finalmente, la UPCI está capacitando al personal de todas las áreas sobre el comportamiento del microorganismo y las acciones que deben realizar.

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.