Sofía Chinchilla C.. 4 mayo, 2019
En febrero, un grupo de venezolanos radicados en Costa Rica se congregó en el Parque Nacional para mostrar su apoyo al presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó. Foto: Rafael Murillo.
En febrero, un grupo de venezolanos radicados en Costa Rica se congregó en el Parque Nacional para mostrar su apoyo al presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó. Foto: Rafael Murillo.

La Cancillería costarricense se declara imposibilitada para permitir el ingreso al país de venezolanos con pasaportes vencidos, a pesar de que es uno de los puntos incluidos en un acuerdo regional que suscribió en setiembre del año pasado.

Se trata de un apartado de la Declaración de Quito sobre Movilidad Humana de ciudadanos venezolanos en la Región, en el cual los once países firmantes acordaron admitir los pasaportes caducados de los venezolanos que huyen de la crisis política y humanitaria que se vive en esa nación sudamericana.

“De acuerdo con la legislación nacional de cada país, acoger los documentos de viaje vencidos como documentos de identidad de los ciudadanos venezolanos para fines migratorios”, reza el punto seis del convenio, el cual fue suscrita por Costa Rica en Quito, Ecuador, el 4 de setiembre de 2018.

No obstante, el Ministerio de Relaciones Exteriores informó de que la medida no se empleará en el país, ante una consulta de La Nación.

Según la Cancillería, la frase “de acuerdo con la legislación nacional de cada país” incluida en el apartado en cuestión, fue solicitada por Costa Rica, debido a que las leyes costarricenses no permiten su implementación.

En específico, esa petición fue expresada en una reunión por el Departamento de Visas de la Dirección General de Migración y Extranjería.

El artículo 39 de la Ley General de Migración y Extranjería establece que, para ingresar al país los extranjeros deben “portar el documento de viaje válido, extendido por la autoridad competente”.

El problema, según lo señala la misma Declaración de Quito, es que una de las consecuencias de la crisis venezolana para los habitantes de ese país ha sido precisamente la carencia de documentos de identidad básicos.

“La carencia de tales documentos ha generado: limitaciones al derecho a la libre circulación y movilidad; dificultades en los procedimientos migratorios; impedimentos a la circulación extra regional; afectaciones a la inserción social y económica en los países de acogida; y, por el contrario, ha incentivado la migración irregular”, dice el acuerdo regional.

Trámite ordinario

La Declaración de Quito también urgió al gobierno de Venezuela a expedir los documentos de identidad de sus ciudadanos con carácter de urgencia.

Además, instó a los estados y a los organismos internacionales a aumentar la cooperación para atender el flujo migratorio de venezolanos.

Junto a Costa Rica, el documento lo firmaron Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay.

Según informó la oficina de prensa de la Dirección General de Migración, hasta el momento el país no ha tenido que impedir el ingreso de ninguna persona de nacionalidad venezolana por portación de documentación vencida.

La entidad indicó que el trámite para la admisión de venezolanos, quienes no requieren visa para ingresar a Costa Rica, es el usual. Los interesados en solicitar refugio también se someten al procedimiento convencional.

Entre enero y mediados de marzo de este año, la institución registró 623 solicitudes de refugio de venezolanos. Mientras, en el 2018, esa cifra ascendió a 2.884 peticiones.

El año pasado, los ciudadanos de esa nacionalidad fueron el segundo mayor grupo de solicitantes de refugio, detrás de los nicaragüenses, quienes presentaron 23.138 gestiones.

Ante consulta de este medio, la Embajada de Venezuela en Costa Rica –liderada por María Faría, delegada en Costa Rica del presidente interino Juan Guaidó–, afirmó conocer la necesidad de muchos venezolanos de emigrar para satisfacer sus necesidades básicas.

No obstante, la oficina diplomática comunicó que por el momento, sus esfuerzos están concentrados en atender a los venezolanos que ya residen en el país.

“En este momento, la representación diplomática destacada en Costa Rica está absolutamente enfocada en atender las necesidades urgentes de los venezolanos que ya se encuentran en el país y además trabajando arduamente para, en las próximas dos semanas, tener listas las plataformas digitales para atender las necesidades de quienes urgen ser atendidos”, informó la Embajada.