El País

Instituto Clodomiro Picado advierte sobre menor potencia de antiveneno contra terciopelo

Suero antiofídico brasileño carece de registro sanitario y de análisis que comprueben su eficacia

El Instituto Clodomiro Picado (ICP,) de la Universidad de Costa Rica (UCR), lanzó este miércoles una advertencia a ganaderos, pequeños productores y población en general sobre la venta en el país de un suero antiofídico brasileño que es menos potente para tratar mordeduras del tipo de serpiente terciopelo que hay en Costa Rica.

El Instituto, además, resalta que este producto carece de registro sanitario y de los análisis que permitan demostrar su eficacia contra las serpientes venenosas del país.

El comunicado de prensa de la UCR informa de que el suero antiofídico brasileño se llama Master Soro Plus. "Fue fabricado contra venenos de las especies de serpientes de Brasil Bothrops jararaca, Crotalus durissus terrificus y Lachesis Muta, y esas especies no están presentes en Costa Rica", detalla.

"Según pruebas comparativas realizadas en el laboratorio de control de calidad del ICP, la potencia del antiveneno Master Soro Plus contra el veneno de la serpiente terciopelo es más de seis veces menor que las del suero PoliVet-ICP que se produce en Costa Rica, probablemente debido a que el suero importado se elabora contra venenos para especies de Brasil que son inmunológicamente diferentes a los venenos de las de Costa Rica", advierte el Instituto.

El Clodomiro Picado produce el suero antiofídico PoliVet-ICP para uso veterinario contra varias especies de serpientes costarricenses, incluyendo la serpiente terciopelo Bothrops asper y la cascabel centroamericana, Crotalus simus, informó la oficina de Divulgación de la UCR .

Este suero está registrado ante la Dirección de Medicamentos Veterinarios del Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa).

En Costa Rica, cada año se registran unos 800 casos de mordeduras de serpientes al año. Según datos del Ministerio de Salud, entre 2009 y 2016 se produjeron 6.533.

El ICP produce anualmente entre 100.000 y 120.000 frascos de antiveneno para surtir la demanda nacional, la centroamericana, la de Ecuador y la de varios países de África y Asia.

Solo la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) mantiene una reserva anual de unos 15.000 frascos para tratamientos.





LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.