Daniela Cerdas E.. 17 septiembre, 2017
MEP quiere enseñar a alumnos a reparar averías de sus casas - 1
MEP quiere enseñar a alumnos a reparar averías de sus casas - 1

El Ministerio de Educación Pública (MEP) contratará el próximo año más de 2.600 nuevos docentes, sin embargo, reducirá en un 45% las transferencias dinero a las juntas de educación para la construcción, mantenimiento y adecuación de obras de infraestructura educativa.

Ambas situaciones ocurrirán en el 2018, año en que el presupuesto del MEP crecerá en ¢94.000 millones en comparación con el 2017, al pasar de ¢2,56 billones a ¢2,66 billones. El crecimiento será de un 3,7% .

Dentro de la totalidad del plan de gastos, el rubro para remuneraciones subirá en ¢101.900 millones. Pasará de ¢1,46 billones a ¢1,57 millones. De ahí saldrán los recursos para contratar a los nuevos docentes.

Esta institución tiene la planilla más grande del país, con 79.823 funcionarios.

Reynaldo Ruiz, director de Planificación Institucional del MEP, explicó que las nuevas plazas permitirán mejorar la cobertura en primera infancia, idiomas, asignaturas especiales y zonas.

Además, permitirá realizar cambios de modalidad, por ejemplo, pasar de doble jornada a horario regular y el fortalecimiento de centros educativos en la parte administrativa y de servicios (seguridad, limpieza, alimentación, entre otros.

Entre el 2001 y el 2015, la cantidad de alumnos en edad escolar (de siete a doce años) se redujo de 503.000 a 440.000 estudiantes en primaria, según datos del Estado de la Educación, elaborado por el Programa Estado de la Nación.

Sin embargo, a la vez, el VI Informe del Estado de la Educación, dado a conocer en agosto, alertó de que, por la falta de maestros en las asignaturas especiales, solo el 8% de escuelas públicas imparten el programa de estudios completo.

Mientras el MEP intenta remediar el problema docente, en el 2018 profundizará el rezago que por 30 años ha tenido la infraestructura educativa del país.

El presupuesto de las juntas de educación para la construcción, mantenimiento y adecuación de obras de infraestructura se verá reducido en un 45%. En el 2017, las juntas recibieron ¢138.518 millones; en el 2018 recibirán ¢76.000 millones.

"El MEP ha tomado acciones para causar el menor impacto posible en la atención de las necesidades de infraestructura de los distintos centros educativos del país, por lo que priorizará la atención de las instituciones educativas, por encima de nuevas edificaciones para las oficinas administrativas centrales y regionales", Reynaldo Ruiz, MEP.

La situación resultará caótica para los funcionarios y estudiantes de colegios y escuelas que llevan años de esperar por nuevas o mejores instalaciones. Por ejemplo, en marzo de este año, 441 centros del MEP operaban con una orden sanitaria del Ministerio de Salud por tener infraestructura precaria. La cifra representó el 9% de las 5.000 escuelas y colegios que hay en el territorio nacional.

Además, varios centros educativos incluidos en el fideicomiso educativo iban a financiarse con dinero de la Dirección de Infraestructura (DIEE) del MEP, porque el fondo de $167,5 millones (¢96.000 millones al tipo de cambio actual) no alcanzó.

El problema de infraestructura educativa se agrava porque las juntas de educación son ineficientes en el manejo de los millonarios recursos que se les transfieren. A abril del 2017, estas asociaciones tenían ¢133.000 millones engavetados en cuentas de Caja Única.

Reynaldo Ruiz informó que el MEP ya tomó previsiones por la disminución en el presupuesto de infraestructura.

"El Ministerio de Educación ha tomado acciones para causar el menor impacto posible en la atención de las necesidades de infraestructura de los distintos centros educativos del país, por lo que priorizará la atención de las instituciones educativas, por encima de nuevas edificaciones para las oficinas administrativas centrales y regionales. En el contexto de responsabilidad fiscal, el MEP ha implementado modelos diferenciados para la gestión de los proyectos constructivos, y ha reforzado las subpartidas requeridas, en busca de una mayor agilidad, transparencia y calidad", explicó Ruiz.

Otros aumentos

Aparte del rubro de remuneraciones, el MEP destinará más fondos para mejorar la conectividad en los centros educativos, las herramientas informáticas, becas de Fonabe, alimentación y transporte estudiantil.

Por ejemplo, en 2018 se asignarán ₡3.774 millones adicionales para mejorar la conectividad de los centros educativos y la masificación del uso de fibra óptica. También crecerá en ₡1.268 millones el fondo para desarrollar herramientas informáticas que permitan realizar trámites digitalmente.

₡670 millones adicionales se dispondrán para el pago de impresión y encuadernación. Dentro de este rubro entran las obras literarias del programa Érase una vez, los nuevos programas de estudio, fascículos de Educar para una Nueva Ciudadanía, materiales de apoyo curricular, investigaciones y afiches para los centros educativos.

También, ¢737 millones más serán utilizados para servicios de gestión y apoyo como la contratación de calificadores, codificadores, delegados ejecutivos, transcriptores de pruebas braille, validación de indicadores, codificadores y aplicación de pruebas nacionales e internacionales (PISA y Terce), la contratación de servicio de traducción de programas de estudio de lenguas indígenas y el apoyo técnico al trabajo de la Dirección de Programas de Equidad.

Se adicionarán ¢2.500 millones para aumentar el pago de pasajes de estudiantes, entre los que se incluyen alumnos con necesidades educativas especiales.

La adquisición de alimentos escolares incrementa en ¢27.894 millones en 2018, para atender 742.294 estudiantes. Además, se mejorará el subsidio económico por estudiante, según zona de bajo, muy bajo desarrollo social y por modalidad educativa.

"El Fondo Nacional de Becas (Fonabe) recibirá un incremento de ¢3.276 millones (para becas) y se incrementará en ¢ 1.158 millones el presupuesto para atender gastos de operación de Fonabe", indicó Ruiz, quien manifestó que para el otro año habrá una reducción de ₡5.966 millones para equipamiento tecnológico dentro de la partida de bienes duraderos.

El MEP recibirá para el 2018 el mismo porcentaje de incremento en el presupuesto que recibieron las universidades públicas con el Fondo Especial para la Educación Superior (FEES) para el otro año (3,7%), o sea, ¢17.709 millones más en la transferencia del 2018, en comparación con la del 2017.

En el presupuesto del 2017 los recursos a educación (MEP y FEES) representan un 7,62% de la producto interno bruto (PIB) y para el 2018 alcanzarán un 7,4%. Es la primera vez en 11 años que este porcentaje se rebaja.

Costa Rica invierte más en educación que los 35 países miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), que incluye naciones como Finlandia o Alemania. Sin embargo, un informe de la organización, dado a conocer en agosto, reveló que esa inversión no se refleja en el desempeño de sus estudiantes.

Entre los aspectos que tomaron en cuenta para hacer esta afirmación estuvieron el rendimiento del país diagnosticado por el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA), realizado por la OCDE. En la última evaluación internacional, del 2015, Costa Rica retrocedió en el rendimiento en Matemáticas, Ciencias y Lectura, con respecto a las pruebas aplicadas en el 2012.

Las puntuaciones ubicaron muy por debajo del promedio de la OCDE, naciones que invierten mucho menos en educación obtuvieron mejores resultados.

El VI Informe del Estado de la Educación también hizo una advertencia en esa línea.

Según la investigación, los incentivos y recargos que el MEP paga a sus docentes representan un gasto de muchos millones que no se traducen en mejoras de la calidad de la educación.

Cada año, entre recargos e incentivos, el Ministerio de Educación Pública (MEP) destina un monto de ¢447.000 millones, el 35% del gasto en remuneraciones.

Tanto la OCDE como el Estado de la Educación recomendaron al país invertir de manera más eficiente los millonarios recursos destinados a la educación.

Aumento en el presupuesto.
Aumento en el presupuesto.