Aarón Sequeira. 17 enero
La presidenta legislativa en ejercicio, María Inés Solís, del PUSC, anunció que su partido votará en contra del Gobierno en la discusión sobre el aborto impune permitido en el Código Penal. CARLOS GONZALEZ/AGENCIA OJOPOROJO.
La presidenta legislativa en ejercicio, María Inés Solís, del PUSC, anunció que su partido votará en contra del Gobierno en la discusión sobre el aborto impune permitido en el Código Penal. CARLOS GONZALEZ/AGENCIA OJOPOROJO.

Una moción firmada por 23 diputados de al menos cinco grupos políticos incendió el plenario de la Asamblea Legislativa este jueves, cuando se dio a conocer que se trata de una excitativa para que Carlos Alvarado no firme la norma técnica sobre la aplicación del aborto terapéutico este año, tal como lo anunció el Gobierno el martes.

La idea es solicitarle al presidente de la República que se abstenga de “emitir o ampliar vía decreto, interpretación, regulación, protocolo, reforma legal o cualquier norma en relación con el aborto impune del artículo 121 del Código Penal”.

La nota fue presentada en la sesión del plenario este jueves por la tarde y lleva firmas de congresistas de la Unidad Social Cristiana (PUSC), Integración Nacional (PIN), Liberación Nacional (PLN), Restauración Nacional (PRN), Republicano Socialcristiano y los miembros del bloque independiente autodenominado Nueva República.

La propuesta surgió como idea de la socialcristiana Shirley Díaz, quien además funge como la presidenta del Grupo Parlamentario de Mujeres.

Específicamente, firman la propuesta los liberacionistas David Gourzong y Luis Fernando Chacón, así como los socialcristianos Aracelly Salas, Pedro Muñoz, Shirley Díaz, Erwen Masís, Pablo Heriberto Abarca, Oscar Cascante, Rodolfo Peña y María Inés Solís.

Esta es la moción de Shirley Díaz, del PUSC, apoyada por otros 22 diputados, que le exige al presidente Carlos Alvarado abstenerse de emitir alguna acción que implemente el aborto terapéutico. Foto: Cortestía del PUSC.
Esta es la moción de Shirley Díaz, del PUSC, apoyada por otros 22 diputados, que le exige al presidente Carlos Alvarado abstenerse de emitir alguna acción que implemente el aborto terapéutico. Foto: Cortestía del PUSC.

Además, los independientes Jonathan Prendas, Harllan Hoepelman, Ignacio Alpízar, Carmen Chan y Floria Segreda. También firmaron Wálter Muñoz y Patricia Villegas, del Partido Integración Nacional (PIN), además de Dragos Dolanescu, del Partido Republicano Social Cristiano (PRSC).

Melvin Núñez, Xiomara Rodríguez, Eduardo Cruickshank, Carlos Avendaño y Mileidy Alvarado, de Restauración Nacional, también apoyaron con sus firmas la propuesta socialcristiana.

La presidenta en ejercicio de la Asamblea Legislativa, María Inés Solís, anunció que en asuntos relacionados con el aborto terapéutico votarán “en contra del Gobierno”.

“Aquí se habla de la indefensión de las minorías y cómo no podemos dejarlas al descubierto. El no nacido se convierte en minoría cuando alguien quiere violar su libertad y su derecho de tener vida. Vamos a estar en contra del Gobierno en este punto tan importante”, dijo María Inés Solís.

Patricia Villegas, del PIN, declaró que su partido es “pro vida” y que ella, como diputada de la República, va a hacer mérito “de lo que dice la palabra de Dios en Proverbios: hablar a favor de los que no pueden hablar por sí mismos”.

Apenas se leyó la moción en el plenario, se generó un caos y se produjeron varias rupturas del cuórum conforme los promotores de la moción la iban defendiendo.

El artículo 121 del Código Penal despenaliza el aborto cuando la vida de la madre corre peligro. No obstante, muchos médicos tienen inquietudes sobre su aplicación.

“No es punible el aborto practicado con consentimiento de la mujer por un médico o por una obstétrica autorizada, cuando no hubiere sido posible la intervención del primero, si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y este no ha podido ser evitado por otros medios”, dice literalmente el artículo.

Muchos doctores no realizan aborto terapéutico alegando falta de claridad sobre la legislación. También temen por las implicaciones legales del procedimiento y, a la vez, señalan razones éticas.

La norma pretende regular el tema.

Luego de una ruptura de cuórum extensa y de una conversación entre los jefes de las fracciones presentes en el plenario, se decidió suspender la discusión de la moción y, finalmente, dejar la votación para el próximo lunes, luego de un debate reglado en torno al asunto.

Paola Vega: ‘Ese circo refleja la urgencia de firmar la norma’

La diputada Paola Vega, del Partido Acción Ciudadana (PAC), criticó la propuesta de Shirley Díaz porque aseguró que refleja un desconocimiento de varios asuntos elementales, entre ellos la separación de poderes.

“También desconocen algo tan básico como que un decreto no puede modificar una norma, parecen tener desconocimiento de la jerarquía legal”, comentó la legisladora.

Vega sentenció que Shirley Díaz la decepciona como coordinadora del Grupo de Mujeres Parlamentarias, pues indicó que ella debería tener una posición más equilibrada, y no inclinada hacia la violación de derechos de las mujeres.

“Lo que pasó hoy y va a seguir el lunes lo catalogo como un circo, con discursos llenos de frases bíblicas y sentimentalistas. Es necesario y urgente la firma de esa norma técnica, porque cuanto más se permita que se mezcle ese tema con posiciones particulares, más se lesionan derechos humanos”, dijo Vega.

La congresista también le hizo un llamado al presidente Alvarado para que firma la norma lo antes posible.

En el caso de los liberacionistas, ellos se reunieron en el cafetín del plenario antes de que se presentara la moción y solamente Gourzong afirmó estar de acuerdo en dar su firma. En la cita no estuvo Luis Fernando Chacón, quien luego también daría su rúbrica.

El jefe de los liberacionistas, Carlos Ricardo Benavides, estuvo ausente durante la discusión.