Aarón Sequeira. 10 febrero, 2018
Ottón Solís y Carlos Alvarado se dieron la mano durante la noche del 4 de febrero, luego de conocer que el PAC accedió a la disputa por la Presidencia de la República en segunda ronda. Foto: Melissa Fernández.
Ottón Solís y Carlos Alvarado se dieron la mano durante la noche del 4 de febrero, luego de conocer que el PAC accedió a la disputa por la Presidencia de la República en segunda ronda. Foto: Melissa Fernández.

Carlos Alvarado, candidato presidencial del PAC, se desmarcó públicamente de la propuesta del diputado y fundador de su partido, Ottón Solís, de aprobar un impuesto a las empresas instaladas en zonas francas como parte de las medidas para paliar la crisis fiscal del Gobierno.

Solís introdujo la idea en una moción presentada en diciembre al proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, que se tramita bajo el expediente legislativo 20.580.

La moción permitiría cobrarles a las compañías de zonas francas impuesto de renta sobre la repatriación de sus utilidades (ganancias) a los países de origen, de lo cual hoy están exentos.

Al respecto, Carlos Alvarado se apresuró a decir: “Ante consultas que he recibido, quiero dejar claro a la opinión pública que nuestra propuesta en materia fiscal no implica gravar las zonas francas. Estas mantendrán sus condiciones”.

Este sábado por la mañana, el diputado Solís insistió en que él no retirará las mociones porque haya una diferencia de criterio con el candidato del PAC y adujo que se trata de un “asunto opinable”.

Por vía telefónica, el fundador del partido explicó que esa es la única exoneración que él plantea eliminar en zonas francas y que hoy cualquier empresa multinacional instalada en el país, fuera de zonas francas, sí tiene que pagar este impuesto.

“Yo opino así y él opina diferente, pero eso no es un punto de quiebre”, añadió el legislador.

Carlos Alvarado, también por vía telefónica en conversción con La Nación, explicó que, en su plan de gobierno, no se planteó ninguna modificación tributaria para el régimen de zonas francas.

Agregó que, en las reuniones sostenidas con representantes del sector de zonas francas, el PAC ratificó que no se les modificarían las exenciones vigentes.

“La propuesta de don Ottón Solís sale del plan acordado con Laura Chinchilla (durante el periodo 2010-2014). Él tiene todo el derecho de presentarla porque es legislador y tiene derecho de enmieda”, apuntó Alvarado.

En cuanto al choque de criterios, el candidato del partido de gobierno argumentó que él y Solís son dos personas diferentes y que pueden diferir.

En cuanto a la propuesta de Ottón Solís de subir el impuesto de ventas al 16%, en caso de convertirlo en impuesto al valor agregado (IVA), Carlos Alvarado aseguró que él está más de acuerdo con la propuesta original del gobierno de llevarlo de un 13% a un 15%, gradualmente y “con devolución (del tributo) a la población más desfavorecida”.

“He dicho que lo quiero cercano y como consejero (a Ottón Solís). Días atrás propuso seis medidas en gasto público, y muchos lo respaldan, ahora salen dos medidas que muchos no respaldan y que yo no he promovido, pero él tiene derecho a hacer las cosas a su entender y yo las hago a como yo las entiendo”, apuntó Alvarado.

Ottón Solís: PLN y Restauración apoyaron idea

Aunque haya diferencias de criterio sobre las zonas francas, Ottón Solís destacó que tanto el gobierno de Laura Chinchilla como la fracción completa de Liberación Nacional apoyaron esa iniciativa cuando se aprobó en el Congreso, en el 2012.

Añadió que también Carlos Avendaño, exdiputado y ahora legislador electo por Restauración Nacional, votó a favor del plan en que se propuso cobrarles este impuesto a las zonas francas.

Solamente Carmen Muñoz y Juan Carlos Mendoza, diputados el PAC en esa época, había votado en contra del plan de reforma fiscal del gobierno de Chinchilla.

La propuesta de Ottón Solís generó críticas desde este viernes, entre algunos liberacionistas. Por ejemplo, Rolando González escribió en Twitter una crítica hacia el oficialista.

“16% en el IVA y desempleo en zonas francas es la nueva receta de Ottón Solís. Menos dinero en manos de la gente, más plata en manos del gobierno PAC y una violenta amenaza a la inversión extranjera y el empleo joven. ¡Qué peligro para nuestra estabilidad social!”, dijo el liberacionista.

Sin embargo, de una vez, el ex viceministro de Hacienda Fernando Rodríguez le recordó a González que el impuesto que propone Ottón Solís ahora ya estaba en el proyecto de Ley de Solidaridad Tributaria propuesto por Chinchilla hace siete años.

“Así que la idea original surgió de ahí, no es de don Ottón”, enfatizó Rodríguez, quien también añadió que ya ese impuesto existe en Honduras y Panamá.