Gerardo Ruiz R.. 15 marzo, 2016
El ministro de Trabajo, Víctor Morales Mora, conversó la noche de este lunes con el presidente, Luis Guillermo Solís, pero concluyó que la Presidencia no veía suficiente con la renuncia de su sobrina.
El ministro de Trabajo, Víctor Morales Mora, conversó la noche de este lunes con el presidente, Luis Guillermo Solís, pero concluyó que la Presidencia no veía suficiente con la renuncia de su sobrina.

Víctor Morales Mora anunció su renuncia al cargo de ministro de Trabajo la tarde de este martes, luego de ser cuestionado por el nombramiento de una sobrina en su despacho, lo cual contradice el Código de Ética que aprobó esa cartera, el año pasado.

En conferencia de prensa, Morales dijo que se va para proteger una trayectoria limpia y que el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, no consideró suficiente el despido de su familiar, por tratarse de un asunto de conflicto de intereses.

No obstante, el ahora exministro defendió la contratación de Yuliana Alfaro Morales, al considerar que estaba "calificada" para el puesto.

También, dijo que se sobredimensionaron los errores administrativos cometidos en el Ministerio durante su gestión, al tiempo que negó que lo ocurrido se tratara de un acto de corrupción, por lo que seguirá involucrado en política en el futuro para "contribuir con el desarrollo del país".

Agregó que la noche del lunes conversó con el mandatario Solís, quien se encuentra en Nueva York participando en un foro en la Organización de Naciones Unidas (ONU).

El lunes trascendió que Morales nombró a su sobrina como su recepcionista el lunes de la semana pasada, después de que la persona que ocupaba ese cargo renunciara para asumir otro puesto en el Ministerio.

El código de ética de esa cartera, en su capítulo tercero relativo al Régimen Preventivo al Conflicto de Intereses, en el inciso A, del artículo 23, indica: "No se deberá usar el poder oficial derivado del cargo o la influencia que surja de este, para conferir o procurar servicios especiales, nombramientos o cualquier otro beneficio personal que implique un privilegio en favor de sus familiares, amigos o cualquier otra persona, medie o no pago o gratificación".

Diputados reaccionan

Ante la noticia, voceros de las fracciones legislativas mayoritarias reaccionaron, algunos con sorpresa, otros con críticas hacia este tipo de escándalos.

El jefe de la bancada del Frente Amplio, Gerardo Vargas Varela, aseguró que no le quedaba otra opción a Morales, pues él mismo había promulgado las normas éticas que violó con ese nombramiento.

El frenteamplista fue el primer legislador en exigir, la noche del lunes en el plenario, la renuncia del jerarca de Trabajo.

Marco Vinicio Redondo, vocero de la bancada del Partido Acción Ciudadana (PAC), manifestó que le sorprende la rapidez de la decisión, pero apuntó que "eso determina de qué está hecho nuestro compañero".

"Aquí lo interesante es que se han buscado cosas como estas, porque no han logrado encontrar las grandes debacles que se han dado en el pasado. Esta situación, en cualquier otra administración hubiera sido normal, el asunto es que nosotros nos hemos exigido más y estos son los resultados de exigirse más. Esto está aumentando los estándares en el manejo de la función pública", comentó el líder del partido de Gobierno.

El liberacionista Juan Luis Jiménez aseguró que el PAC no sabe gobernar y que este caso de Morales "representa la falta de transparencia del Gobierno, a pesar de los códigos de ética pregonados".

"Pobre Gobierno, pobre país, con un gobierno sin ruta y un presidente alcahuete, y en este caso, cabe felicitarlo, pues se desconoce si lo obligó a renunciar. No sabemos hacia dónde es que vamos. Tiene que haber un gran esfuerzo nacional para enderezar el rumbo", añadió el verdiblanco.

Colaboraron con esta información los periodistas Aarón Sequeira, Esteban Mata y Natasha Cambronero

Noticia en desarrollo