Fernando Gutiérrez. 31 julio

Funcionarios del Instituto de Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) apoyarán a estudiantes y profesores del Liceo de Paraíso para crear un plan de prevención e intervención, luego de que se conociera que al menos 15 alumnos de ese colegio se habrían drogado con pastillas de clonazepam , utilizadas para tratamientos psiquiátricos.

Personal del IAFA visitará el centro educativo para hablar con estudiantes y profesores. FOTO: Fernando Gutiérrez.
Personal del IAFA visitará el centro educativo para hablar con estudiantes y profesores. FOTO: Fernando Gutiérrez.

Así lo confirmó el director del centro educativo, Guillermo Zúñiga, quien aseguró que también hicieron un llamado a los padres de familia para que ayuden a detectar y denunciar este problema.

Fue precisamente la alerta de los encargados de los estudiantes, la que detonó el hecho, luego de que los jóvenes presentaran síntomas que obligaron a sus papás a acudir al centro de salud.

El director además mencionó que realizan controles y revisiones a los estudiantes; sin embargo, sospechan que quienes venden estas pastillas las esconden en su ropa interior para evadir los chequeos, pues se dio al menos un caso en que tras las revisiones un joven sufrió una intoxicación por este fármaco en horas lectivas.

Paralelo a esto, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) confirmó que trabajan en procura de establecer cómo llegaron las pastillas que solo se distribuyen bajo receta médica, a manos de los estudiantes.

Una de las hipótesis de las autoridades radica en que personas que reciben el tratamiento por parte de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), disminuyen su dosis diaria para vender algunas pastillas.

Ante esto, el OIJ pedirá la colaboración de la Caja para analizar expedientes.

El Liceo, identificó además de los 15 estudiantes que habrían consumido este psicotrópico a al menos nueve estudiantes de ese centro educativo, quienes serían los que distribuyeron el medicamento dentro de la institución.

El director regional de Cartago, Victor Orozco, dijo ayer a La Nación que todos son estudiantes de sétimo y octavo año.

El clonazepam es un fármaco que actúa sobre el sistema nervioso central, con propiedades ansiolíticas, anticonvulsionantes, miorrelajantes, sedantes, hipnóticas y estabilizadoras del estado de ánimo.

Entre los efectos secundarios que se podrían presentar, se incluyen problemas de respiración, mareos, somnolencia, dificultad para coordinar o pensar, visión borrosa, ganas frecuentes de orinar y dolor en músculos o articulaciones, entre otros.