Esteban Oviedo. 16 octubre, 2017
El depósito de $6,5 millones ligado al expresidente peruano Alejandro Toledo se encuentra congelado, a solitud de las autoridades judiciales de Perú, en el banco privado Scotiabank.
El depósito de $6,5 millones ligado al expresidente peruano Alejandro Toledo se encuentra congelado, a solitud de las autoridades judiciales de Perú, en el banco privado Scotiabank.

El empresario peruano-israelí Josef Maimam confesó que movió, a través de cuentas bancarias en Costa Rica, $20 millones provenientes de un soborno pagado por la constructora brasileña Odebrecht al expresidente Alejandro Toledo, quien gobernó del 2001 al 2006.

De ese monto, $6,5 millones todavía permanecen congelados en el Scotiabank por orden de un juez costarricense, a petición de la justicia del país suramericano.

“Todo el dinero terminó en Costa Rica”, revelaron fuentes judiciales al diario peruano El Comercio, que el domingo dio a conocer el contenido de la declaración de Maiman al fiscal anticorrupción de Lima, Hamilton Castro.

Josef Maiman, allegado de Toledo, firmó un acuerdo de colaboración eficaz con la Fiscalía a cambio de beneficios penitenciarios. Él es investigado por presunto lavado de activos, bajo la hipótesis de que habría ayudado a Toledo a esconder el dinero que Odebrecth le entregó a cambio de un contrato para construir dos tramos de la carretera Interoceánica, que conecta Perú con Brasil.

Según El Comercio, Maiman relató que entre el 2006 y el 2010, recibió el dinero del soborno en cuentras de tres sociedades llamadas Warbury, Merhav y Trailbrige, por solicitud del expresidente.

El dinero llegó proveniente de tres firmas denominadas Klienfield Services Ltd, Intercorp Logistic e Innovation Research Engineering, mediante las cuales Odebrecht no solo canalizó pagos hacia funcionarios peruanos; sino también de otros países como Argentina y Colombia.

Posteriormente, Maimam trasladó el dinero hacia una firma domiciliada en Suiza, de nombre Confiado International Corp.

Entre el 2006 y el 2010, Confiado Internacional efectuó 35 transferencias hacia las sociedades costarricenses Milan Ecotech (creada en el 2005), Ecostate Consulting (creada en el 2006) y Sirlon Dash (creada en el 2002).

Las sociedades costarricenses Ecostate y Milan recibieron entre las dos $17,5 millones, mientras que Sirlon Dash captó unos $4 millones. Para el 2012, las tres ya reunían más de los $20 millones pagados por Odebrecht, según lo dicho por el empresario peruano israelí, cita El Comercio.

Años más tarde, el expresidente Toledo pidió transferir dinero a otra sociedad llamada Ecoteva Consulting Group, creada en el 2012 también en Costa Rica, para realizar operaciones inmobiliarias en el Perú.

En Costa Rica, la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) investiga al Scotiabank por haber recibido en sus cuentas fondos ligados a esta operación. El procedimiento administrativo podría derivar en una sanción en contra de la entidad financiera, la cual a su vez tiene derecho a ejercer su defensa.

La Fiscalía, por su parte, desestimó el caso.

En agosto del 2013, un informe de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de Costa Rica determinó que la suegra del exmandatario Toledo, Eva Fernenbug, tenía dos cuentas bancarias en Costa Rica con más de $17 millones, que se usaron en parte para la adquisición de bienes inmuebles.

El primer congelamiento de cuentas en Costa Rica lo pidió Perú a raíz del caso conocido como Ecoteva, la sociedad anónima costarricense que la suegra del expresidente utilizó para girar $3,7 millones del Scotiabank en Costa Rica al Banco de Crédito Perú, a fin de comprar una mansión en Lima.

Según El Comercio, Toledo logró mover en total $5 millones de Costa Rica a Perú.

Según reseñó el diario peruano La República, cuando estalló ese escándalo, dos allegados al empresario Maiman vaciaron $6 millones que estaban en cuentas de dos compañías, Ecoteva ($5,1 millones) y Milan Ecotech ($900.000), y los trasladaron a la cuenta N° 320780101 de Ecostate.

En Costa Rica, cuando Fiscalía desestimó el caso, representantes del empresario Maiman solicitaron la disponibilidad de los fondos, informó La República. No obstante, antes de entregar el dinero, los fiscales de Costa Rica avisaron a Perú si todavía estaban interesados en el embargo de esa cuenta y por eso el dinero, que alcanzó los $6,5 millones, se mantuvo congelado.