Rebeca Madrigal Q.. 14 octubre
Para los garantes éticos, Bolsonaro alaba la última dictadura militar, la tortura y el terrorismo de Estado. Archivo: AFP
Para los garantes éticos, Bolsonaro alaba la última dictadura militar, la tortura y el terrorismo de Estado. Archivo: AFP

Los garantes éticos nombrados por el presidente Carlos Alvarado le pidieron al mandatario corregir cualquier alianza o dupla con el gobierno brasileño de Jair Bolsonaro, en la aspiración de Costa Rica por alcanzar un puesto en el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

La semana anterior, el ministro de Relaciones Exteriores, Manuel Ventura, confirmó que el país postuló su nombre para ocupar dos de los puestos corresponden a América Latina y el Caribe y que, para ello, buscarían una “dupla” con el gobierno de Brasil, con el objetivo de desplazar las intenciones de Venezuela de ocupar una silla en ese foro.

Para los garantes, es “inaceptable” trabajar de la mano con un gobierno con ideales contrarios al respeto de los derechos humanos, lo que pondría en entredicho “la trayectoria, el prestigio y el derecho de nuestro país a ese reconocimiento internacional”.

“Solicitamos vehementemente a la Presidencia de la República corregir cualquier alianza explícita que pueda comprometer el prestigio de nuestro país en materia de derechos humanos, rectificando la estrategia a seguir con su candidatura y, sobre todo, dejando claro la inexistencia de compromisos con el pensamiento y acción del gobierno Bolsonaro”, señalaron en un comunicado de prensa los tres garantes éticos.

El documento lo firmaron la expresidenta del Partido Acción Ciudadana (PAC), Margarita Bolaños; el exmagistrado penal, José Manuel Arroyo; y el escritor Quince Duncan.

“El legítimo fin perseguido no justifica de ninguna manera el medio que se está escogiendo", señalaron.

“El gobierno de Jair Bolsonaro contradice los ideales de una democracia respetuosa, inclusiva y sin discriminación. Abiertamente, alaba la última dictadura militar, la tortura y el terrorismo de Estado, así como promueve la violación de derechos de las minorías en razón de su etnia, género o identidad sexual.

"Estamos ante un gobierno que legisla para usurpar las tierras ancestrales de los pueblos indígenas, privatiza los parques nacionales y no le importa arrasar con toda la Amazonia, pulmón del planeta”, criticaron los tres garantes éticos.

En conferencia de prensa el lunes anterior, el canciller Ventura explicó que la candidatura de Costa Rica se realizaría en conjunto con el gobierno de Bolsonaro para impedir la elección de Venezuela, por considerar que el régimen de Nicolás Maduro “no tiene ninguna competencia democrática” que lo haga merecedor de ocupar un asiento en el máximo foro mundial sobre derechos humanos.

La elección se realizará este jueves 17 de octubre en la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en Nueva York, Estados Unidos.

En el 2014, Costa Rica no logró la reelección en dicho Consejo, del cual formó parte desde el 2012, en un único periodo.

Dicha elección se realizará en dos de los puestos cuyos nombramientos vencen este año y que están ocupados actualmente por Brasil, que aspira la reelección y Cuba. Venezuela propuso su nombre para esta ocasión.

Para dejarse el asiento en el Consejo de Derechos Humanos, Costa Rica necesitará el apoyo de al menos 97 países.

El nombramiento sería por tres años, a partir de enero de 2020.