Política

María Inés Solís califica de error acelerar ciudadanía de honor para Sergio Ramírez

Diputada María Inés Solís manda a comprar una novela de Sergio Ramírez, donde supuestamente expone de forma negativa la vida de la benemérita costarricense Yolanda Oreamuno

La diputada socialcristiana María Inés Solís, presidenta de la Comisión de Honores de la Asamblea Legislativa, calificó de error acelerar el proyecto de ley para otorgarle la ciudadanía de honor al escritor nicaragüense Sergio Ramírez Mercado.

En declaraciones a los medios de comunicación, la legisladora manifestó que está en contra de la moción de dispensa de trámites impulsada por Liberación Nacional (PLN) para este expediente legislativo (22.699), la cual se debatiría en el plenario el próximo lunes.

Según María Inés Solís Quirós, la Comisión de Honores debe hacer una investigación exhaustiva sobre la trayectoria política e, incluso, literaria de Sergio Ramírez Mercado, quien actualmente es perseguido por la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo en Nicaragua, donde giraron una orden de captura en su contra.

La socialcristiana confirmó que mandó a comprar una novela del escritor nicaragüense, titulada La fugitiva, una obra de ficción donde se noveliza la vida de la benemérita costarricense Yolanda Oreamuno, quien falleció en México, a los 40 años, en 1956, luego de criticar fuertemente a la conservadora sociedad costarricense de su época.

Esa novela, publicada en el 2011, recibió el premio del Festival Internacional Metrópolis Bleu, en Montreal, Canadá. En ella, tres voces femeninas relatan la vida de una mujer que eligió el oficio de escribir “en una sociedad cerrada y provinciana”.

La sinopsis de la obra en la página oficial de Ramírez indica que la historia vuelve a la Costa Rica anterior a 1950, para descubrir a un personaje “marcado por su belleza y su genio, por su desafiante sentido de la libertad y por la mayor de sus debilidades: los hombres”.

“En una convulsa época en que a las mujeres les era denegada la elección de sus opciones en la vida, a Amanda Solano no le quedó otro camino que el exilio, dentro y fuera de su propio país”, describe el sitio web oficial del escritor.

La diputada Solís dijo sobre el proyecto de ley sobre Sergio Ramírez: “Me parece que una ciudadanía de honor para un extranjero requiere de un estudio y análisis previo. Quiero recordarles que, constitucionalmente, dar una ciudadanía de honor significa, automáticamente, naturalizar como costarricense a una persona”.

Alegó que es un tema muy serio que requiere de análisis y estudio, de la persona, su trayectoria, y dijo que debería llevar el trámite completo en la Comisión de Honores.

“Dispensar de todo trámite, como se está proponiendo de parte de algunos diputados, es un error. Debería llevar su trámite completo, como corresponde”, enfatizó.

El 23 de setiembre, los siete expresidentes de Costa Rica solicitaron que se le confiriera la ciudadanía de honor a Ramírez, de 79 años. A instancias de Laura Chinchilla, firmaron el documento Óscar Arias, Abel Pacheco, Rafael Ángel Calderón, Miguel Ángel Rodríguez, Luis Guillermo Solís y José María Figueres.

Otto Roberto Vargas, del Partido Republicano Social Cristiano (PRSC), confirmó que le informaron que hay dos expresidentes de la República que están quitando el apoyo a la propuesta de Laura Chinchilla y que “han llamado a varios diputados para decirles que don Sergio Ramírez escribió un libro donde se refirió mal a una actual benemérita de la patria”.

“Yo solicité ver el texto de ese libro. Me lo van a hacer llegar y voy a valorar ese voto. Pienso que lo importante es ver si efectivamente se refiere en malos términos a esta benemérita de la patria. Eso es lo que hay que analizar de fondo. No he tomado una decisión, pero sí le digo, con certeza, que hay uno o dos expresidentes que le quitaron el apoyo al proyecto”, dijo Vargas Víquez.

A principios de setiembre, el régimen de Ortega acusó y pidió la detención del escritor por presuntos actos que “incitan al odio” y por supuestamente “conspirar” contra la soberanía nicaragüense.

Al respecto, los expresidentes costarricenses escribieron: “La vida del escritor nicaragüense Sergio Ramírez ha implicado una constante lucha por la defensa y por la promoción de la libertad, en todas sus formas: la libertad de expresión, la libertad cultural, las libertades políticas y civiles esenciales para la convivencia democrática, y el ejercicio de los derechos humanos. Valores que exaltamos, particularmente, al conmemorar los países de Centroamérica, el bicentenario de su independencia.

“Lamentablemente, en los últimos años, estudiantes, campesinos, jóvenes, mujeres, políticos, intelectuales, y trabajadores nicaragüenses, vienen sufriendo persecución y represión por parte de la dictadura de Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo, por el simple hecho de ejercer esas libertades a pensar, expresarse y discrepar.

“Una vez más, al igual que lo hizo en pasado cuando fue victima de la dictadura de los Somoza, Sergio (Ramírez) tendrá que trasladarse a vivir entre nosotros, en Costa Rica”.

La solicitud de detención del orteguismo contra Sergio Ramírez se da en medio de la persecución a opositores y periodistas.

En 1977, el escritor encabezó el Grupo de los Doce, con intelectuales, empresarios, sacerdotes y dirigentes civiles, en respaldo al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), en medio de la revolución contra la dictadura de Anastasio Somoza. Cuando en 1979 triunfó la revolución, integró la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional y fue electo vicepresidente, junto a Ortega, en 1984, cargo que ejerció hasta 1990.

A raíz de la propuesta de los exmandatarios costarricense, de inmediato presentaron la iniciativa legal 38 congresistas, empezando por la jefa del PLN, María José Corrales, y la propia María Inés Solís Quirós, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC).

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.