Infraestructura

Peaje en la nueva vía de San José a Cartago costaría ¢1.030 en cada sentido

Se trata de tarifa referencial que deberá afinarse con las ofertas de empresas interesadas y con aporte de Estado; proyecto pretende acortar viaje a 30 minutos entre Zapote y Tejar de El Guarco

La ampliación de los 21 km de la carretera entre San José y Cartago que permitirá acortar a 30 minutos el recorrido, implicará el pago de peajes por poco más de ¢1.000 por sentido.

Se trata de cifras “muy referenciales” que maneja el Consejo Nacional de Concesiones (CNC) a pocas semanas de que la empresa MECO entregue los estudios de factibilidad de la propuesta de iniciativa privada que presentó a inicios del 2019.

José Manuel Sáenz, secretario técnico del CNC, advirtió de que los costos serán afinados una vez que se conozcan las ofertas de las empresas interesadas en realizar los trabajos de ampliación, así como los aportes que pueda hacer el Estado.

Por ahora, el cálculo es que la ruta ampliada tenga cobros que ronden los $0,08 por kilómetro, lo que representaría al tipo de cambio actual unos ¢1.030 por los 21 km.

Sáenz reconoció que con esa estimación, las tarifas de peaje hacia Cartago serían superiores a las que se cobran actualmente en la ruta 27, entre San José y puerto Caldera, en la cual se cobra $0,05 por km. De ahí que los usuarios de esta vía de 77 km pagan unos $4 (¢2.470 en cuatro estaciones de peaje) al recorrerla toda.

“Es muy referencial. La 27 ahorita está en ese parámetro, pero con la ampliación (el proyecto que está en estudio) va a tener que subir a un nivel importante (...). La de Cartago, va a tener un viaducto, una conexión con Garantías Sociales cara”, destacó.

Actualmente, la vía tiene un solo cobro de peaje de ¢75, que no ha sido ajustado en 18 años.

En su propuesta inicial para las mejoras entre San José y Cartago, la constructora MECO había estimado que las tarifas oscilarían entre los ¢350 a ¢700 en cada una de las dos estaciones de cobro.

La constructora detalló en ese documento once posibles escenarios de cobro, que entre otras cosas consideraban la capacidad estatal para aportar fondos al proyecto.

“La idea es que la tarifa se mantenga dentro de cierto parámetro de aceptación social”, manifestó el Secretario del CNC.

Mario Redondo, alcalde de Cartago, aseguró que si bien son conscientes de que para contar con la vía que han esperado por tanto tiempo deberán pagar un precio, esperan que el monto sea razonable.

“Es una ruta muy pequeña, esperamos que no se cargue todo al usuario sino que como muchas otras vías de la Interamericana, el Gobierno aporte, para que el monto sea manejable.

“(...) Hay que contemplar que por aquí pasa el 85% de la producción hortícola del país, que es la que se genera en Cartago. Entonces, la idea es que no se convierta en una carga para la producción agropecuaria.

“Tampoco es que queremos nada regalado; sabemos que hoy en día obviamente hay que pagar por servicios de calidad. Lo que queremos es que la gente lo pueda pagar bien sin que se convierta en algo difícil de manejar, sobre todo porque no existen otras alternativas de transporte público”, sostuvo.

Redondo indicó que aún no han recibido detalle de parte del Ministerio de Obras Púbicas y Transportes (MOPT) sobre los posibles montos de peajes ni el número de estaciones con las que contaría el proyecto.

No obstante, manifestó que la población “está clara y anuente” a pagar más que lo que se paga actualmente, siempre que eso represente un beneficio sustancial en el tiempo de desplazamiento.

La propuesta de MECO ofrecía reducir a 30 minutos el viaje entre San José y Cartago. Actualmente, en hora pico, el recorrido puede tardar hasta una hora y diez minutos en carro y más de hora y media en autobús.

Por esta vía, circulan unos 40.000 automotores cada día.

Por resolver

Además del costo de los peajes, otro de los puntos que aún deben afinarse es el número de estaciones de cobro que tendría la carretera a Cartago.

La propuesta presentada por MECO establecía la necesidad de colocar casetillas en ambos sentidos en dos puntos: en las cercanías del centro comercial Terramall (donde se ubican actualmente) y antes de ingresar al nuevo viaducto que uniría Hacienda Vieja con Garantías Sociales.

Sin embargo, el jerarca del CNC considera que sería más viable mantener un solo punto de cobro, pues con la otra opción las estaciones quedarían muy juntas y “se pierde mucho tiempo”.

Concesiones también debe decidir cuál será la solución para el tramo que conectará con Garantías Sociales. Ese aspecto es, precisamente, la razón del atraso en la entrega de los estudios que, según el MOPT, iban a estar listos en noviembre pasado.

“Ellos (MECO) están muy adelantados, pero no se ha tomado la decisión del corredor urbano porque las dos alternativas tienen ventajas y desventajas”, aseveró el funcionario.

La primera opción fue planteada por la constructora. Sería un túnel de 3,2 km el cual pasaría por el Registro Nacional, se metería detrás de Multiplaza y saldría a Hacienda Vieja.

La segunda alternativa, entretanto, es una variable de un plan que el MOPT tenía guardado desde hace casi 20 años. Se trata de una vía a nivel, paralela al río María Aguilar y una parte en viaducto.

Desde el inicio, el CNC había descartado la posibilidad de construir el túnel debido al alto costo y a los riesgos porque no se conocen las condiciones geológicas en ese sector.

“Se está preparando un estudio por un experto independiente para traerlo a la Junta (del CNE). El resto del proyecto está todo estudiado; lo único que se necesita es eso para terminar de cerrar la factibilidad”, afirmó Sáenz.

De acuerdo con los cálculos, a finales de marzo se tendrían completos los estudios para avanzar en los procesos de aprobación y, a más tardar, entre junio y julio, sacar la licitación internacional.

La estimación es que solo en esa obra urbana se invertirían unos $100 millones, con los que el costo total del proyecto se elevaría a entre $330 millones y $350 millones.

Ese monto se cubriría mediante la explotación de la carretera durante 25 años, plazo en que la empresa que resulte adjudicada deberá hacerse cargo del mantenimiento.

Propuesta en detalle

De completar los procesos de aprobación en los plazos estimados, el proyecto sería adjudicado entre finales de este año e inicios del 2022.

Según la propuesta de MECO, el plazo de construcción una vez recibida la orden de inicio (si no se deben realizar expropiaciones u otros trámites externos) tomaría dos años.

El proyecto, que fue dividido en cuatro secciones, incluye mejoras en la vialidad en todo el tramo entre plaza González Víquez y el cruce de las Garantías Sociales, así como la construcción del viaducto entre ese punto y Hacienda Vieja.

También contempla la ampliación a tres carriles por sentido entre Hacienda Vieja y Taras de Cartago, así como mejoras en cruces y obras en Ochomogo para contención de taludes y demolición de losas de concreto.

Además, contempla pasos a nivel y rotondas en intersecciones como la de Walmart, en Pinares de Curridabat; y en los accesos al centro comercial Multiplaza, en Zapote.

La ampliación se complementaría con los intercambios de tres y cuatro niveles en Taras y La Lima, cuya orden de inicio se dio en diciembre anterior. Los trabajos están previstos para arrancar este mes.

Esos intercambios para favorecer el acceso y salida de Cartago, así como la conexión con la Interamericana Sur tienen un costo de $58 millones y son considerados por el MOPT como un aporte estatal para aminorar los costos de los futuros peajes.

Patricia Recio

Patricia Recio

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre temas de sociedad y servicios.