Infraestructura

Obras en carretera San José-San Ramón afrontan atraso a un año de iniciadas

Ampliación de puentes, de intercambios viales y estaciones de peaje a cargo del Estado tropiezan por imprevistos

Un año después de que se comenzaran a construir las llamadas obras impostergables (denominadas OBIS) en ampliación de la carretera de 60 km entre San José y San Ramón, ninguna se ha completado.

Entre las 17 OBIS previstas se incluyen la ampliación a más carriles de varios puentes, la construcción de intercambios viales y hasta de peajes.

Estos trabajos tienen un costo total de $110 millones, que serán considerados en un futuro como un aporte estatal al proyecto mediante el cual se podrán abaratar los peajes.

Sin embargo, a un año de iniciados, el avance es poco.

De acuerdo la rendición de cuentas presentada este viernes por el Fideicomiso Ruta 1, a cargo de la obra, durante estos 12 meses el proyecto ha enfrentado imprevistos como hallazgos arqueológicos que mantuvieron detenida la construcción en el conector Barreal- Castella.

También afrontó reclamos administrativos y atrasos por falta de permisos que hacen que a la fecha el cronograma de ejecución arrastre atrasos de hasta seis meses con respecto a los plazos planteados en la etapa de planeación.

Así, por ejemplo, el conector Barreal Castella, que recibió orden de inicio en junio del año pasado y debía estar listo este mes de mayo, tuvo que moverse para agosto.

Los principales atrasos en esa obra estuvieron relacionados con un hallazgo arqueológico que implicó la suspensión de los trabajos.

Pero, además, hubo un error en el plano catastrado de uno de los predios a expropiar, el cual implicó que se debiera reiniciar todo el proceso de expropiación desde cero, pues fue necesario incluir nuevos terrenos.

Según el informe, dicha obra avanza por el 87%, pero aún tiene pendiente la colocación de un puente peatonal y un tramo de conexión.

Otras obras de ese primer lote comprenden las ampliaciones de los puentes sobre el río Segundo, río Ciruelas y el río Alajuela. Estos trabajos se vieron afectados por demoras en la aprobación y publicación de un Decreto de Conveniencia Nacional que permitiera cortar árboles en zonas de protección de los ríos.

En el caso del puente sobre el río Segundo se debieron reconocer 72 días al contratista pues las obras, que debían iniciar en setiembre del año pasado, recibieron la orden de inicio en marzo del 2021.

En tanto, el puente sobre el río Alajuela se empezó a construir en agosto del año pasado, pero enfrentó 178 días de atraso a causa de la falta de dichos permisos. Así, los trabajos en uno de los sectores se mantuvieron detenidos hasta febrero de este año cuando se contó con el visto bueno para cortar los árboles.

En el puente sobre el río Ciruelas se reconocieron 42 días por la misma situación.

En ese mismo lote de obras, el paso a desnivel frente a la empresa Firestone también tuvo una prórroga en la fecha de entrega. Las obras que se iniciaron en enero ya no estarán listas en agosto, sino hasta diciembre del 2021, debido a demoras en expropiación de terrenos necesarios para la reubicación de servicios.

En general, de acuerdo con el Fideicomiso, el primer lote de obras que fue adjudicado por $23,7 millones al consorcio que integran las empresas Codocsa, Pedregal y Cacisa tiene un 49% y deberán completarse antes de que termine este año.

Originalmente, este primer lote tenía un plazo de ejecución de 12 meses.

El segundo lote de obras, que incluye la ampliación del intercambio en el Monumento al Agua y el puente sobre el río Torres, también sufre atrasos pues en marzo comenzaron las fases de diseño (tres meses después de lo previsto). En este segundo lote se incluyen también las mejoras en las estaciones de peaje, cuyos trabajos aún no tienen fecha de arranque.

Los lotes 3 y 4, en donde se incluyen los intercambios del Coyol, puente Juan Pablo II, Río Segundo, Grecia, Naranjo y San Ramón aún no han sido adjudicados.

La directora del proyecto, Hadda Muñoz, asegura ya se cuentan con dinero proveniente del Programa de Infraestructura de Transporte del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (PIT-MOPT), como parte de un crédito con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por $50 millones.

Con esos recursos se dará inicio a los procesos de expropiaciones y reasentamientos y, en forma paralela, se iniciará la contratación del diseño y construcción.

El cronograma global del proyecto establecía que todas las obras impostergables debían estar listas para finales del 2023, para dar paso a la ampliación del tronco principal de la carretera de 60 km entre La Sabana y San Ramón.

Reclamos de constructoras

Los atrasos originados también se tradujeron en reclamos económicos presentados por el consorcio contratado.

Según confirmó la gerenta del proyecto, Hadda Muñoz, el monto total reclamado por las empresas a cargo del lote 1 asciende a poco más de ¢1.400 millones.

Sin embargo, afirmó que ya se emitieron resoluciones finales donde se rechazan la mayoría de reclamos. Únicamente se reconocerán, agregó, los reclamos planteados por el atraso en el puente sobre el río Segundo y, en el resto de los casos, se otorgarán los días mencionados más no el monto económico.

Asimismo, Ruta 1 debe cancelar un monto adicional asociado con el impuesto a los hidrocarburos que no se contempló en la fase inicial por un cambio de criterio de parte del Ministerio de Hacienda relacionado con dicho tributo.

Asimismo, Ruta 1 debe cancelar un monto adicional asociado con el impuesto a los hidrocarburos que no se contempló en la fase inicial.or un cambio de criterio de parte del Ministerio de Hacienda relacionado con dicho tributo.

Asimismo, Ruta 1 debe cancelar un monto adicional asociado con el impuesto a los hidrocarburos que no se contempló en la fase inicial.n detallaron por un cambio de criterio de parte del Ministerio de Hacienda relacionado con dicho tributo.

Muñoz afirmó que el monto final del reclamo que se reconocerá está en análisis.

Además, la Unidad Ejecutora ha presentado dos sanciones al contratista a cargo del lote 1.

El consorcio recibió una multa de ¢187 millones por incumplimiento a la normativa ambiental vigente y por avisar tardíamente al Museo Nacional sobre el hallazgo arqueológico.

Se le sancionó también por el mismo monto por la corta de un árbol. Esa multa aún está pendiente de resolver.

El programa de OBIS fue propuesto por el Fideicomiso con el objetivo de iniciar la construcción de 17 obras de alto impacto en la ruta nacional 1, mientras se realizan los estudios de factibilidad del proyecto y se concreta la estructuración financiera y el financiamiento total requerido para la ampliación del corredor vial completo.

El proyecto de ampliación de la vía entre San José y San Ramón requiere de una inversión total de $780 millones.

Patricia Recio

Patricia Recio

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre temas de sociedad y servicios.