Josué Bravo. 22 septiembre
El presidente Carlos Alvarado debió emitir de forma virtual, desde la Casa Presidencial, su discurso ante la ONU. Foto de archivo cortesía Casa Presidencial
El presidente Carlos Alvarado debió emitir de forma virtual, desde la Casa Presidencial, su discurso ante la ONU. Foto de archivo cortesía Casa Presidencial

El presidente de la República, Carlos Alvarado, pidió a las potencias económicas mundiales crear un fondo de $500.000 millones para hacer préstamos blandos a países en desarrollo como Costa Rica.

La idea la lanzó el mandatario, esta tarde, durante su discurso virtual ante la 75° Asamblea General de Naciones Unidas (ONU).

Según explicó el mandatario, la iniciativa se llamaría Fondo contra la Economía del Covid-19 o FACE, por sus siglas en inglés.

Sería financiado con el aporte del 0,7% del producto interno bruto (PIB) de las economías “más grandes y fuertes del mundo” que juntas representan el 80% de la producción mundial, indicó Alvarado.

Los recursos podrían ser administrados por uno o varios bancos multilaterales de desarrollo para luego otorgar préstamos concesionales. El dinero sería prestado a largo plazo y a tasas fijas.

“Esta cifra es modesta si se compara con los montos que las economías de altos ingresos han puesto a su disposición para enfrentar las consecuencias internas de la covid-19, ya sea incrementando los flujos monetarios, los déficits fiscales, el apoyo a sus empresas o sus empleos o su propia deuda pública”, dijo.

En cambio, añadió, los $500.000 millones representa un poco más del 3% del promedio del PIB de las economías emergentes y pobres, como la costarricenses.

"Actuar de esta manera decisiva, innovadora y organizada es nuestra única opción para evitar la desestabilización económica de nuestros países y del sistema financiero global. Actuar de manera decisiva, innovadora y organizada es la ruta para no dejar a nadie atrás.

“FACE sirve para la protección de cada país y sirve a la protección de la comunidad global. Si algo hemos aprendido de esta pandemia es que no podemos hablar de seguridad sin considerar la seguridad humana”, expuso Alvarado.

Por tanto, el presidente llamó a la solidaridad y al multilateralismo para atender la pandemia.

Los mismo pidió para enfrentar otros retos como las migraciones, la pobreza, el tráfico ilegal de personas, de armas o de drogas, “por la seguridad humana, por lo derechos de las mujeres y contra la amenaza de la crisis climática”.

En cuando a una eventual vacuna contra la covid-19, pidió que esta llegue de primero a personas vulnerables.

“Como las personas mayores, personas con factores de riesgo, a las mujeres y niñas, a los pueblos indígenas y personas afrodescendientes, a las personas privadas de libertad y, por supuesto, a los trabajadores de la salud y personal que se encuentra en la primera línea de respuesta a través del mundo”, enumeró.

En el mismo discurso, expuso la propuesta de Costa Rica y de 40 países más de crear una plataforma de información para que las pruebas, el tratamiento y las tecnologías contra la pandemia sean accesibles para todos.

Asimismo, explicó los esfuerzos que realiza el Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica (UCR) para desarrollar un tratamiento contra el nuevo coronavirus a partir de plasma equino.

Este es un proyecto de suero antiviral que permite combatir el virus en las etapas tempranas de su desarrollo y busca evitar que la persona llegue a requerir una unidad de cuidado intensivo, según indicó.

Más para pandemia y menos gasto militar

Al mismo tiempo que abogó ante a la comunidad global por mayores recursos para atender la pandemia, Alvarado cuestionó el crecimiento del gasto militar.

Este alcanzó la suma de $1,9 billones, el nivel más alto desde el fin de la Guerra Fría hace unas tres décadas, según dijo, al citar cifras del Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI).

También mencionó que con el costo de un tanque de guerra se podría tratar a 26.000 personas contra la malaria y que, con el precio de un portaaviones, se podría reforestar un área más grande que el estado de Florida en los Estados Unidos.

“Si al menos una fracción de todos estos recursos se utilizara para combatir la pandemia, así como la crisis climática, nuestra generación podría decir orgullosa que supo redefinir sus prioridades cuando las circunstancias así lo requirieron”, aseveró.

Otros llamados de Alvarado en su discurso fueron:

- Cese al embargo comercial (de Estados Unidos) sobre Cuba.

- Salida pacífica a la crisis en Venezuela.

- Respeto a los derechos humanos en Nicaragua y un abordaje “estructural” de sus problemas internos.

- Atención del drama migratorio de haitianos que recorren por América.

- Solución justa en el conflicto entre Israel y Palestina.

- Preservar la integridad e independencia de la Corte Penal Internacional.

- Respeto a la Carta de las Naciones Unidas y al derecho internacional “sin excepciones”.

- Llamado a firmar el Tratado sobre la No proliferación de las Armas Nucleares para los países que no lo han hecho.

- Cumplir el Acuerdo de París sobre el cambio climático.

- Promover economías inclusivas y sostenibles.