Educación

Primer promedio de admisión en el Tec: ‘La carrera la escogí por mi hermano mayor, que es mi inspiración’

Camilo Castro Correa es uno de los dos jóvenes que obtuvo 800 puntos, nota máxima. Este vecino de Pérez Zeledón estudiará Ingeniería en Mecatrónica

Desde niño, la mayor inspiración de Camilo Castro Correa ha sido su hermano, nueve años mayor. Él es ingeniero mecánico. Mientras crecía, Camilo soñaba con hacer lo mismo que su hermano, el tiempo pasó y este vecino de Pérez Zeledón encontró una carrera similar, pero que lo llenaba más: Ingeniería en Mecatrónica.

“No vivimos juntos, él vive en Colombia (sus padres son colombianos). Desde pequeño... siempre lo veía a él, lo sigo viendo. Y esta carrera la escogí por él, es mi inspiración”, contó.

Ahora sabe que podrá hacerlo: al ser uno de los estudiantes en alcanzar la máxima calificación en el examen de admisión del Instituto Tecnológico de Costa Rica (Tec), esos 800 puntos (de 800 posibles) le garantizan una beca en la carrera de su elección.

Sin embargo, Castro mantiene sus opciones abiertas, porque hay otras áreas que despiertan su interés.

“También me interesa el área de la Biología, estoy esperando los resultados de la UCR (Universidad de Costa Rica). Siempre me ha llamado la atención la investigación de esos temas, y es una opción que todavía no puedo descartar”, manifestó.

Su mamá, Consuelo Correa, quien viajó con él desde Pérez Zeledón, comentó lo emocionada que se siente de este logro de su hijo: “desde muy pequeño él siempre ha sido muy disciplinado, responsable y organizado con el tiempo. Sinceramente, yo me siento muy emocionada, porque todo en la vida tiene resultados.”

Preparación

Camilo no ve este como el año de preparación para los exámenes de admisión, pues el proceso comenzó desde mucho antes, ya que las notas de los dos últimos años (que se toman en cuenta para promediar la calificación) se cosechan con lo que se aprende en los anteriores.

“Mi preparación fue un proceso de toda la vida. Desde el colegio siempre nos han puesto a practicar mucho de matemática, pero también de lógica matemática. Tenemos una materia que se llama razonamiento matemático. Ya cuando llegamos al examen estamos preparados”, comentó el joven, quien dice que haber participado en olimpiadas de matemáticas y ciencias lo prepararon aún mejor.

Aconseja a las personas no desaprovechar los cursos del colegio: “si le dan la posibilidad, aprovechen. Hay gente que piensa que ver mucha matemática no sirve, pero en realidad es demasiado útil para estos exámenes. Si su colegio no ofrece esta oportunidad, busquen en Internet, hay prácticas, son gratis y ayudan muchísimo”.

La noticia de ser el primero

Cuando los resultados de admisión estuvieron disponibles, el 8 de noviembre pasado, Camilo no lo tenía tan presente, estaba en la Universidad Nacional, en Heredia, compitiendo en la Olimpiada Centroamericana y del Caribe de Biología. Fueron mensajes de texto de sus compañeros del Colegio El Valle, quienes lo alertaron de que ya estaban disponibles los resultados.

“Me metí a la página y yo no lo me lo creía. Me sorprendí bastante. Estaba muy feliz, pero tampoco podía brincar de la felicidad, porque seguía sin creérmelo”, recordó.

La llamada de confirmación, donde lo invitaban a un acto para rendirle homenaje ya no lo sorprendió tanto: “fue sentirme muy feliz, y agradecido. También es una motivación para seguir estudiando”.

Su consejo para los demás es buscar su pasión: “el factor económico es importante, pero busquen algo que les guste, a lo que quieran dedicarse. Al final la decisión es de ustedes. Y si la primera decisión al final no es la correcta, no hay peligro de cambiarse a otra carrera”.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.