Juan Fernando Lara. 9 octubre
Los nombramientos tendrán vigencias variables que oscilan entre el 2021 y 2025, con posibilidad de repetir en el cargo. Foto: Rafael Pacheco
Los nombramientos tendrán vigencias variables que oscilan entre el 2021 y 2025, con posibilidad de repetir en el cargo. Foto: Rafael Pacheco

El Consejo de Gobierno nombró este martes a cinco nuevos miembros del Consejo Directivo del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), luego de separar a inicios de año a los anteriores directivos a quienes se investiga por presuntas irregularidades.

Nancy Marín, ministra de Comunicación, confirmó que los nuevos miembros son Sandra Rojas Araya, Edwin Fischel Mora, Marianella Feoli Peña, William Porras Bermúdez y Carla Murillo Solano.

Estos nombramientos tendrán vigencias variables que oscilan entre el 2021 y 2025, con posibilidad de repetir en el cargo.

De ellos, Fischel Mora, Rojas Araya y Feoli Peña habían sido nombrados provisionalmente en marzo, cuando se separó a los anteriores directivos aún bajo investigación, confirmó Marín. De los nuevos nombramientos, Porras Bermúdez y Murillo Solano; ingresarán este mes.

Aparte de ellos, completan el Consejo Directivo del ICE su jerarca, Irene Cañas, y su gerenta general, Hazel Cepeda.

El 29 de enero pasado, el Consejo de Gobierno suspendió a los seis directivos titulares entonces mientras se investigan presuntas irregularidades.

Los directivos suspendidos son Eugenia Gutiérrez Castro, Irma Pérez Guevara, Ruth Martínez Cascante, Farid Beirute Brenes, Rodrigo Bogarín Navarro y José Mario Jara Castro.

A cuatro de ellos, el Consejo de Gobierno los investiga por el aparente pago indebido de cesantías a 36 funcionarios que el ICE trasladó a sus subsidiarias Radiográfica Costarricense (Racsa) y Gestión de Cobro S. A., entre febrero de 2016 y febrero del 2017.

La otra presunta irregularidad, por la cual son investigados los seis, es el nombramiento de Jaime Palermo Quesada como gerente general interino del ICE, sin que contara con los requisitos técnicos y de idoneidad necesarios, según advirtió la presidenta ejecutiva, Irene Cañas.

El 17 de diciembre pasado, la Procuraduría General confirmó que la administración anterior del ICE eliminó sin fundamento legal su figura de gerencia general.

Esa decisión comprometió actos emitidos, en los últimos cuatro años, por la Gerencia Corporativa, la Dirección de Estrategia y Desarrollo de Negocios y la División Jurídica Corporativa del ICE, despachos que suplantaron las funciones de la otrora Gerencia General.

Ese mismo día, el Consejo Directivo nombró como gerente general interino del Grupo ICE a su actual gerente corporativo de Telecomunicaciones, Jaime Palermo Quesada.

El Consejo de Gobierno informó de que investiga a los seis directivos suspendidos “por la supresión de la figura de la gerencia general, hechos analizados por la Procuraduría General de la República en la opinión jurídica número 039-J del 27 de abril de 2018 y en el dictamen número C-318-2018”, así como por la “presunta designación ilegal del gerente general a. i. en el ICE”.

No obstante, Presidencia no detalló cuáles fueron las presuntas irregularidades que se investigan en el nombramiento de Palermo.

El mes pasado, uno de los sindicatos del ICE aseguró que Palermo Quesada fue separado de su cargo. La Asociación Sindical de Empleados Industriales de las Comunicaciones y la Energía (Asdeice) agregó que la medida aún no ha sido informada por la Administración, porque aún no se ha agotado el proceso administrativo.

La Nación consultó a Irene Cañas, presidenta del ICE, sobre la decisión. Sin negar el tema de la separación, su respuesta fue breve.

“Al tratarse de un proceso en marcha no podemos referirnos hasta que el mismo finalice”, respondió Cañas.