Agencia AFP. 8 septiembre

Brasilia. La Policía Federal de Brasil anunció este sábado que reforzará la seguridad de los candidatos a presidente, dos días después que el diputado Jair Bolsonaro fuera herido de una puñalada en un mitin.

Debido “al aumento del nivel de alerta provocado por un evento crítico en el transcurso de la campaña habrá un aumento del efectivo policial colocado a disposición de los equipos de seguridad” de cada candidato, informó en un comunicado la corporación.

El candidato presidencial Jair Bolsonaro manifiesta dolor después de ser atacado con un puñal en el abdomen, este jueves 6 de setiembre del 2018, en la ciudad de Juiz de Fora, estado de Minas Gerais. Foto: AFP
El candidato presidencial Jair Bolsonaro manifiesta dolor después de ser atacado con un puñal en el abdomen, este jueves 6 de setiembre del 2018, en la ciudad de Juiz de Fora, estado de Minas Gerais. Foto: AFP

El organismo no precisó la magnitud del refuerzo, pero informó que antes del ataque cada candidato podía solicitar el apoyo de hasta 21 agentes federales para sus actividades de campaña.

El jefe de la PF se reunió en Brasilia este sábado con los coordinadores de campaña para reafirmar “los criterios de actuación, las orientaciones y los protocolos adoptados” por la policía. El refuerzo de la seguridad ya había sido solicitado la víspera por el presidente Michel Temer.

Bolsonaro, candidato ultraderechista del Partido Social Liberal (PSL), de 63 años, fue apuñalado el jueves por un hombre que se mezcló entre la masa de simpatizantes que rodeaban al presidenciable durante un acto de campaña en Juiz de Fora (Minas Gerais, sudeste).

Tras ser operado de urgencia para reparar lesiones graves en la región abdominal, Bolsonaro fue trasladado al hospital Albert Einstein de Sao Paulo, donde permanece en terapia intensiva pero está “consciente” y “en buenas condiciones”, según los boletines médicos de este sábado.

El hombre que lo atacó fue detenido en el acto y dijo haber actuado sin cómplices, por motivos “políticos” y “religiosos”, según sus abogados, que pedirán una pericia psiquiátrica.

Mientras avanzan las investigaciones, el agresor permanecerá en una cárcel de máxima seguridad en el estado de Mato Grosso do Sul.

Las elecciones generales del 7 de octubre se presentan como las más inciertas de las últimas décadas en Brasil.

Bolsonaro y el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva polarizaban la campaña hasta que el líder de la izquierda, encarcelado desde abril por corrupción y amplio favorito en los sondeos, fue excluido la semana pasada de la contienda por la justicia electoral.

Hasta ese momento, Bolsonaro estaba segundo en los sondeos. Ahora quedó primero, con 22%, 10 puntos por encima de sus más inmediatos seguidores, el centro-izquierdista Ciro Gomes y la ecologista Marina Silva, que lo derrotarían sin embargo en una segunda vuelta, según una encuesta Ibope divulgada el miércoles.