Michelle Campos. 30 julio
Marta Acosta fue clara en la necesidad de Hacienda de tener herramientas actualizadas para controlar los recursos. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Marta Acosta fue clara en la necesidad de Hacienda de tener herramientas actualizadas para controlar los recursos. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

La contralora general de la República, Marta Acosta, emitió un criterio positivo sobre el crédito de $156,6 millones (¢91.000 millones) que el Ministerio de Hacienda le solicitó a los diputados para mejorar los sistemas tecnológicos de recaudación y control de impuestos.

Acosta se refirió al tema este jueves ante la Comisión Legislativa de Ciencia, Tecnología y Educación, la cual estudia el préstamo del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) para el proyecto conocido como Hacienda Digital. Según el Gobierno, esta inversión permitiría reducir la evasión fiscal.

La contralora coincidió en que el Ministerio de Hacienda carece de la tecnología necesaria para mejorar la administración y recolección de recursos, acciones que, en su criterio, actualmente son deficientes.

“Si ese banco de Hacienda tiene una pata renca, es el tema de la tecnología; requiere de tecnología moderna para poder ser más eficiente”, indicó Acosta ante un cuestionamiento del diputado liberacionista Wagner Jimenez.

A lo largo de la audiencia, la contralora insistió en exponer las carencias que hoy tiene Hacienda para procesar la información tributaria y aduanera, así como la gestión del gasto público, lo cual permite fugas e impide hacer cruces de datos.

“En diferentes informes y documentos, la CGR ha llamado la atención sobre la deficiencias que tiene el Ministerio de Hacienda en el tema de tecnologías de la información y que se requiere contar con sistemas automatizados de primer orden”.

“La Contraloría coincide en que la disminución en la recaudación de impuestos se deriva en parte de las limitaciones estructurales actuales del sistema tributario, aunado a la obsolescencia de las herramientas tecnológicas del Ministerio”, explicó la jerarca de Contraloría.

Visto bueno al crédito

Con relación al crédito, Acosta estimó que las condiciones, la tasa de interés y el plazo son favorables en relación con el nivel de endeudamiento.

Asimismo, detalló que la duración del proyecto modera el efecto sobre la deuda en tanto el país avanza hacia la recuperación de su espacios fiscales.

“Luego de revisar las condiciones financieras que otorga el BIRF, las condiciones otorgadas al préstamo en mención son consistentes con las políticas de tasas y comisiones que se tiene definidas para los préstamos a nuestro país”, recalcó.

La jerarca aseguró que, frente a con las condiciones que el BIRF está ofreciendo para el préstamo, es poco probable que el mercado interno pueda financiar este proyecto porque sus tasas son superiores.

Según detalló a los diputados, el monto del crédito equivale a un 0,3% del producto interno bruto (PIB) de este 2020, sin embargo reconoce que no se sabe el valor real debido a la caída de los ingresos estatales.

Sobre los efectos, afirma que la modalidad de financiamiento que se ofrece al país permite que los efectos de la relación deuda-PIB se den de forma gradual.

“El préstamo tiene una programación de desembolsos, lo que implica que los créditos se van incorporando al saldo de la deuda conforme se van desembolsando”, explicó la contralora.

El plazo del crédito que se le otorgaría al gobierno es de 33.ñ,5 años, con una tasa de interés anual que se sería de aproximadamente 2,8%.

El organismo ejecutor del proyecto es el Ministerio de Hacienda y se conformará un comité directivo, integrado por el ministro de Hacienda, el viceministro de Ingresos, el viceministro de Egresos, el director de Tecnologías de la Información y Comunicación de Hacienda, y un director del proyecto.

Seguimiento firme y frecuente

Marta Acosta es firme en que, si se aprueba el crédito, se deben establecer indicadores para medir el impacto y cumplimiento de los objetivos planteados, así como una adecuada evaluación de riesgos.

“Es importante que se tomen medidas para mitigar riesgos relacionados con el alcance, que se delimite el costo, los plazos, por ejemplo para constituir una unidad coordinadora, y para las contrataciones que pueda requerir eventualmente el proyecto”, manifestó.

Sobre posibles riesgos, informó de que, en la Dirección General de Crédito Público, se detectaron problemas de cultura organizacional, en materia de planificación, de direccionamiento y de comunicación.

La titular afirmó que también hay riesgos en relación con los mecanismos de coordinación y capacitación a lo interno y externo del Ministerio de Hacienda.

“Si esto se llega a ejecutar se debe ser muy firmes con el seguimiento y el monitoreo periódico para garantizar el éxito del proyecto, pues es un proyecto de gran envergadura como pueden ver el monto es bastante alto y los cinco componentes son bastantes amplios”, indicó a la comisión legislativa.

No es suficiente

Otro de los puntos que la Contralora General puso sobre la mesa este jueves, es que no basta sólo con aprobar el préstamo y crear un sistema más eficiente para acabar con los problemas detectados.

No obstante, la jerarca fue enfática en que hay que ver el proyecto como una inversión y no como un gasto, pues se van a recuperar fondos a través de la menor evasión de impuestos y una mejor eficiencia.