Vanessa Loaiza N.. 29 julio
Ministra de Educación, Guiselle Cruz:
Ministra de Educación, Guiselle Cruz: "Con firmeza manifestamos nuestro repudio a toda forma de discriminación o llamado a la violencia. La labor del sistema educativo es formar de manera integral sobre el resguardo a la vida, a la institucionalidad y la democracia".

La mujer que se identifica como maestra de escuela y que, en apariencia, habría grabado varios audios con llamados a la violencia contra el presidente de la República y la prensa, fue reubicada en labores administrativas en el Ministerio de Educación Pública (MEP).

En un comunicado de prensa, la jerarca del ramo, Guiselle Cruz, confirmó que se abrió una investigación administrativa en contra de la educadora, “para determinar posibles responsabilidades por la grabación que contiene amenazas contra varios medios de comunicación y autoridades públicas”.

“En el MEP estamos obligados a garantizar la integridad del proceso educativo de los estudiantes, por lo cual la jerarca solicitó la reubicación inmediata de la persona investigada fuera de las aulas, como medida cautelar”, agrega el mismo documento.

El MEP se reservó los apellidos de la funcionaria investigada, y el nombre de la escuela en la que se desempeña en San José.

“Con firmeza manifestamos nuestro repudio a toda forma de discriminación o llamado a la violencia. La labor del sistema educativo es formar de manera integral sobre el resguardo a la vida, a la institucionalidad y la democracia, en un marco de inclusión, y en esa dirección apunta el trabajo desde las sedes administrativas, las direcciones regionales y los centros educativos”, concluyó Cruz.

Este domingo, en horas de la tarde, circularon varios audios en los que una voz femenina llama a atentar contra la vida del mandatario, Carlos Alvarado, y sugiere que deben colocarse bombas en medios de comunicación como La Nación o Canal 7.

(Audio) Audios con amenazas de muerte al presidente circulan en Facebook

Al respecto, desde anoche el ministro de Seguridad, Michael Soto, ordenó la transcripción de los audios y el envío de la prueba al Ministerio Público y el Organismo de Investigación (OIJ) para los trámites que correspondan.

Preliminarmente, la Fiscalía explicó que un audio de estas características podría calificarse como amenazas agravadas.