Patricia Recio. 19 enero
El cobro automático se mantiene suspendido en los peajes de Cartago y la ruta 32 desde marzo del 2018. Foto: Jeffrey Zamora
El cobro automático se mantiene suspendido en los peajes de Cartago y la ruta 32 desde marzo del 2018. Foto: Jeffrey Zamora

Por tercera ocasión y luego de tres años de haberse suspendido el servicio, el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) buscará restablecer el cobro automático en las estaciones de peaje de la carretera Florencio del Castillo (hacia Cartago) y de la ruta a Limón.

Dicho consejo anunció este martes que desde diciembre se sacó a licitación pública el concurso para que empresas especializadas presenten sus ofertas para brindar el servicio.

Edwin Quesada, jefe del Departamento de Peajes, explicó que a la fecha hay tres empresas interesadas las cuales contarán con los tres primeros meses del 2021 para analizar qué equipo técnico y constructivo se podría instalar en las estaciones.

La intención del Conavi es que los nuevos sistemas estén listos para ser puestos en servicio a partir de julio, si no existieran objeciones de las empresas al cartel ni posteriores apelaciones.

Según Quesada, en el caso del peaje de la vía hacia Cartago, la implementación del sistema no afectará el proyecto que actualmente se encuentra en etapa de estudios para la ampliación de la ruta por medio de una iniciativa privada.

De acuerdo con el cartel publicado en la página del Sistema de Compras Públicas (Sicop), para este proyecto se dispone de un presupuesto de ¢104 millones, de los cuales ¢64 millones se destinarían a la estación de la Florencio del Castillo y ¢40 millones para los sistemas de cobro de la ruta 32.

El nuevo contrato tendría una duración de cuatro años.

El cartel, además, indica que en el caso de la vía a Cartago, se deberán instalar tres casetas de cobro mixto y dejar dos en cobro manual, mientras que en la vía a Limón se mantendrían dos casetas con cobro mixto y una manual.

Este es el tercer intento que realiza el Conavi para habilitar de nuevo el servicio conocido popularmente como quickpass (paso rápido).

A inicios del año pasado, la Contraloría General de la República anuló la adjudicación del proyecto, luego de que una de las empresas que participó en el proceso presentara un apelación contra uno de los requisitos de admisibilidad.

Anteriormente, en el primer intento, el contrato llegó incluso a ser adjudicado pero no se materializó porque la compañía que resultó favorecida se declaró incapaz de cumplir con los tiempos establecidos en el cartel, por lo que fue necesario iniciar un nuevo proceso.

El cobro automático estuvo vigente hasta el 29 de marzo del 2018, cuando venció el contrato con la empresa ETC. En esa ocasión, se estimó que el problema sería resuelto en cuestión de tres meses, sin embargo, el trámite está cerca de cumplir los tres años.

Para ese entonces, el Conavi operaba los peajes de las carreteras Florencio del Castillo (hacia Cartago), Braulio Carrillo (ruta a Limón), General Cañas (vía a Alajuela) y Bernardo Soto (en Naranjo).

Sin embargo, la solución propuesta solo incluye las dos primeras, pues en el caso de las estaciones ubicadas en Alajuela, la administración pasó a manos del Fideicomiso Ruta 1, que tiene a su cargo el proyecto de ampliación de la carretera a San Ramón; la cual también tiene entre sus planes colocar sistemas de cobro automático y ampliar el número de casetas.