Infraestructura

Globalvia estima que ampliar ruta 27 costará $646 millones

Concesionaria de carretera a Caldera presentó oficialmente propuesta con costos y etapas del proyecto; se desconoce aún impacto en peajes

La ampliación de la ruta 27, entre San José y puerto Caldera, costará unos $646 millones, según estimaciones de la concesionaria Globalvia que tiene a su cargo esa carretera.

Así lo señala la propuesta y los costos para concretar ese plan, recibidos la semana pasada por el Consejo Nacional de Concesiones (CNC), y dada a conocer este jueves Casa Presidencial.

José Manuel Sáenz, secretario técnico del CNC, explicó que ahora viene un período de análisis para determinar distintos escenarios y comenzar a negociar la empresa, a fin de tener un modelo financiero viable, que también debe contemplar el impacto en los peajes que pagan los usuarios.

“Nosotros vamos a entrar en un período de revisión, no menor de tres meses, es de ‘estira y encoge’. Este es el informe más difícil, más completo de todo lo que viene, porque lo relativo a los costos de operación y de financiamiento vendrían con el modelo financiero”, explicó.

La intención del Gobierno es que la ampliación de la ruta se realice por etapas. Las obras son urgentes pues la via llegó al máximo de su capacidad desde hace más de seis años, es decir, poco tiempo después de su inauguración en 2010.

Una vez que se alcance un acuerdo sobre el modelo financiero y la estructuración del proyecto, los costos estimados del aumento en los peajes deberán someterse a la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep). Posteriormente, la adenda contractual deberá ser refrendada por la Contraloría General de la República (CGR).

La estimación del CNC es que en marzo del próximo año se tendrá aprobado todo el plan de trabajo.

La semana pasada, mediante su vocera, Globalvia dijo a La Nación que la socialización del proyecto se realizará hasta que el plan esté definido.

En la información divulgada este jueves por Presidencia, el Gobierno no detalló cuántos años se debería prolongar la concesión para pagar la ampliación de la vía, ni el aporte estatal que debería hacerse para aminorar el costo de los peajes.

La estimación inicial presentada a inicios del año pasado, era que la ampliación costaría alrededor de $500 millones y estaría lista en un plazo de cinco años a partir del inicio de las obras.

Para recupera la inversión, se contemplaba que Globalvia debía seguir explotando la ruta durante al menos 15 años más a partir del 2033, que es cuando termina el plazo vigente.

En su propuesta, la empresa dividió la ruta en tres secciones:

Sector I. Comprende entre el Gimnasio Nacional y el intercambio Siquiares (Coyol).

En esta sección, las obras a desarrollar incluyen la construcción de un paso a desnivel en el kilómetro cero para descargar el tráfico de la ruta 27, directamente sobre la avenida 10 de San José.

La vía se ampliaría a cuatro carriles por sentido entre el intercambio de la Circunvalación y el peaje de Escazú, incluyendo el puente sobre el río Tiribí.

Desde el ingreso a Multiplaza y hasta el peaje de San Rafael la carretera contaría con tres carriles por sentido y se construirá un nuevo intercambio en el acceso a Santa Ana y la radial Lindora.

Además se contemplan mejoras funcionales en el intercambio de Guachipelín y en el de Ciudad Colón, así como un nuevo puente sobre el río Virilla.

Sector II. Incluye dos tramos: uno entre el intercambio de Siquiares y Balsa, y otro entre Orotina y Caldera.

En ese trayecto la vía se ampliaría a dos carriles por sentido, con espaldones y separación en el medio con barreras de concreto.

Además deben construirse dos nuevos puentes (río Grande y Jesús María), así como la ampliación de la estructura del intercambio Caldera y mejoramiento de medidas de seguridad entre Bolsón y Caldera, entre otras.

Sector III entre el intercambio de Atenas y el intercambio de Orotina.

Comprende la ampliación a dos carriles por sentido en ese trayecto, con espaldones y separación física con barreras de concreto.

En esta sección la concesionaria además debe construir las soluciones especiales que determinen los estudios para taludes y calzada, donde hay problemas de deslizamientos.

Además incluye la construcción de un nuevo puente mayor sobre quebrada Concepción y sobre quebrada Salitral, entre otras obras.

Patricia Recio

Patricia Recio

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre temas de sociedad y servicios.