Josué Bravo. 11 octubre
Pedro Muñoz, subjefe de fracción del PUSC; y Silvia Hernández, jefa del PLN; demandan la definición de una agenda más agresiva por parte del gobierno para reactivar economía.
Pedro Muñoz, subjefe de fracción del PUSC; y Silvia Hernández, jefa del PLN; demandan la definición de una agenda más agresiva por parte del gobierno para reactivar economía.

Los partidos Liberación Nacional (PLN) y Unidad Social Cristiana (PUSC) criticaron la agenda de 13 proyectos de reactivación económica que el gobierno les propuso a los jefes de fracción el pasado miércoles, con la intención de generar nuevos empleos y crecimiento económico.

Ambos partidos de oposición sostienen que se trata de una agenda muy liviana en comparación con las necesidades del país.

La lista de proyectos incluye seis ropuestas del PLN, tres del Partido Acción Ciudadana (PAC), dos del Partido Restauración Nacional (PRN), una por del PUSC, y un texto firmado por tres fracciones y un independiente.

La agenda incluye, por ejemplo, propuestas para la flexibilidad de la jornada laboral, fomento de las alianzas público-privada, incentivos a los emprendimientos y el uso de materiales reciclados en el desarrollo de infraestructura vial.

Además, el Ejecutivo propuso el plan para regular las comisiones por el uso de tarjetas de débito y de créditos en compras; así como la propuesta del jefe del PRN, Eduardo Cruickshank, que permitiría retirar, por un plazo de tres años que expiraría en febrero del 2023, la totalidad del dinero de la pensión del Régimen Obligatorio de Pensiones Complementarias (ROP) a quienes se jubilen.

Además, incluye el proyecto que pretende unificar en un solo régimen los sistemas de contratación publica, cuyo texto está firmado por el PLN, PAC, PUSC y el independiente Erick Rodriguez Steller; y fue elaborada en conjunto con la Contraloría General de la República (CGR).

También, aparece un proyecto del PUSC para transparentar la ejecución de empréstitos públicos

Esta nueva alternativa fue definida por el Poder Ejecutivo luego de que una primera lista, elaborada una semana después de que se abrió el diálogo, no satisfizo del todo al PUSC, al tiempo que el PLN la consideró como “corta”.

En criterio del subjefe de la Unidad, el diputado Pedro Muñoz, el gobierno de Carlos Alvarado “quiere una agenda de reactivación ‘light’”.

"Si el gobierno le quisiera entrar a los temas de verdad estaría viendo cómo bajar precios de los combustibles, cómo mejorar la eficiencia del Estado para bajar las tasas de interés y estaría pensando en cómo hacer más eficiente a Recope (Refinadora Costarricense de Petróleo) para que no nos quite la plata de la bolsa.

“Debe hacer algo para que el ICE haga lo que tiene que hacer en cambio de estar comprando energía a Panamá en pleno mes de octubre”, cuestionó el socialcristiano.

Muñoz es proponente de un texto que rebajaría entre un 31% y un 45% el tributo a los combustibles, pero el gobierno no lo ha tomado en cuenta a pesar de que su fracción ha solicitado incluirlo, entre otros temas, en la agenda de reactivación.

Por su parte, la jefa del PLN, Silvia Hernández, cuestionó que con la actual dinámica, el Ejecutivo “pretende que la Asamblea sea quien se responsabilice por la reactivación económica y no el gobierno”.

"¿Dónde está el liderazgo del Ejecutivo para sentar a los bancos, Conassif (Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero), desarrolladores, colegio de ingenieros y cámaras para tomar medidas temporales de contingencia en financiamiento y créditos para que la gente tenga respiros?

"¿Dónde está el plan del Ejecutivo para bajar los costos de energía? Eso no solo da un respiro a la gente en su cuenta, sino a los empresarios para que inviertan más, generen empleo y dinamicen la economía.

“¿Dónde está el liderazgo del Ejecutivo con la Caja para aprobar reglamentos que permitan condiciones especiales de aseguramiento por horas laboradas, que tendría efectos importantes en un montón de sectores como el turismo, construcción o comercio?”, criticó la verdiblanca.

Hernández considera que el Ejecutivo debe usar su liderazgo para acordar una agenda que incluya lo urgente o inmediato, sin olvidar los temas estratégicos de mayor plazo, así como sugerir la dinámica interna que debe establecer el Congreso para que los proyectos avancen en comisiones ordinarias o especiales.

A pesar de las críticas, el titular de la Presidencia defiende la posibilidad de construir un consenso con la posición, en una dinámica donde las fracciones deben establecer su propio proceso interno de discusión y el gobierno haciendo sus aportes.

“Yo voy hacer ese movimiento, vamos a formalizar, es un proceso. En este periodo también las fracciones tienen diferentes intereses, la Asamblea tiene muchos temas en comisión”, explicó el jerarca.

Morales no cree que la negociación camine lento con relación a la urgencia que tiene el país para contar con más empleo. “Creo que es la dinámica propia de la Asamblea”.

Añadió que en esa construcción de una agenda, las fracciones deben de tomar en cuenta que al periodo de sesiones ordinarios, donde la Asamblea define la agenda, termina el 30 de noviembre, mes en el que los diputados se enfocarán en discutir el presupuesto nacional para el 2020.

Recordó que en diciembre inicia el periodo de sesiones extraordinarias, en la que el gobierno podrá convocar proyectos y configurar una agenda que debe ser dinámica, es decir, que un proyecto se sustituya por otro de acuerdo con las circunstancias.