Lucía Astorga. 31 agosto
Este 31 de agosto se colocó la primera piedra del nuevo edificio del Black Star Line, un acto que simboliza el arranque del proceso de reconstrucción del famoso inmueble limonense. Foto: Ministerio de Cultura y Juventud
Este 31 de agosto se colocó la primera piedra del nuevo edificio del Black Star Line, un acto que simboliza el arranque del proceso de reconstrucción del famoso inmueble limonense. Foto: Ministerio de Cultura y Juventud

La primera piedra del que será el nuevo Black Star Line fue colocada este sábado durante un evento oficial celebrado en la provincia de Limón, con motivo de los festejos del Día de la Persona Negra y la Cultura Afrocostarricense.

Este acto simboliza el comienzo de la primera etapa del proceso de reconstrucción del edificio, para lo cual se invertirán ¢150 millones que el Ministerio de Cultura y Juventud (MCJ) trasladó, desde el 14 de diciembre del 2018, a la Asociación Universal para el Mejoramiento del Negro (UNIA), propietaria del inmueble.

Los fondos permitirán financiar obras preliminares, que incluyen limpieza del terreno, nivelación, compactación, cerramiento perimetral, construcción de una bodega, trazado, así como excavaciones de cimientos, confección de placas y conexiones de tuberías de servicio.

El diseño de la nueva estructura fue definido por una comisión interinstitucional, impulsada por la UNIA, tomando en cuenta la visión de los miembros de la propia comunidad limonense, dada la importancia histórica y el vínculo que la obra original tenía para la provincia caribeña.

Antes de ser consumido por las llamas, el 29 de abril del 2016, el Black Star Line era un punto de encuentro vital para los limonenses; ahí se realizaban fiestas cívicas, reuniones comunales, fiestas y certámenes de Black Beauty.

La ministra de Cultura y Juventud, Sylvie Durán, participa de la ceremonia, en donde será erigida la nueva estructura. Foto: Ministerio de Cultura y Juventud
La ministra de Cultura y Juventud, Sylvie Durán, participa de la ceremonia, en donde será erigida la nueva estructura. Foto: Ministerio de Cultura y Juventud

Algunos elementos de la estructura original serán conservados y se podrán apreciar en la nueva construcción; tal es el caso de parte de la galería o de donde se ubica la placa que refiere la fecha de construcción del inmueble (1922). Estos elementos sobrevivieron al incendio y se preservarán como memoria.

“Se buscaron oferentes con ítems específicos para darle el adecuado uso a estos ¢150 millones, que se utilizarán para la obra preliminar de la construcción.

”También se usarán para poder resguardar, proteger, sanar y reconstruir los vestigios patrimoniales, elementos que nos dan el sustantivo del resguardo patrimonial y de la memoria colectiva de ese patrimonio. Se proyecta empezar la primera etapa durante la primera mitad de setiembre de este año”, dijo Teodoro Symes, coordinador del proyecto de reconstrucción y miembro de la UNIA.

Para la segunda etapa de las obras se prevé una inversión de $4,6 millones y se espera que dé inicio en el año 2020.

Imagen de cómo quedará el Blak Star Line en el costado este y sur. Maqueta elaborada por Zurcher arquitectos
Imagen de cómo quedará el Blak Star Line en el costado este y sur. Maqueta elaborada por Zurcher arquitectos

La donación de recursos para esa segunda etapa corresponde a un convenio con Sol de América a través de Inversiones Bennet Williams, con su representante, Dr. Javier Walters, por un monto de $4 millones, indica un comunicado de prensa del MCJ.

“Se trata de una inversión social a nivel de la cultura, la educación, y vamos a aportar este monto porque es un edificio de los pocos que quedan de Limón que pueden dar testimonio de la historia de aquellos que vinieron del Caribe no solo de Jamaica, sino de todo el Caribe a aportar su esfuerzo y sacrificio para ver construida esta área de Costa Rica”, manifestó Javier Walters.

El nuevo edificio conservaría la tipología del original, así como su identidad; se creará una plaza que será en honor al activista Marcus Garvey, fundador de la UNIA, y también un edificio anexo más contemporáneo, que también albergará oficinas.