Irene Rodríguez. 17 julio
Esta imagen aérea muestra la fachada del Colegio Superior de Señoritas. Fotografía cortesía del Centro de Conservación del Patrimonio
Esta imagen aérea muestra la fachada del Colegio Superior de Señoritas. Fotografía cortesía del Centro de Conservación del Patrimonio

El Colegio de Señoritas, uno de los edificios más simbólicos de San José, recibirá ¢200 millones para su restauración como ganador del Certamen Salvemos Nuestro Patrimonio Histórico-Arquitectónico 2020.

Este proyecto, presentado por el Grupo Cebra, venció a otras 22 edificaciones, tras la revisión del jurado que dio a conocer la decisión este jueves.

“Esta es una propuesta que parte de la realidad de nuestros edificios patrimoniales, muchos en abandono, no por falta de interés, sino por falta de recursos; son edificios que hay que rescatar para mejorar, incluso, las condiciones de la ciudad”, expresó el arquitecto Jorge Omar Vega, del Grupo Cebra, quien también es parte de la Junta Administrativa del centro educativo.

Este concurso se realiza todos los años para restaurar edificaciones emblemáticas. Es convocado por el Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural (CICPC), el Ministerio de Cultura y Juventud, el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA).

Los jueces consideraron que estos trabajos eran urgentes para la preservación del edificio.

Concluyeron que la propuesta “restituye el valor y la calidad de los detalles de la concepción original del inmueble, que identifica con rigor el estado de los diversos elementos y propone con certeza las intervenciones necesarias para su rescate, además de proponer con claridad las técnicas para su recuperación”, indicó Diego Meléndez, director del Centro de Patrimonio Cultural y parte del jurado calificador.

Restauración integral
Este es uno de los patios internos del Colegio Superior de Señoritas. Fotografía cortesía del Centro de Conservación del Patrimonio
Este es uno de los patios internos del Colegio Superior de Señoritas. Fotografía cortesía del Centro de Conservación del Patrimonio

Diferentes partes del centro educativo serán sometidos a esta restauración.

Sistema de ventanería, marquetería y puertas: el sistema de ventanería de toda la fachada perimetral del edificio presenta un deterioro total, por lo tanto, se rehabilitarán 91 ventanas de madera de cedro. Serán restauradas con la misma calidad de madera y trabajadas artesanalmente, al igual que con las ocho puertas. En algunos casos se requerirá de la restitución total de la pieza, y en otros, de una laboriosa restauración.

Restauración de paredes y cielorraso del sótano y paredes del nivel principal: los profesionales lograron cuantificar un área de 1.700 m2 de paredes altamente afectadas por el desprendimiento de las diferentes capas de recubrimientos de diferentes épocas y repellos sueltos, las cuales serán resanadas.

Impermeabilización de azotea: el edificio tiene problemas de humedad que provienen de diferentes fuentes, entre estas el agua a nivel de suelo producto de las lluvias y la acumulada en el subsuelo; también hay agua acumulada en la azotea. La propuesta busca repellar las paredes afectadas, así como el resane de grietas y mantenimiento a la capa de impermeabilización de la azotea.

Rediseño de sistema pluvial: el inmueble presenta un sistema de evacuación de las aguas de lluvia ineficiente: cajas de registro sin profundidad adecuada, la zanja principal en donde se recogen todas las aguas carece de las medidas necesarias; esto genera que con las lluvias no se evacuen en el tiempo necesario y causen pozos de agua. La solución es un rediseño completo del sistema pluvial.

Restauración de ornamentos de las cuatro fachadas: se le remozará la cara al edificio con la restauración de los ornamentos y acabados originales que componen sus cuatro fachadas. Según el grupo Cebra, estos elementos que forman parte imprescindible de la arquitectura del edificio están en un proceso de deterioro, y de no ser intervenidos, se podrían perder.

Se buscará la restauración de las piedras que forman parte de las ventanas y puertas de las fachadas; la adecuación de la viga banquina (la que va debajo de la ventana) para darle pendiente hacia afuera y que no ingrese humedad a los marcos de ventanas ni a los muros; pintar canoas y bajantes; restaurar la cornisa medianera; restaurar y pintar las sisas; integrar el color de algunos estucos y repellos; eliminar grafitis, pintar rejas, portones y barandas.

Asimismo, se colocarán mallas y púas para repeler palomas sobre los frontones y cornisas.

Pintura de cubierta de techos: tratamiento de la cubierta del techo del tercer nivel y se removerá la pintura en mal estado y se pintará la cubierta completa junto con las canoas y bajantes.

Edificación emblemática
En esta imagen hay alumnas, la directora del colegio y el capellán del colegio. Dato de inicios del siglo XX. Fotografía cortesía del Centro de Conservación del Patrimonio
En esta imagen hay alumnas, la directora del colegio y el capellán del colegio. Dato de inicios del siglo XX. Fotografía cortesía del Centro de Conservación del Patrimonio

El edificio data de 1893 y ha sido de los centros educativos más importantes de la historia costarricense.

Dentro de sus exalumnas figuran mujeres como María Isabel Carvajal (Carmen Lyra), Yolanda Oreamuno y Carmen Naranjo, y bien la actual presidenta de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, la jueza Elizabeth Odio Benito.

Este 2020, más de 1.020 alumnas comenzaron lecciones en sus aulas. Allí trabajan 90 personas, entre profesores, administrativos y otros funcionarios.

El edificio data de 1893. Para este curso lectivo se matricularon poco más de 1.000 alumnas. Foto: Rafael Pacheco
El edificio data de 1893. Para este curso lectivo se matricularon poco más de 1.000 alumnas. Foto: Rafael Pacheco