Gerardo Ruiz R., Esteban Oviedo. 30 octubre, 2017
El jefe de la DIS, Mariano Figueres, comparece este viernes ante la Comisión Investigadora de los Créditos Bancarios.
El jefe de la DIS, Mariano Figueres, comparece este viernes ante la Comisión Investigadora de los Créditos Bancarios.

La cúpula, los diputados y el candidato presidencial del PAC, Carlos Alvarado, solicitaron este lunes al gobierno de Luis Guillermo Solís la renuncia del director de la DIS, Mariano Figueres, con el argumento de que incumplió "con su deber de proteger al Estado costarricense y al presidente de la República".

No obstante, Casa Presidencial ignoró la petición y, más bien, dejó la respuesta en manos del propio jefe de la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS), quien afirmó que no se irá del cargo porque considera que "en ningún momento" ha faltado a sus deberes.

La Nación consultó a la oficina de Prensa de Zapote si habría un pronunciamiento presidencial aparte del de Figueres. La respuesta fue negativa.

Esta es la segunda ocasión en que la Presidencia choca con la cúpula del PAC en relación con el escándalo del cemento. La primera ocurrió cuando el candidato Carlos Alvarado solicitó destituir al viceministro de Hacienda, Fernando Rodríguez, al revelarse que envió mensajes al exdirector de Aduanas, Benito Coghi, consultando el estado de un desalmacenaje de 20.000 de toneladas de cemento de chino, del polémico importador Juan Carlos Bolaños, y alegando que el presidente Solís quería que se aclarara el tema.

En cuanto a Figueres, el gobernante Partido Acción Ciudadana (PAC) consideró que este no alertó oportunamente sobre la relación entre Juan Carlos Bolaños y el diputado Víctor Hugo Morales Zapata, quien hizo gestiones en favor del empresario ante varias instituciones gubernamentales, y que eso puso en riesgo al Gobierno y al presidente Solís.

Según Carlos Alvarado, Figueres pudo minimizar el riesgo que representaba el empresario cementero.

"Creemos que hay una dosis importante de responsabilidad (de Figueres). Una de las una de las conclusiones más importantes de todo este proceso (de investigación del caso del cemento) es que una cosa es el ámbito de la amistad y otra cosa es el ámbito político, y creo que se ha abusado en alguna medida de esa confianza dada por el presidente. Una cosa son los temas de amistad y otra cosa es el cargo público y eso tiene que estar muy separado porque aquí lo que interesa es el interés público", sustentó el candidato presidencial y exministro de Trabajo durante el actual Gobierno.

Por su parte, el diputado Franklin Corella, uno de los líderes dentro de la bancada del PAC, lamentó la decisión de Figueres de no acatar el llamado que le hicieron las máximas instancias de representación del partido para que se vaya de la DIS, y afirmó que el partido le insistirá al presidente Solís por una respuesta sobre el futuro del jerarca y hombre de su confianza.

"Todos los órganos del partido actuamos al unísono en apego a los valores éticos que defiende el PAC y consideramos que don Mariano le falló, no solo al señor presidente, sino, también, al país. Debería marcharse, por lo que esperaremos a que don Luis Guillermo retorne de su incapacidad a la espera de una decisión de su parte", anticipó el parlamentario.

El director de Inteligencia y Seguridad (DIS) participó en la reunión que el presidente Luis Guillermo Solís sostuvo con Juan Carlos Bolaños, en diciembre del 2015, la cual estuvo antecedida de seis encuentros que el empresario logró tener en Casa Presidencial, al menos dos de ellos gracias a la intermediación de Morales Zapata, quien también intercedió en favor del empresario ante instituciones como la Dirección General de Aduanas y la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) por negocios del importador.

Según el PAC, a pesar de las revelaciones sobre los vínculos de Morales y Bolaños, Mariano Figueres "sigue otorgándole un trato sorprendentemente deferente Morales Zapata", por ejemplo, al negarse a reconocer que el diputado ha mentido.

"Tampoco explica las razones por las cuales, conociendo esa relación entre el diputado y Bolaños, no advirtió oficial y debidamente de los riesgos", dijo el partido de gobierno en un comunicado, pues el director del la DIS dijo que él conoció de la cercanía entre ambos e incluso calificó a Morales Zapata como el "embajador" del empresario.

Aunque Figueres alegó, el viernes ante el Congreso, que él no vio nada de malo en las reuniones de Bolaños, porque en ese momento no estaba siendo investigado, el diputado del PAC Ottón Solís le dijo que era inaceptable que esa persona asistiera a tantas reuniones en Zapote, aun cuando la expresidenta Laura Chinchilla había ordenado a la DIS hacerle un perfil por la forma tan insistente en que reclamaba gestiones a la expresidenta de la CNE, Vanessa Rosales.

Figueres dijo que ese informe habría sido indebido, porque la DIS no investiga personas, y que él no encontró registros.

"Si se argumenta que falté a mis deberes porque 'permití el ingreso' del señor Bolaños en siete ocasiones a Casa Presidencial, se debe tener muy claro, que ser el Director de Seguridad Nacional no significa que deba yo controlar quienes son los asistentes a las reuniones que se realizan en cada uno de los despachos de Casa Presidencial. Hacer eso sería evidentemente, el ejercicio de una función que excede nuestra competencia", alegó en su comunicado de prensa de este lunes.

Y manifestó que él, igual que Luis Guillermo Solís, también considera que los asuntos de interés público deben ser analizados "con rigor por las autoridades".

"Cada una de las personas aludidas debe responder por sus actos, dar las explicaciones que correspondan y asumir las responsabilidades que legalmente les sean impuestas. Por los motivos antes expuestos, considero que en ningún momento he faltado a mis deberes como funcionario público, por lo que de la manera más respetuosa debo declinar la petitoria que me han hecho", culminó.

El viernes, durante su comparecencia ante la Comisión Investigadora de Créditos Bancarios del Parlamento, el diputado Ottón Solís increpó a Figueres al afirmarle que la DIS fue incapaz de darse cuenta de la corrupción cercana a la Presidencia.

"Usted no se ha interesado en este caso (del presunto tráfico de influencias que habría beneficiado a Bolaños), no le interesa, usted tiene argumentos muy pobres. Suena que en la DIS le están dando un tratamiento ventajoso a este caso", dijo Ottón Solís frente a Figueres.

En su petición de renuncia a Figueres el PAC también cuestionó que el jefe de la DIS dijera que Morales Zapata indujo error al viceministro de Hacienda, Fernando Rodríguez, cuando le pidió información sobre las trabas que tenía un cargamento de 20.000 toneladas de cemento chino para ingresar al país, lo que provocó que Rodríguez le pidiera información al director de Aduanas, Benito Coghi, diciéndole que el presidente Luis Guillermo Solís estaba interesado en que el tema se aclarara.

Durante su audiencia en la comisión investigadora, Figueres insistió en que Morales se atribuyó hablar a nombre del Presidente de la República, versión que Casa Presidencial ha alegado, pero el candidato presidencial del PAC, Carlos Alvarado, pidió la renuncia del viceministro de Hacienda por considerar que las explicaciones no han sido satisfactorias. Este lunes el aspirante volvió a solicitarle a Fernando Rodríguez que deje su puesto.

"Siendo coherentes con la necesidad de que las personas que han sido señaladas en estas denuncias se separen de sus cargos; sumado a la duda razonable sobre si el señor Figueres auspició las prácticas del diputado Morales Zapata con Juan Carlos Bolaños, o bien incumplió con sus responsabilidades, solicitamos a Mariano Figueres la renuncia inmediata a su cargo como director de la DIS. Retirarse de su cargo es el mejor aporte que puede darle al Presidente de la República", comunicó la fuerza política oficialista este lunes.

Cerca de la polémica

Mariano Figueres entró de último minuto al Gabinete de Luis Guillermo Solís quien el propio 8 de mayo del 2014, minutos después de jurar como presidente de la República, anunció que el hijo menor del caudillo del Partido Liberación Nacional (PLN), Pepe Figueres, iba a ocupar la jefatura de la DIS.

Antes, durante la campaña política, Solís había dicho que Figueres no ocuparía ningún cargo público durante su Gobierno.

Una vez acomodado en la silla de la DIS, Figueres ha estado envuelto en hechos controversiales, como valerse de su puesto para tramitar las visas sin requisitos para 8 ciudadanos sirios; él le solicitó a la Dirección de Migración y Extranjería eximir a los visitantes de la presentación de antecedentes penales para ingresar fácilmente al país.

Durante la única gira de Luis Guillermo Solís a China, Figueres incluyó en la comitiva oficial al empresario alemán, Karl Single, quien en el pasado fue desautorizado por el Gobierno de Óscar Aria (2006-2010) como representante oficial del país en negociaciones comerciales con China.

El año pasado, tras el paso del huracán Otto por el norte del país, Solís designó a Figueres como comisionado especial para la reconstrucción, una especie de súpercoordinador que se encargaría de articular las acciones de todas las instituciones del Gobierno para paliar las secuelas del fenómeno sobre la infraestructura pública.

Su designación la adversaron diversos sectores por habérsele encargado tareas atípicas para un jerarca de la DIS, enfocado en labores de seguridad nacional.

Este año, a finales de agosto, a Luis Guillermo Solís no le quedó otro camino que reconocer que Figueres lo había acompañado a su reunión del 2015 con Juan Carlos Bolaños. La aceptación fue posterior a la comparecencia del empresario ante la comisión legislativa investigadora, pues, antes de esta, Casa Presidencial había afirmado que el mandatario había estado solo a esa cita en su despacho.