Sofía Chinchilla C.. 23 agosto
Garro se defendió de la acusación por falso testimonio el 18 de marzo, en los tribunales de San José. Ahí, dijo que nunca hubo mala fe de su parte. Foto: Alonso Tenorio.
Garro se defendió de la acusación por falso testimonio el 18 de marzo, en los tribunales de San José. Ahí, dijo que nunca hubo mala fe de su parte. Foto: Alonso Tenorio.

El Tribunal de Apelación de Sentencia del II Circuito anuló la condena de un año de prisión que se dictó en marzo contra la exdiputada del PAC Laura Garro, y ordenó que se fije una nueva pena en otro juicio.

La resolución se dictó por solicitud de la Fiscalía Adjunta de Probidad, Transparencia y Anticorrupción (Fapta), la cual apeló la condena que dictó en primera instancia el Tribunal Penal de San José.

El Ministerio Público había solicitado que el castigo fuese de dos años de prisión.

A Garro se le condenó por faltar a la verdad como testigo en la declaración que brindó, en el 2016, en el juicio en el que el Partido Acción Ciudadana (PAC) resultó condenado por estafar al Estado mediante el cobro de ¢516 millones en contratos de servicios especiales que eran falsos.

Durante la investigación judicial del caso, la exdiputada Garro le aseguró al Organismo de Investigación Judicial (OIJ) que ella se desempeñó como jefa de campaña del PAC en Puntarenas y que se encargó de entregar los contratos a los demás colaboradores de la provincia.

Sin embargo, cuando declaró en el juicio, dijo ante el Tribunal no recordar mucho de lo dicho al OIJ en el 2013. Además, negó que hubiese repartido otros contratos a colaboradores del PAC en Puntarenas.

En marzo de este año, en un juicio aparte, la Fiscalía probó que Garro cambió su testimonio. En consecuencia, el juez Omar White la condenó a un año de prisión. No obstante, le concedió el beneficio de ejecución condicional de la pena, por lo que la exdiputada no ingresó a la cárcel.

El Ministerio Público había solicitado que a Garro se le dictaran dos años de prisión.

Según informó la Fiscalía, el Tribunal de Apelación ordenó que, en el nuevo juicio, solo se entre a conocer “el monto de la pena a imponer a la exlegisladora y la fundamentación de esta, tras demostrarse su culpabilidad por un delito de falso testimonio”.

Es decir, que la responsabilidad de la exlegisladora sobre los hechos que se le imputaron no se someterá a debate.

El Código Penal establece que la pena para los testigos que falten a la verdad en sus declaraciones puede ser de uno a cinco años de prisión.

Según explicó White en marzo, rebajó la condena pues, durante su juicio, Garro expresó estar conmovida y dijo que sigue siendo buena persona.

Además, el juez consideró que ella no cometió faltas a la función pública cuando fue diputada.

“Son elementos que no se pueden tomar en cuenta para demostrar su culpabilidad, pero sí se pueden tomar en cuenta, una vez determinada su culpabilidad, para medir la pena”, concluyó White.

La excongresista, por su parte, se defendió en ese juicio con el alegato de que, aunque cree que algo falló, nunca hubo mala fe de su parte.

La condena en primera instancia contra Garro se dictó el 29 de marzo, la Fiscalía la apeló el 25 de abril. La resolución del recurso, según el Ministerio Público, se emitió el 16 de agosto.