Aarón Sequeira. 14 octubre
Albino Vargas asegura que la ANEP apoya totalmente las pretensiones del Movimiento Rescate Nacional. Fotografía José Cordero
Albino Vargas asegura que la ANEP apoya totalmente las pretensiones del Movimiento Rescate Nacional. Fotografía José Cordero

La Asociación Nacional de Empleados Públicos (ANEP), dirigida por Albino Vargas Barrantes, rechazó este miércoles participar la mesa de diálogo multisectorial con el Gobierno, para buscar una solución fiscal, que coordinará el Programa Estado de la Nación (PEN).

En un comunicado de prensa difundido esta mañana, los sindicalistas alegaron que es un ‘grave error político’ desconocer la existencia del grupo que bloquea carreteras, autodenominado Movimiento Rescate Nacional.

“El proceso ha sido diseñado sin considerar la existencia real del Movimiento Rescate Nacional, el cual mantiene amplios sectores populares en las calles de este país desde el 30 de setiembre, en medio de una conmoción social inaudita de consecuencias imprevisibles”, dice el comunicado firmado por Albino Vargas.

Además, ese grupo alega que el diálogo social está “previamente diseñado” a la medida del presidente de la República, Carlos Alvarado, pues aduce que está buscando “algo de legitimación social a la decisión política para someter al país al Fondo Monetario Internacional”.

Incluso, el sindicato alega que el PEN se deslegitima al coordinar ese proceso de diálogo y negociación. Según el sindicalista, el Estado de la Nación cuenta con un prestigio consolidado por el gestor y exdirector, Miguel Gutiérrez Saxe.

“Tal circunstancia puede deteriorar el importante reconocimiento social con la decisión de su sucesor, Jorge Vargas Cullel, de prestarse a esta nueva maniobra de Alvarado en materia de diálogo social”, reclama Vargas.

En cuanto al fondo de la propuesta, Albino Vargas alega que el tema fiscal “está sobradamente estudiado" y que ya hay propuestas, como las de la ANEP.

“El pueblo trabajador, puntual pagador de impuestos, no es responsable” de la gravedad del tema fiscal, asegura el sindicalista.

La mesa de negociación coordinada por el PEN tendrá 29 puestos, donde los acuerdos se tomarán por mayoría, con un equipo técnico del Banco Central y del Ministerio de Hacienda revisando el impacto de las medidas que se acuerden.

El Poder Ejecutivo tendrá cuatro de esos escaños, mientras que los restantes 25 se reparten entre 11 sectores: cuatro de la empresa privada, cuatro de los sindicatos y cuatro de las cooperativas, dos para solidaristas, dos para agro, dos para iglesias, dos para mujeres y dos para municipalidades.

Los grupos comunales tendrán un asiento, los estudiantes universitarios otro y el último será de las agencias de desarrollo.

La función de Vargas Cullel, como director del Estado de la Nación, será la de facilitador de la mesa, luego de diseñar la metodología y las convocatorias, además de ser el moderador.