Sofía Chinchilla C.. 16 julio
Familiares esperan en la catedral de Managua la llegada de los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua que se resguardaron en una iglesia del ataque de las fuerzas del gobierno, el 14 de junio. Foto: AFP.
Familiares esperan en la catedral de Managua la llegada de los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua que se resguardaron en una iglesia del ataque de las fuerzas del gobierno, el 14 de junio. Foto: AFP.

Las oficinas consulares de Costa Rica en Nicaragua registran un aumento del 42% en las solicitudes de visas de ciudadanos de ese país.

Para este momento, hay un promedio de 600 peticiones diarias en la sede de Managua, y otras 320 en la de Chinandega, para un total de 920.

De acuerdo con Eduardo Trejos, embajador de Costa Rica en Nicaragua, hace un año el total de solicitudes entre ambos puestos no llegaba a las 650.

Esa tendencia de aumento se ha marcado con mayor intensidad en las últimas dos semanas, según el diplomático.

Tal comportamiento coincide en la escalada de la violencia en la que se encuentra inmersa Nicaragua, donde los enfrentamientos entre el gobierno, paramilitareas afines y opositores dejan ya cerca de 300 fallecidos.

“Todo lo que hace dos meses y medio era normal, en cualquier ciudad del mundo, ya en Nicaragua no lo es. Y eso es muy complicado, y más complicado para la gente que ha perdido sus trabajos, para la gente que ha perdido sus negocios, la gente que ha perdido la vida. Eso es lo más doloroso de todo y, bueno, la afectación general en Nicaragua es muy grande y tenemos mucho dolor”, dijo Trejos en entrevista con La Nación, sobre la crisis que enfrenta ese país desde hace tres meses.

El embajador contó que en las oficinas de Migración, en Nicaragua, ha crecido sustancialmente el número de nicaragüenses que llegan a gestionar sus pasaportes, en caso de que necesiten huir a algún otro país en los siguientes días.

En el caso de Costa Rica, las solicitudes para ingresar al país legalmente se hacen con cita previa, que los interesados obtienen mediante un call center. De acuerdo con Trejos, en una época normal cada ciudadano podía tener su cita en tres o cuatro días, pero dadas las circuntancias, el tiempo de espera también se ha incrementado.

De hecho, las personas que llegaron a hacer la solicitud este lunes obtuvieron cita para el viernes 27 de julio, dentro de dos semanas.

También, se han multiplicado las solicitudes de refugio, pero el gobierno ha preferido reservarse las cifras para proteger a los afectados.

Hasta ahora, la Cancillería no ha anunciado cambios en su política migratoria, pero sí comunicó que se instauró una comisión interinstitucional para que Costa Rica se prepare ante las implicaciones migratorias que podría ocasionar la situación de crisis en Nicaragua.

Las gestiones incluyen la preparación de todo lo necesario para instalar albergues, en caso de que tal medida se haga necesaria.

Costa Rica ha hecho múltiples llamados para que el gobierno de Nicaragua cese la represión contra los grupos que se manifiestan en su contra. Lo ha hecho en la Organización de Estados Americanos (OEA) y ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), con pronunciamientos independientes y en uno que acuerparon este lunes doce naciones latinoamericanas, durante la cumbre conjunta entre la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión Europea.