Natasha Cambronero. 15 diciembre, 2017

La Fiscalía de Probidad, Transparencia y Anticorrupción acusó a nueve exdirigentes del PLN por los supuestos delitos de estafa, infracciones al Código Electoral y falsificación de documentos que la ley equipara como documentación pública.

Los delitos se habrían cometido en perjuicio del TSE cuando Liberación Nacional (PLN) le cobró ¢17 millones por contratos de alquiler de vehículos, que según el Ministerio Público eran falsos, para la organización del cantón central de San José en las elecciones del 2010.

La acusación se tramita bajo el expediente N°. 12-000832-042-PE y surge cinco años después de iniciada la investigación, luego de que la fiscala general, Emilia Navas, ordenara concluir las pesquisas a más tardar el 1.° diciembre pasado.

Los acusados son el exdiputado Óscar Alfaro Zamora (2010-2014) y el exrepresentante de Costa Rica ante el BCIE, Jorge Wálter Bolaños Rojas, quienes ocuparon cargos en la organización de la campaña de la ahora expresidenta Laura Chinchilla Miranda. Bolaños era el tesorero.

El exdiputado Oscar Alfaro, del PLN, fue a declarar a la Fiscalía en junio del 2014, por un presunto mal manejo de cheques de transporte para la campaña del 2010. Fotografia Marcela Bertozzi
El exdiputado Oscar Alfaro, del PLN, fue a declarar a la Fiscalía en junio del 2014, por un presunto mal manejo de cheques de transporte para la campaña del 2010. Fotografia Marcela Bertozzi

También, fueron denunciadas otras seis personas de apellidos Calderón Mayorga, Pol Araya, Rodríguez Rojas, Abarca Meléndez, Vargas Rojas y Chaves Rodríguez.

La información fue dada a conocer por el portal de noticias AmeliaRueda.com la mañana de este viernes y posteriormente confirmada por la oficina de prensa del Ministerio Público.

Caso del 2012

El caso se remonta a mayo del 2012, cuando el TSE denunció ante la Fiscalía General a 90 dirigentes del PLN por cobrar contratos de transporte supuestamente falsos.

Aunque el Tribunal de Elecciones había presentado una denuncia que abarcaba 81 cantones y sumaba contratos por ¢400 millones, esta acusación se reduce únicamente a ¢17 millones por hechos ocurridos en el cantón de San José.

Según había denunciado el TSE, al parecer la dirigencia de Liberación habría ideado un mecanismo para transferirles recursos a sus comités cantonales, de manera expedita, mediante contratos simulados de alquiler de vehículos.

La agrupación habría facilitado contratos machote y le asignó a cada cantón un presupuesto que osciló entre ¢1 millón y ¢4 millones, para girarles cheques por ese concepto.

Sin embargo, posteriormente, los cheques habrían sido cambiados y utilizados para sufragar otro tipo de gastos, como alimentación, pago de secretarias y papelería.

La acusación del Ministerio Público fue comunicada este viernes a la Procuraduría General de la República, como víctima en el caso, para determinar si también quiere figurar como querellante en la causa judicial. Esa entidad tiene un plazo de 13 días para presentar la querella ante la Fiscalía.

'Esto es populismo punitivo mediático'

El exdiputado Óscar Alfaro, quien figura como uno de los acusados, asegura que se trata de un "asunto meramente político" y que responde a la época electoral. Agregó que él está con la conciencia tranquila y que no se puede referir por el fondo, porque desconoce el contenido de la acusación.

"Después de un periodo de años, se viene a endilgar esta situación, me parece que es parte de lo que hoy día se llama populismo punitivo mediático; sin embargo, podemos conversar cuando ya se conozca a fondo la gestión, no podría ahondar ahora. Pero por supuesto que aquí estoy, voy a dar la cara a esta situación, estoy con la conciencia muy tranquila, en todos estos años lo único que he hecho es ayudarle al partido en tiempo y en recursos. Esto por supuesto que no es grato, pero aquí vamos para adelante", dijo Alfaro.

El secretario general de la agrupación, Fernando Zamora, por su parte, insistió en que esa acusación no tiene porqué afectar al partido y que él confía en la "responsabilidad y la imparcialidad de los órganos jurisdiccionales".

"La acusación no es contra el PLN, sino contra activistas que en el pasado se les imputa conductas ilícitas que habrá que determinar si en efecto las cometieron, pero en realidad el partido como tal no es el acusado. Hay que esperar cuál es el resultado final".

"Si habrá alguna otra consecuencia para el partido, habrá que esperar. Pero yo, como secretario general, soy enfático en que ninguno de los dirigentes o personeros activos del partido está involucrado o ha sido acusado por esos hechos. No tiene por qué verse afectado el PLN, ni los actuales líderes que se están postulando, por algo que nada tuvieron que ver", declaró Zamora.

Se intentó localizar al extesorero verdiblanco Jorge Wálter Bolaños a su teléfono celular, pero no contestó a las llamadas realizadas por este medio.