Juan Fernando Lara Salas, José Andrés Céspedes. 8 marzo
El vuelo 788 de Copa, que iba rumbo a Panamá la tarde de este sábado, fue cancelado por sospechas de personas asociadas a casos sospechosos del nuevo coronavirus. / AviaciónCR.Net para LN.
El vuelo 788 de Copa, que iba rumbo a Panamá la tarde de este sábado, fue cancelado por sospechas de personas asociadas a casos sospechosos del nuevo coronavirus. / AviaciónCR.Net para LN.

La Dirección General de Aviación Civil confirmó que, a las 11:30 p. m. de este sábado, partió del aeropuerto internacional Juan Santamaría, con destino a Panamá, el vuelo que fue retrasado varias horas ante la presencia de “dos casos asociados a un caso sospechoso” del nuevo coronavirus (Covid-19).

Alrededor de 98 pasajeros debieron permanecer confinados en salas especiales sin posibilidad de abandonarlas, mientras se hacían análisis de muestras. El Ministerio de Salud indicó, a las 8:40 p. m., que en el vuelo se encontraba “un grupo de italianos contactos de un caso sospechoso”.

A las 9:30 p. m., Salud confirmó que se descartó el caso sospechoso que tuvo contacto con estos dos pasajeros, por lo que se autorizó el vuelo y este partió a eso de las 11:30 p. m.

El avión llegó Panamá a la 1:28 a. m. de este domingo (12:28 a. m. de Costa Rica).

En dicho vuelo partieron solo aquellos pasajeros que tenían como destino final el Aeropuerto Internacional de Tocumen, en Panamá.

Este domingo, volarían principalmente pasajeros europeos con destino a sus países, en vista de que el sábado perdieron sus conexiones. Este grupo podría partir en el vuelo de Copa CM-163 que sale de Costa Rica a las 11:30 a. m. de este domingo.

Durante este domingo por la noche, se prevé que los pasajeros retrasados viajen al continente europeo desde el Aeropuerto Internacional de Tocumen en vuelos programados con destino a Frankfurt (Alemania), Ámsterdam (Holanda), Madrid (España) y París (Francia).

Álvaro Vargas, director de Aviación Civil, confirmó que el vuelo que sufrió el retraso, el sábado, llegó a las 3:30 p. m. procedente de Guatemala, pero una alerta de sospecha obligó a tomar medidas.

El grupo de pasajeros, aseguró, recibió la mejor atención posible y se aplica el protocolo definido por el Ministerio de Salud.

La sala donde permanecen pasajeros en estas circunstancias cuenta con todo lo necesario para atender casos de males respiratorios y, de ameritarse, lugares donde una ambulancia pueda estacionarse para trasladar a pacientes al hospital de Alajuela.

Personal de la Cruz Roja y de la Caja Costarricense de Seguro Social realizó las entrevistas y pruebas necesarias para determinar si alguna persona requiere hospitalización o no, y cómo se le daría seguimiento.

Por su localización, esta área está lejos de donde aterrizan otros vuelos, por lo que el flujo normal de salidas y llegadas de vuelo del aeropuerto no se interrumpe.

En situaciones de contingencia como esta, la responsabilidad por la comodidad de los pasajeros recae directamente en cada línea aérea cuyo vuelo se vea afectado.

El propio Ministerio de Salud confirmó que los gastos derivados de esto se valoran entre las aerolíneas y el Instituto Costarricense de Turismo en total coordinación con Salud.

Información actualizada a las 11:00 a. m. del domingo

Síntomas en la terminal aérea

Así actuaría el Juan Santamaría si alguien comienza con síntomas después de que se bajó del avión.

FUENTE: MINISTERIO DE SALUD.    || J.C. INFOGRAFÍA / LA NACIÓN.