Juan Diego Córdoba González. Hace 4 días
La contralora Marta Acosta envió comunicación con dos funcionarios de la Contraloría, que fueron a notificar, uno a uno, a los legisladores. Fotografía: Alonso Tenorio.
La contralora Marta Acosta envió comunicación con dos funcionarios de la Contraloría, que fueron a notificar, uno a uno, a los legisladores. Fotografía: Alonso Tenorio.

La contralora general de la República, Marta Acosta, dirigió una carta a cada uno de los 57 diputados expresándoles su posición sobre la regla fiscal.

En su misiva, Acosta advirtió que los verdaderos beneficios de la regla fiscal únicamente se alcanzarán si el tope al crecimiento de los gastos se aplica sobre los recursos que ejecutaron cada una de las entidades y poderes del Estado, y no sobre los presupuestados, como pretende el Gobierno.

Si se procede según la interpretación de Hacienda, el nivel de endeudamiento será mayor en alrededor de 5 puntos del producto interno bruto (PIB). Esto implicaría, según el órgano contralor, un rezago de por lo menos cuatro años más para alcanzar los niveles de endeudamiento que se esperan de la norma.

“No podemos omitir que aplicar la regla fiscal con la base que establece la ley -que es la base que aplicará la Contraloría-, genera una mayor restricción al gasto del Gobierno Central, contrario a la base que pretende el Ministerio de Hacienda sea aplicada.

“La interpretación que hace el Ministerio favorece en sus consecuencias una situación que es contraria al espíritu y al texto de la ley, que precisamente es de contención del gasto corriente para procurar la sostenibilidad de la deuda del Gobierno. Además, no considera posibles efectos en la institucionalidad fuera del Gobierno Central”, advirtió la contralora.

Esta comunicación se da dos días después de que el jerarca de Hacienda, Rodrigo Chaves, fuera interpelado por los congresistas.

Durante esa intervención y ante consultas del diputado Pedro Muñoz, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), el ministro reconoció que tiene una diferencia con el órgano contralor sobre la interpretación de la regla fiscal.

La Contraloría pide aplicar la regla con base en el presupuesto ejecutado el año anterior, el cual evidentemente es más bajo que los recursos presupuestados, pues difícilmente las entidades públicas logran utilizar todos sus fondos.

Para el presupuesto de 2020, la regla fiscal estableció un tope al crecimiento de los gastos corrientes de 4,67%.

Dicha norma está contenida en la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

Los diputados reaccionaron sobre la posición de la contralora Marta Acosta.

El socialcristiano Pedro Muñoz advirtió que si el Ejecutivo no cumple con lo dictado por la Contraloría, votará en contra de cualquier proyecto de ley que represente un nuevo endeudamiento, como Eurobonos o el financiamiento del tren eléctrico.

“Aprobamos en esta Asamblea Legislativa la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas. No es justo que cuando los sindicatos de salud se pusieron rebeldes fuimos nosotros quienes socamos la faja a la Caja para que cumpliera, cuando fue el Poder Judicial que se quiso zafar fuimos nosotros quienes socamos la faja. Ahora nos toca hasta tallar al Ejecutivo para que cumpla con su parte”, señaló Muñoz.

Ana Lucía Delgado, diputada del Partido Liberación Nacional (PLN) y presidenta de la Comisión de Asuntos Hacendarios, señaló que exigirán al Gobierno la correcta aplicación de la norma.

“Efectivamente, se ha planteado que la regla fiscal que se discutió está referida al presupuesto ejecutado y no como el Ministerio de Hacienda establece. Esta carta genera una aclaración sobre la posición del órgano contralor”, señaló Delgado.