Salud

Red antitabaco señala posible boicot de diputados a plan para quitar publicidad a paquetes de cigarros

Responsabiliza a Pedro Muñoz, Jonathan Prendas y Erick Rodríguez de frenar con mociones propuesta de salud pública que tiene apoyo de CCSS, Salud, IAFA y Procuraduría

Más de un centenar de mociones presentadas por tres diputados detuvieron el avance del proyecto de ley que eliminaría la publicidad de cajetillas de cigarros y paquetes de otros productos de tabaco, según denunció la Red Nacional Antitabaco (Renata).

Los diputados a los que la Red responsabiliza son el socialcristiano Pedro Muñoz, el legislador de Nueva República Jonathan Prendas, y el independiente Erick Rodríguez. De acuerdo con Renata, estos legisladores interpusieron decenas de mociones a última hora lo que impidió dictaminar la iniciativa en la Comisión de Asuntos Sociales.

La organización reclama la actuación de los congresistas a pesar de no haberle dado un seguimiento al proyecto y ni siquiera ser miembros del foro donde se tramita el expediente.

“La industria encontró eco en sus acciones a través del apoyo dado por estos diputados. Es increíble que siendo un proyecto a favor de la salud pública, con sustento científico y que está demostrado que no lesiona ni la Constitución (Política) ni el derecho de propiedad privada ni el uso de la marca ni la libertad de comercio, sigan insistiendo en aspectos superados para favorecer el interés económico de una industria que promueve productos que enferman y matan a más de 2.000 ticos al año”, aseveró Nydia Amador, presidenta de esa Red.

Este proyecto (número 22.497) busca introducir el empaquetado neutro de productos de tabaco y sus derivados para reducir su consumo y postergar la edad de inicio en niños y jóvenes. Es una medida respaldada en el Convenio Marco para el Control del Tabaco, de la Organización Mundial de la Salud (OMS), adoptado por Costa Rica en el 2008.

Entre los productos que estarían incluidos en la reforma están los de tabaco calentado, los sistemas electrónicos de administración de nicotina y los dispositivos utilizados para su consumo. El empaquetado neutro o genérico ofrecería más protección al consumidor al dar una mayor visibilidad a las advertencias sanitarias.

La iniciativa tiene el apoyo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), el Ministerio de Salud, el Instituto de Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) y la Procuraduría General de la República (PGR).

Australia, Francia, Reino Unido, Irlanda, Nueva Zelanda, Turquía, Arabia Saudita, Tailandia, Canadá, Uruguay, Eslovenia, Bélgica, Israel, Singapur y Hungría están en el grupo de países que han adoptado la medida con éxito. Si Costa Rica la aprueba sería el primer país en hacerlo en Centroamérica y el segundo en América Latina.

Consultado por La Nación, el diputado Pedro Muñoz aseguró que sus mociones están presentadas dentro del plazo, el cual vence el 9 de junio de este año.

“Después del 9 de junio, el proyecto se votaría sin discusión de las mociones por lo que no estoy en posición de frenar nada. Este proyecto no ha tenido suficiente discusión. No estoy de acuerdo con que proyectos que no están maduros, como este y el de cancelación de credenciales a los diputados, sean aprobados ahora en abril, antes del cambio de diputados, a gran velocidad y sin el reposo requerido”, manifestó el legislador.

Por su parte, el independiente Erick Rodríguez confirmó que él presentó cinco mociones de fondo para corregir las inconstitucionalidades que, según él, tiene el proyecto. Para el legislador, la iniciativa viola el derecho a la propiedad privada y las medidas son desproporcionadas, según lo ha dicho el informe de servicios técnicos y constitucionalistas, afirmó.

“Este tipo de proyectos viene a afectar la lucha del comercio ilícito. Se ha demostrado que cada vez que un proyecto de estos se aprueba en el mundo aumenta el comercio ilícito. Le quita todo derecho al consumidor de conocer sobre el producto que está consumiendo.

“Esta iniciativa me parece que va en la línea equivocada, y en lugar de evitar el tabaquismo lo que va a lograr es un aumento desmedido en el comercio ilícito, consumo de producto ilegal y una disminución de la recaudación fiscal”, expresó Rodríguez

La Nación envió la consulta sobre el tema a Jonathan Prendas, pero al cierre de edición no se había recibido respuesta.

El consumo de tabaco mata cada año a 2.000 personas en Costa Rica; lo cual es alrededor de un 10% de la mortalidad total del país. Además, casi 16.000 viven con algún tipo de cáncer, enfermedad respiratoria crónica y cardiovascular asociadas al consumo del tabaco.

Este año, las autoridades de Salud y la academia celebraron los diez años de la entrada en vigor de la Ley General de Control del Tabaco y sus efectos nocivos en la salud (número 9028), cuya aprobación ha permitido disminuir el consumo de ese producto y reducir la exposición de las personas a los efectos nocivos del tabaco.

“A pesar de que la prevalencia en Costa Rica ha disminuido gracias a esta ley, todavía queda trabajo por hacer. Esa prevalencia no es que está cercana a cero. Es cierto que bajó casi 4%, pero tenemos que seguir trabajando para no demos un paso atrás en el camino que hemos logrado”, manifestó el ministro de Salud, Daniel Salas Peraza, a finales de marzo en el marco de esa celebración.

Para Salas, resulta estratégico avanzar en la aprobación del empaquetado neutro, que sería uno de los pasos más importantes y también un desafío.

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.