Política

Figueres, Ramos y Villalta firman compromiso elaborado por Inamu en defensa de mujeres

Seis candidatos presidenciales firmaron este jueves una carta de compromisos en defensa de los derechos de las mujeres. El documento fue elaborado por el Inamu en el marco de la celebración del Día Nacional e Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

Asumieron los compromisos José María Figueres, de Liberación Nacional (PLN); Welmer Ramos, de Acción Ciudadana (PAC); José María Villalta, del Frente Amplio (FA); Christian Rivera, de Alianza Demócrata Cristiana (ADC); Maricela Morales, de Unión Costarricense Democrática (UCD); y Martín Chinchilla, de Pueblo Unido (PU).

La carta auspiciada por el Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu) expone que la violencia de género proviene de la desigualdad entre hombres y mujeres, los estereotipos o la impunidad.

En consecuencia, recoge las demandas de grupos de mujeres sobre el derecho a vivir libres de violencia, así como a tener autonomía económica, educación, salud y corresponsabilidad social en los cuidos.

En cuanto a políticas públicas, los aspirantes se comprometieron a fortalecer el sistema de cuidos, así como la empleabilidad y formación empresarial con enfoque de género.

Además, apoyaron actualizar en el mismo sentido los currículos educativos, así como garantizar el financiamiento a los programas de prevención y atención a la violencia.

“Fortalecer programas de educación sexual del MEP que incluyan métodos anticonceptivos hormonales y no hormonales y capacitar a formadores en educación sexual para que se forme desde la biología y no desde el tabú”, expone el documento.

Los transexuales pidieron reforzar o incluir “el tema del enfoque de género y diversidad sexual desde la primera infancia para generar el cambio”.

Figueres se comprometió a fortalecer el Inamu, institución que se creó durante su administración, según recordó. “Fortalecer es dotarlo de los recursos necesarios, que pueda atender a las mujeres que así lo necesitan, que pueda incorporar como parte de sus funciones todas las responsabilidades para garantizar erradicar violencia”, dijo.

Natalia Díaz, candidata de Unidos Podemos, asistió a la actividad organizada por el Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu), pero no al final firmó el documento.

La exdiputada libertaria justificó que el documento le llegó hace dos días, lo que le dejó poco margen para evaluar temas ‘densos’ distribuidos en 15 páginas, relacionados con la educación pública, la cual ha sido cuestionada, o el financiamiento de los programas en un momento de crisis fiscal, según explicó.

“Estoy de acuerdo en erradicar la violencia contra las mujeres, es urgente. Con la independencia económica, generación de trabajo, pero también tengo preocupaciones del texto. Yo no puedo firmar cosas de las cuales no estoy de acuerdo, en las cuales no he participado como partido. Vienen temas del Ministerio de Educación donde se generan muchas dudas con el manejo de la educación y yo no puedo ser irresponsable y firmar algo por un compromiso”, alegó.

Vilalta abogó por impedir que se debilite el servicio de emergencia 9-1-1. El diputado frenteamplista aseguró que el convenio entre el Inamu y el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), para atender las denuncias de violencia de género, estaría a punto de cerrarse, lo cual considera “gravísimo”.

Christian Rivera, por su parte, aseguró que el primer elemento que representa la violencia contra las mujeres es la pobreza.

“Tenemos que entender que, en la educación, existe la herramienta para poder avanzar y en este momento tenemos la expulsión de 155.000 personas del sistema. El hecho de que 250.000 estudiantes no tengan conectividad es violencia institucionalizada. El hecho de que tengamos fondos de Banca para el Desarrollo que no esté llegando a las mujeres es violencia institucionalizada”, señaló el candidato.

Josué Bravo

Josué Bravo

Periodista en la sección Política, con 16 años de experiencia como corresponsal del Diario La Prensa de Nicaragua en temas políticos, diplomáticos, judiciales y migratorios.