Natasha Cambronero. 1 marzo
El martes, el magistrado suspendido de la Sala Tercera, Celso Gamboa, compareció ante los diputados para ejercer su derecho de defensa ante una acusación de aparente tráfico de influencias en su contra. Foto: Rafael Pacheco
El martes, el magistrado suspendido de la Sala Tercera, Celso Gamboa, compareció ante los diputados para ejercer su derecho de defensa ante una acusación de aparente tráfico de influencias en su contra. Foto: Rafael Pacheco

El magistrado suspendido de la Sala III, Celso Gamboa, insiste en que la Asamblea Legislativa erró en realizar, de manera pública, la votación para el levantamiento de su inmunidad.

Alega que ese yerro ocasionará la nulidad del procedimiento y que al final, la ciudadanía va a pensar que él se libró del proceso judicial en su contra por "un favor" que le hicieron los diputados.

Gamboa fue acusado por la Fiscalía General por un aparente delito de tráfico de influencias, porque habría realizado una gestión para eliminar el nombre del alcalde de San José, Johnny Araya, como imputado en una causa, antes de las elecciones municipales del 2016.

"Los diputados se decantan por una decisión (levantarle el fuero) —que yo esperaba eventual—, pero por un camino que está totalmente empedrado y que corre el riesgo de anularse.

"Si esto se anula es porque la opinión pública se tergiversa y van a decir que fue porque la Asamblea Legislativa me hizo un favor. Flaco favor me hacen votando así.

"Si hubieran votado levantándome la inmunidad de manera secreta, no pasa absolutamente nada, pero sí esto se cae, por un tema de forma, van a quedar desacreditados los diputados y todavía sigo siendo desacreditado yo por un problema de técnica legislativa", enfatizó Gamboa.

Mediante una votación nominal, en la cual cada diputado dijo de forma pública su voto después de las 6:20 p. m, el Plenario legislativo acordó despojar al magistrado penal de su inmunidad. Se pronunciaron a favor 45 diputados de 46 presentes. Cada uno debió ponerse de pie para decir sí o no.

Solo se abstuvo de votar el libertario Otto Guevara, quien por eso perdió la dieta del día.

Según Celso Gamboa, con ese procedimiento se afectaron sus derechos: "Todo esto se confabula para que precisamente se dé una violación a los derechos fundamentales, específicamente en el secreto del sufragio, que establece el artículo 101 del Reglamento de la Asamblea Legislativa, esa votación debió ser secreta, no pública".

En su criterio, si el resultado de la votación hubiese sido distinto, si no se hubiese registrado el sufragio de cada legislador.

"Siempre hubiese esperado el levantamiento de la inmunidad, pero cuando se le pone un cuchillo en la garganta a los diputados para que públicamente digan si van a votar o no sobre una persona que se encuentra cuestionada, evidentemente esto cuarta el espíritu del sufragio.

"Yo no sé si a veces pensar si esos argumentos son al propio para que todavía se genere más descrédito hacia mi persona cuando esto se anule o qué, pero debió haberse dado de manera secreta.

"Evidentemente, cuando se encuentra uno frente a estas circunstancias, cuando estamos a menos de dos meses para las elecciones presidenciales, donde pareciera van a haber muchas plazas vacantes, me parece que era complejo decir no", manifestó Gamboa.