Política

Miles de policías protestan en Madrid contra reforma a ley de seguridad ciudadana

Modificación flexibiliza normas de las manifestaciones sin autorización, reduce los tiempos de detención en comisaría y adapta multas a la solvencia económica del infractor

Madrid. Ondeando banderas españolas y de los sindicatos, miles de policías protestaron este sábado en las calles de Madrid contra la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida como la “ley mordaza”, aprobada en 2015 por el precedente gobierno de derecha y que el Ejecutivo socialista presidido por Pedro Sánchez prevé enmendar.

La reforma elimina la prohibición de difundir imágenes de los policías sin contar con autorización previa, flexibiliza las normas de las manifestaciones sin autorización, estipula que quienes son detenidos y se niegan a identificarse pueden ser retenidos en comisaría dos horas, en lugar de seis, y estipula que la cuantía de las multas en caso de infracción dependerá de la solvencia del manifestante.

Los cambios adaptarían la ley a la jurisprudencia reciente del Tribunal Constitucional, pero los responsables de las fuerzas del orden afirman que los deja indefensos, más expuestos y despojados de autoridad. Con dicha consigna, acompañados de políticos de derecha, los policías caminaron hacia la sede del ministerio de Interior.

“Decimos no a esta reforma. Creemos que la ley hay que adecuarla a los tiempos actuales, pero que nunca se pisoteen los derechos de los garantes de la seguridad (...) y tampoco se cree una inseguridad ciudadana que creemos que puede llegar a lograrse con esta reforma”, dijo Miguel Ángel Gómez, presidente de Jusapol, asociación formada por agentes de la policía y la Guardia Civil.

Pablo Casado, líder del Partido Popular (de derecha), también presente en la protesta, aseguró apoyar totalmente las demandas de los manifestantes.

"Es algo insólito que por primera vez en democracia, aquellos que se juegan la vida por protegernos se tengan que manifestar porque se les deja desprotegidos", dijo.

En la protesta también participaron el líder del partido de extrema derecha Vox, Santiago Abascal, e Inés Arrimadas, responsable del partido de centro-derecha Ciudadanos.

Esta ley “desprotege más a la policía y los criminaliza, pone el foco de la duda siempre a los policías y está más del lado de los que atacan a la policía”, afirmó Arrimadas.

“Estamos cansados ya que en España tengan más protección los delincuentes que los policías”, agregó la política.