Juan Fernando Lara. 7 marzo
Este fue uno de los accidentes mortales ocurridos en el 2018. La víctima fue un motociclista. Foto: Alonso Tenorio
Este fue uno de los accidentes mortales ocurridos en el 2018. La víctima fue un motociclista. Foto: Alonso Tenorio

El Instituto Nacional de Seguros (INS) y el Consejo de Seguridad Vial (Cosevi) lanzarán una ofensiva en los ocho cantones que registran la mayor cantidad de percances de motocicleta, con la intención de disminuir las muertes en carretera.

La iniciativa, que fue anunciada este jueves, consiste en una campaña de educación dirigida a motociclistas infomarles y al personal de empresas que utilizan ese medio de transporte.

Ambas entidades señalaron que los choferes informales son quienes más estimulan la siniestralidad en las vías porque muchos carecen de una educación vial adecuada y aprendieron a utilizar el aparato mediante terceros.

Específicamente, las autoridades centrarán sus esfuerzos en los cantones de San José, Desamparados, Nicoya, Puntarenas, Pérez Zeledón, Alajuela, San Carlos y Pococí. Allí, según análisis estadísticos, se concentra el 30% de los accidentes.

Datos del Cosevi indican que de los 445 conductores muertos en el 2018, aproximadamente el 50% corresponden a motociclistas. De esas muertes, 141 se concentraron en esos cantones.

Además, el año pasado se reportaron en 37.000 lesionados por accidentes de tránsito, De ellos, el 53% viajaban a bordo de una motocicleta.

Por otra parte, el INS y el Conavi también pretenden sumar a 100 compañías a una iniciativa en la que ya participan 150 firmas desde el año anterior.

Ambas entidades han detectado una fuerte presencia de motoclicistas en la empresa privada, ya sea empleados que utilizan ese medio para viajar o que lo usan como medio de trabajo.

Aprendieron solos

Gina Córdoba, gerente de siniestralidad del INS, explicó que han descubierto mayor cantidad de motociclistas que aprendieron de forma informal sin una instrucción adecuada.

La iniciativa pretende enseñar a estos conductores nociones básicas de conducción y recomendaciones de carácter preventivo mediante talleres teóricos y prácticos en estos cantones.

La meta es lograr que estos motociclistas adquieran una capacitación completa sobre el uso adecuado y seguro de su vehículo.

El programa arrancó el año anterior en las empresas y también con una serie de charlas en municipalidades para tratar de crear espacios de instrucción.

A partir de este 2019, la idea es abordar a más empresas privadas e impartir en ellas los programas de seguridad vial para mejorar procesos internos de gestión de flotillas.

Roy Rojas, director de proyectos de Cosevi, explicó que hay empresas en zonas rurales donde la gran mayoría de empleados acuden a trabajar en motocicleta sin siquiera disponer de licencia de conducir.

“Sabemos que hay una problemática con motociclistas, hemos decidido acudir a los sitios donde hay un mayor incremento en el uso de la motocicleta y donde, por lejanía, un control policial no es la forma de prevenir tragedias”, explicó.

La capacitación incluye temas básicos como respeto y comprensión de señales de tránsito, uso adecuado de la motocicleta, mantenimiento mecánico básico e importancia de la revisión técnica vehicular, entre otros.

También se impartirán técnicas avanzadas de seguridad y conducción correcta para “desarrollar instinto y habilidades básicas para conducir la motocicleta con habilidad, seguridad y agilidad”, indicó Elián Villegas, presidente ejecutivo del INS.

Además, se busca sensibilizar a los conductores de que el impacto personal y económico que tienen las colisiones va más allá del ámbito laboral, pues también afecta esferas familiares y comunitarias.