Alexánder Sánchez. 2 junio
Desde el 16 de marzo se tomó la decisión de suspender el curso lectivo. Se prevé un regreso paulatino después de vacaciones de medio año. Albert Marín.
Desde el 16 de marzo se tomó la decisión de suspender el curso lectivo. Se prevé un regreso paulatino después de vacaciones de medio año. Albert Marín.

Bajo el nombre “Regresar”, el Ministerio de Educación Pública (MEP) elabora el plan para que los estudiantes del país vuelvan de forma gradual y controlada a las aulas de las escuelas y colegios.

El MEP y un grupo de expertos inició esta semana un proceso de consulta con las 27 direcciones regionales de educación y los consejos locales de educación indígena (CLEI), con el fin de validar las eventuales estrategias educativas y protocolos sanitarios que podrían implementarse en el retorno.

Por la epidemia de la covid-19, las clases presenciales en todo el país se suspendieron el 17 de marzo, tras un decreto del Ministerio de Salud.

“Se trata un proceso de evaluación preliminar de la estrategia que ya hemos venido construyendo con el grupo de expertos. Para nosotros es muy importante validar esta información con nuestros directores regionales y de centros educativos”, comentó Giselle Cruz, ministra de Educación.

“Es un proceso altamente participativo, considerando la realidad de cada centro educativo y contemplando todos los factores de riesgo, para así poder contar con el visto bueno del Ministerio de Salud”, agregó.

Para comenzar el análisis consultivo, el grupo experto planteó las primeras cinco variables a considerar:

Estudiar desde casa es la nueva normalidad para miles de niños en todo el país. La presencia del covid-19 cambió las rutinas educativa de forma drástica. Foto: Albert Marín.
Estudiar desde casa es la nueva normalidad para miles de niños en todo el país. La presencia del covid-19 cambió las rutinas educativa de forma drástica. Foto: Albert Marín.

1. Estado de alerta en que se encuentra cada cantón o distrito en relación con la presencia del virus.

2. Cantidad de alumnos de cada centro educativo.

3. Cantidad de aulas que permitan, según la matrícula, mantener el distanciamiento físico.

4. Disponibilidad de servicios básicos(luz, agua, Internet), la cantidad de lavamos o piletas y el acceso a insumos de higiene y desinfección.

5. Cantidad de baterías sanitarias y su sistema de desecho de aguas negras.

Dichos parámetros tienen como base el repaso de maniobras educativas implementadas en Francia y Alemania, donde se han reiniciado lecciones de forma escalonada.

“Hemos analizado experiencias de varias partes del mundo, y a esas lecciones aprendidas sumamos nuestra principal premisa y es que la salud es prioritaria. Bajo ninguna circunstancia expondremos a las personas estudiantes o docentes”, expresó Cruz.

En el proceso de validación y consulta participarán también expertos del Consejo Superior de Educación, del Estado de la Educación y el Patronato Nacional de la Infancia (PANI).

Además, se sumarán el análisis representantes del Consejo Nacional de Rectores (Conare,) el Consejo Nacional de Educación Superior Privada (Conesup)y la Unidad de Rectores de las Universidades Privadas de Costa Rica.

Giselle Cruz, Ministra de Educación.

Clases virtuales seguirán vigentes

La ministra Cruz dejó claro que, a pesar de los planes de volver a las aulas, las clases virtuales seguirán siendo una herramienta imprescindible en el actual curso lectivo.

“La educación a distancia tiene que coexistir con la presencial, porque como ya lo dijimos, el retorno a clases es gradual y monitoreado diariamente”, explicó.

Por ese motivo, en los procesos de consulta iniciados esta semana, también se pretende validar los datos preliminares que maneja el MEP con respecto a la conectividad con que cuentan los estudiantes.

Dichos datos, según el MEP, revelaron que el 49,74% de los estudiantes ticos cuenta con equipo de computo propio o prestado, que puede conectarse a Internet.

La suspensión de clases, debido al covid-19, ha dejado claro que el acceso a internet es una herramienta clave para el aprendizaje moderno. Archivo
La suspensión de clases, debido al covid-19, ha dejado claro que el acceso a internet es una herramienta clave para el aprendizaje moderno. Archivo

Por su parte, el 18,4% de los alumnos tienen equipo pero no pueden conectarse a Internet y el restante 31,85% no cuenta ni con equipo ni con conectividad.

“Estos números no significan, de ninguna manera, que 50% de los estudiantes están sin atender. Para eso hemos desarrollado educación a distancia, donde se incluye lo virtual y lo no virtual”, enfatizó la jerarca.

Cruz se refiere a la estrategia “Aprendo en casa”, que incorpora apoyo a distancia con materiales impresos, educación virtual y recursos como la televisión y la radio para reforzar el aprendizaje.