Por: Irene Rodríguez.   24 septiembre, 2014

"Es urgente que la población cambie sus hábitos de vida. Que coma sano, que no fume, y que haga ejercicio. Las enfermedades del corazón los están matando, hay cosas que no pueden cambiarse, como la edad o la herencia, pero otras cosas que sí podemos cambiar, como lo que comemos y el ejercico que hacemos".

Estas palabras, dichas la mañana de este miércoles por María del Rocío Sáenz, presidenta ejecutiva de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), ponen en alerta a las autoridades de salud.

Datos brindados por la institución señalan que el 28,7% de las muertes en el país se deben a enfermedades cardiovasculares como los ataques al corazón o los accidentes vasculares cerebrales. Durante el año pasado hubo 5.626 fallecimientos por esta causa.

A esto deben sumarse 8.242 hospitalizaciones y la inversión que se hace en la atención a los pacientes. Solo en 2013, la CCSS destinó ¢117.405 millones a atender padecimientos de corazón.

Además, se invierten más de $10 millones (¢5.450 millones) en los medicamentos de 962.868 hipertensos y de 266.098 diabéticos.

"Lo más triste es que hay muchas personas que después de un primer infarto siguen fumando, o tomando mucho licor o comiendo mal y sin hacer ejercicio, y esto les hace muchísimo mal. También hay otros que recurren a tratamientos caseros que pueden hacerles daño", explicó Eduardo Sáenz, cardiólogo del Hospital Calderón Guardia.

Autoridades hicieron un llamado a mejorar hábitos de alimentación y ejercitarse para evitar las enfermedades del corazón.
Autoridades hicieron un llamado a mejorar hábitos de alimentación y ejercitarse para evitar las enfermedades del corazón.

¿Qué hacer? Los especialistas destacan dos "protectores" del corazón: la alimentación y el ejercicio.

"El plato no tiene que ser servido hasta los bordes, tampoco tenemos que 'decorar' todo lo que comemos con papas fritas. Hay que comer cinco porciones de frutas y verduras todos los días. El corazón agradece las frutas y verduras, y también agradece que no le demos lo que le hace daño, como las comidas grasosas", comentó Grace Murillo, coordinadora de nutrición de la CCSS.

En cuanto a la actividad física, Marvin Araya, especialista en educación física, indicó que es necesario hacer al menos media hora al día, y que no es necesario pagar un gimnasio.

"Podemos salir a caminar, andar en bicicleta, parquear el carro lo más lejos posible de donde vamos, bailar y hacer labores domésticas con más fuerza", concluyó el experto.