UCR y UNA son los centros públicos con más carreras certificadas; Universidad Latina y Universidad para la Paz destacan entre las privadas

Por: Daniela Cerdas E. 14 enero, 2017

De las 1.605 carreras que ofrecen las 59 universidades del país, solo 139 tienen el sello de calidad otorgado por el Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (Sinaes) que certifica que la carrera cumple con estándares internacionales.

Esa cifra representa el 8,6% de la oferta total de las 54 universidades privadas y las cinco públicas que existen en Costa Rica.

Las dos universidades públicas que más carreras tienen con certificado de calidad son la Universidad de Costa Rica (UCR), con 34, y la Universidad Nacional (UNA), con 18. Los dos centros de estudio privados que más carreras acreditadas tienen son la Universidad Latina, con 11, y la Universidad para la Paz, con 7.

En total, tienen sello de calidad 125 carreras, entre diplomados, profesorados, bachillerato y licenciatura. También hay 11 maestrías acreditadas y solo un doctorado. Además, existen dos carreras de institutos parauniversitarios con certificado.

Por materia, las áreas donde hay más certificaciones son las ciencias de la Salud (Odontología, Medicina, Cirugía, Farmacia, Enfermería o Nutrición), las ingenierías y Educación.

Según informó el Sinaes, el principal requisito para que una carrera pueda someterse a la evaluación es que la universidad esté afiliada a ellos.

"Actualmente, al Sinaes solo pertenecen 21 universidades", dijo Gilberto Alfaro, director ejecutivo de la entidad, quien explicó que pertenecer a dicho sistema y acreditar carreras, es una decisión que voluntariamente toman las autoridades universitarias y parauniversitarias.

El Sinaes tiene, desde el 2002, la potestad de evaluar y acreditar carreras de grado y posgrado. Es la única agencia oficial en territorio nacional que certifica la excelencia de planes de estudio, docentes, infraestructura y otros 169 criterios de competitividad de la educación superior.

Un alumno que salga graduado de una carrera acreditada tiene más posibilidad de ser contratado en el sector público.

El artículo 4, de la Ley 8798, vigente desde el año 2010, establece que el Estado y sus instituciones procurarán contratar personal graduado de carreras oficialmente acreditadas.

"Se autoriza al Estado y a sus instituciones para que establezcan, en los concursos de antecedentes, las condiciones necesarias para diferenciar entre los graduados de carreras oficialmente acreditadas, en los casos en que poseer grado académico y título profesional sea requisito de contratación", explica la ley.

Altos costos

¿Por qué en 15 años solo se ha acreditado el 8,6% de las carreras universitarias?

Para Albán Bonilla, director ejecutivo de la Unidad de Rectores de Universidades Privadas (Unire), esto obedece a un tema de altos costos.

"Hay una universidad que está acreditando una carrera de Ciencias Sociales. Están en el proceso de la autoevaluación, el cual les ha generado, a la fecha, un costo de unos ¢200 millones. Calculan que el cumplimiento de los compromisos de mejora, les va a costar unos ¢400 millones", aseveró Bonilla, quien añadió que el costo se eleva dependiendo de la carrera.

Solo por la acreditación de una carrera , el Sinaes cobra $8.000 ( unos ¢4,5 millones) para pagar los gastos de evaluadores externos, entre otras cosas.

La casa de estudios superiores también tiene que pagar el costo de una autoevaluación. Se trata de un proceso mediante el cual los técnicos de las universidades revisan la calidad del centro de enseñanza con base en unos criterios que se le dan previamente y tocan los temas de infraestructura, docentes, satisfacción de empleadores y graduados, etc. Este proceso puede durar alrededor de dos años.

Tras enviar el informe de autoevaluación al Sinaes, el Consejo Nacional de Acreditación toma el acuerdo de acreditar o no la carrera.

En caso de que se otorgue el aval, la universidad debe pagar el costo de los compromisos de mejora a los cuales el Sinaes da seguimiento permanente. Si la carrera no cumple con esos compromisos, podría perder la acreditación.

En abril del 2016, los diputados de la Comisión legislativa de Ciencia y Tecnología dictaminaron el proyecto de reforma a la Ley de Creación del Consejo Superior de Educación Privada (Conesup), que, entre otras cosas, obligaría a todas las universidades a demostrar ante el Sinaes la calidad de sus carreras relacionadas con educación, medicina e ingenierías de la construcción.

Según el plan, las instituciones tendrán siete años, a partir de que entre en vigencia la reforma, para cumplir con todos los requisitos que pide el Sinaes.

La iniciativa, que requiere de la aprobación del plenario del Congreso, plantea que los centros tendrían que cumplir con 171 criterios de calidad para que el Estado los certifique; entre ellos destaca el desarrollar investigaciones en los respectivos campos.

En el 2008, fueron inscritos 22.270 títulos de universidades privadas. El año pasado, esa cifra aumentó a 31.084 títulos respectivamente, según información del Conesup.

Etiquetado como: