Política

Ministro lamenta que diputados ayuden a antivacunas con recursos públicos

Ministro de Comunicación considera deplorable que se utilicen recursos públicos para promover prácticas y actitudes que ponen en riesgo la salud y la vida de los niños

El Poder Ejecutivo lamentó que dos diputados recibieran en la Asamblea Legislativa a los voceros del movimiento antivacunas e, incluso, utilizaran recursos públicos para promover prácticas y actitudes que ponen en riesgo la salud y la vida de los menores de edad.

El ministro de Comunicación, Agustín Castro, manifestó que la actitud de los voceros antivacunación de la covid-19 y de los legisladores que les abrieron las puertas y medios de difusión del Congreso, son un contraste total con el esfuerzo del personal sanitario del país.

Este martes por la mañana, un grupo de cuatro personas hizo una conferencia de prensa en el auditorio de prensa de la Asamblea Legislativa, auspiciados por los diputados independientes Shirley Díaz y Erick Rodríguez Steller.

La congresista Díaz Mejías, antes de la Unidad Social Cristiana (PUSC), incluso participó en la conferencia de prensa.

Además de gestionarles un espacio en un salón del Congreso a dichos antivacunas, los diputados Díaz y Rodríguez Steller facilitaron, con su gestión, que la conferencia se transmitiera a través de medios oficiales de la Asamblea Legislativa, incluyendo su canal de YouTube.

Afirmaciones de Jimena Campos, una de las panelistas invitadas por los diputados, han sido objeto de análisis en varios artículos de la sección No Coma Cuento, de La Nación. Por ejemplo, aseguró erróneamente que las vacunas contra la covid-19 “son terapias transgénicas y no producen inmunidad”, además de que las pruebas PCR no sirven para detectar el virus SARS-CoV-2.

La fiscalía del Colegio de Médicos abrió una investigación contra Campos, por varios videos en redes sociales donde insta a no vacunarse contra la covid-19. Adicionalmente, ella alegó que las vacunas generaban magnetismo en el brazo y que eso era “una prueba de que las inyecciones son dañinas y que deben evitarse”.

El ministro Agustín Castro explicó que, mientras esos grupos promueven prácticas para poner en riesgo la salud y la vida de las personas en general, y los niños en particular, el personal de salud hace esfuerzos por todo el país para vacunar contra la covid-19 a los niños entre 5 y 11 años, para así protegerlos contra esa enfermedad.

“Además de poner en riesgo la salud y la vida de los niños y de todos en general, estas actitudes tampoco tienen sentido desde el punto de vista económico porque el Banco Mundial, economistas y la experiencia de lo que hemos visto en países desarrollados, indican claramente que hay un fuerte impacto de la variante ómicron y los altos niveles de contagio que genera sobre la actividad económica y que tiene elevados costos sobre la producción”, dijo Castro.

A la vez que lamentó lo sucedido, Agustín Castro hizo un llamado a los costarricenses a que se guíen por la ciencia y a que sigan confiando en la vacunación, para protegerse contra la covid-19.

Aarón Sequeira

Aarón Sequeira

Periodista encargado de la cobertura legislativa en la sección de Política. Bachiller en Filología Clásica de la Universidad de Costa Rica.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.