Infraestructura

Conavi acude a plan de emergencia para retomar mantenimiento de vías

Hackeo de Hacienda ocasionó atrasos y vías se llenaron de huecos y zacate tras primeras lluvias de la temporada

El ataque cibernético de las plataformas del Ministerio de Hacienda, también impactó las vías nacionales cuyo abandono se intensifica mientras avanza la época lluviosa. Rutas como la Circunvalación, Florencio del Castillo (entre San José y Cartago) y General Cañas (hacia Alajuela), siguen llenas de baches, al tiempo que el zacate crece afectando la visibilidad de los conductores y en muchos sitios la demarcación es casi nula.

Lo anterior, debido a que los contratos de chapea y bacheo que el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) venía ejecutando para atender las rutas con mayor deterioro, quedaron paralizados por la suspensión de algunas herramientas en la plataforma del Sistema Integrado de Compras Públicas (Sicop), además era imposible verificar algunos requisitos tributarios debido a la falla en Hacienda.

Ante ese panorama, el Conavi acudió a un plan de emergencia y según la directora ejecutiva a. i. de ese Consejo, Hannia Rosales, las nuevas contrataciones se están reanudando.

“Pudimos seguir adelante por medio de una directriz de Hacienda, de la Dirección General de Tributación, con la que permitieron que se trabajara con declaraciones juradas de las empresas de que estaban al día con los impuestos”, explicó Rosales.

A pesar de esa medida, de acuerdo con el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales, ya se comenzó a evidenciar el deterioro que se había adelantado que sufrirían las vías más vulnerables si no se atendían antes de la llegada de las lluvias.

Roy Barrantes, coordinador de la Unidad de Gestión y Evaluación de la Red Vial Nacional de ese laboratorio, dijo a La Nación que la situación de abandono que enfrentan las carreteras al estar sin conservación por más de un año, dejan la red vial nacional en una “altísima vulnerabilidad”.

En ese grupo se encuentran más de 1.382 km de vías que desde antes de la suspensión del mantenimiento ya estaban en condición “muy frágil”.

“Primero por la condición que presentaban que era límite y ante la falta de mantenimiento, identificamos que eran los kilómetros que iban a empezar a sufrir mayor deterioro en el corto plazo, si no se reactivaba la atención y efectivamente todavía estamos sin eso”, explicó el ingeniero.

Desde inicios de este año, el Conavi comenzó una lenta reanudación de los contratos de conservación, sin embargo, la atención se redujo a chapea y bacheo, debido al recorte presupuestario. La intención era poner en marcha cerca de 50 contrataciones directas para esas labores y en caso de una emergencia, remover derrumbes y limpiar vías. Esa acción dejó por fuera otras tareas esenciales como demarcación, atención de puentes y manejo de aguas.

Barrantes sostuvo que tanto las acciones contratadas como las que quedaron por fuera tienen un alto nivel de importancia, pues la seguridad vial es “prioritaria siempre”. Ante esa situación, el experto recomendó a los conductores mantenerse atentos sobre todo en rutas donde las velocidades permitidas son mayores y en horas de la noche.

Patricia Recio

Patricia Recio

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre temas de sociedad y servicios.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.