Juan Fernando Lara. 4 enero, 2017
La solicitud del AyA aún no se admite para estudio en la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos, que espera estos días datos adicionales antes de ver el caso. | RAFAEL MURILLO
La solicitud del AyA aún no se admite para estudio en la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos, que espera estos días datos adicionales antes de ver el caso. | RAFAEL MURILLO

Los 500.000 abonados del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) pagarían 14% más por el agua si prospera un alza solicitada para financiar obras de suministro del líquido en Guanacaste ante la aguda salinización de acuíferos en pueblos costeros.

La modificación sería para abonados domiciliares, empresariales y del Gobierno, según el expediente ET-082-2016 presentado el 16 de diciembre anterior ante la intendencia de Agua de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

Alza para desarrollar obras en la pampa
Alza para desarrollar obras en la pampa

De aprobarse el alza, cada metro cúbico (m³) de agua aumentaría entre ¢43 y ¢218, según el rango de consumo mensual de cada abonado a esa entidad que suministra agua al 50% de la población nacional.

Con la tarifa actual de ¢619 por m³ para consumos de entre 16 y 25 m³, una familia que gasta 20 m³ al mes pasará de pagar ¢12.380 a ¢14.120. La diferencia de ¢1.740 sería si sube ¢87 el precio por metro cúbico de ese rango.

La solicitud está sin admitirse para estudio en Aresep, pues esta solicitó datos adicionales al AyA cuya entrega está prevista para esta semana, explicó Carlos Herrera, intendente de agua.

De admitirse, la Aresep tendría un mes para aprobar o rechazar el ajuste, cuyo argumento de fondo, según AyA, es la emergencia por el faltante de agua en Guanacaste.

Deterioro activo. En el último semestre, la salinización de mantos acuíferos en costas de la provincia se agudizó, lo que comprometió así el suministro de varias comunidades.

A ello se suma la presencia de arsénico en fuentes de captación en Bagaces, explicó Yamileth Astorga, jerarca de AyA.

“Hace seis meses, tenemos una salinización abrupta que nos forzó a plantear esta alza extraordinaria para arrancar con estas obras urgentes”, señaló.

El incremento tarifario persigue generarle al AyA ingresos por ¢13.659 millones para tres proyectos que empezarían a levantarse en este año.

Obras. Más de la mitad de los fondos (¢7.735 millones) sería para hacer el Acueducto Costero de Santa Cruz, el cual daría agua a comunidades de ese cantón, precisa el expediente ET-082-2016.

De hacerse, el acueducto explotaría 188 litros de agua por segundo (l/s) del campo de pozos de Nimboyores, usando perforaciones existentes y creando nuevas. También se harían interconexiones con acueductos comunales y se harían tanques de almacenamiento, entre otros trabajos.

Otra obra es ampliar y mejorar el acueducto de Bagaces captando la fuente de Montaña de Agua con tuberías de conducción y tanques. Los trabajos, valorados en ¢4.449 millones, mejorarían el suministro a pueblos como El Chile, Bagaces, Aguacaliente, Falconiana, Montenegro y Arbolito.

Por último, se planea construir el acueducto Las Trancas, consistente en equipar el campo de pozos Papagayo creando líneas de impulsión y distribución y tanque de almacenamiento.

El proyecto, de ¢1.475 millones, habilitaría un acueducto que bombearía 250 l/s y abastecería a las comunidades de Trancas, Playa Panamá, Playa Hermosa y el polo turístico Papagayo.

Astorga recordó que la IV etapa del acueducto metropolitano entre San José y Cartago ya está en etapa de factibilidad, en la que ya se elabora el estudio de impacto ambiental de esa ampliación.

La obra, valorada en $150 millones, elevaría el trasiego de agua de 2,1 metros cúbicos por segundo a 4,6, desde una toma en la hidroeléctrica Río Macho-Cachí. Entre las zonas beneficiadas están Puriscal, Tibás, Alajuelita, Santa Ana, Tres Ríos y Escazú.