AFP. 27 agosto
Jennifer G. Newstead, miembro del equipo legal de Estados Unidos (centro), observaba al representnate de Irán, Mohsen Mohebi, en la primera audiencia sobre la demanda de Teherán, este lunes 27 de agosto del 2018 en la Corte de Justicia de La Haya.
Jennifer G. Newstead, miembro del equipo legal de Estados Unidos (centro), observaba al representnate de Irán, Mohsen Mohebi, en la primera audiencia sobre la demanda de Teherán, este lunes 27 de agosto del 2018 en la Corte de Justicia de La Haya.

La Haya. Irán pidió este lunes a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que suspenda las sanciones estadounidenses, y denunció la voluntad de Washington de “estrangular” y dañar “gravemente” a la economía iraní.

Al iniciarse en la sede de la CIJen La Haya el estudio de una demanda de Irán para que se levanten esas sanciones, la delegación iraní pidió que se trate el caso con “extrema urgencia”, debido a las “dramáticas consecuencias” sobre su economía.

Esas sanciones de Washington incluyen un bloqueo a transacciones financieras y a las importaciones de materias primas, así como medidas lesivas para la compra en el sector automotor y de la aviación comercial.

"Estados Unidos propaga públicamente una política cuyo objetivo es dañar lo más gravemente posible la economía iraní, y a las empresas y los ciudadanos iraníes", fustigó el consejero jurídico y agente de la delegación de la República Islámica, Mohsen Mohebi.

La divisa iraní, el rial, ha perdido cerca de la mitad de su valor desde abril.

Ante los 15 jueces de la CIJ -principal órgano judicial de la ONU- la delegación de Irán, que interpuso una demanda contra Washington en julio, aboga por el levantamiento temporal de las nuevas sanciones estadounidenses, antes de que la Corte se pronuncie sobre el fondo del caso.

Las audiencias deben durar cuatro días. La CIJ podría decidir en dos meses sobre esta demanda de levantamiento temporal, pero una decisión final sobre el fondo del caso podría llevar años.

El restablecimiento de las sanciones anunciado por el presidente estadounidense, Donald Trump, “es una flagrante agresión contra mi país”, declaró Mohebi. “Irán se opondrá al estrangulamiento económico estadounidense por todos los medios pacíficos”, agregó.

En mayo, Trump retiró a su país del acuerdo nuclear firmado por Irán y las grandes potencias en el 2015, en el que la República Islámica se compromete a no dotarse del arma atómica. A cambio, hubo un progresivo levantamiento de las sanciones internacionales contra Teherán.

Irán acusa a EE. UU. por sanciones a su economía

Pero la retirada del acuerdo de Washington supuso el restablecimiento de las duras sanciones estadounidenses contra Irán.

Intercambio de alegatos

Estados Unidos “se defenderá con firmeza ante Irán” frente a la CIJ, dijo este lunes el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, quien denominó al proceso como una “desviación de la Corte”.

En un comunicado, Pompeo acusa a Irán de "interferir en los derechos soberanos de Estados Unidos de tomar medidas legales, incluido el restablecimiento de las sanciones, que son necesarias para la protección de nuestra seguridad nacional".

Por su parte, Mohebi alegó: “al no haber otra solución que la de acudir a la CIJ tras buscar en vano una solución diplomática” Teherán desea que “se ponga fin de inmediato” a estas medidas de Washington, alegó Mohebi.

Irán afirma que las acciones de Estados Unidos violan numerosas disposiciones del tratado iraní-estadounidense de 1955.

Este texto poco conocido prevé "relaciones amistosas" entre las dos naciones y respalda los intercambios comerciales.

Sin embargo, Irán y Estados Unidos no mantienen relaciones diplomáticas desde 1980.

Donald Trump considera que las sanciones están destinadas a "aumentar la presión" sobre el régimen iraní para que "cambie de comportamiento", en especial en lo relativo a sus ambiciones nucleares.

Pero el guía supremo iraní, Alí Jamenei, declaró la semana pasada que no habría “ni guerra, ni negociaciones con Estados Unidos”.

A la primera ola de estas sanciones, lanzada a principios de agosto, se sumarán el 5 de noviembre otras medidas que afectan al sector petrolero y gasístico, claves en la economía iraní.

En su solicitud a la CIJ, Teherán habla de un “asedio” económico impuesto por Washington, “con todas las consecuencias para la población iraní asediada”.

Varias compañías internacionales -incluyendo las francesas Total y la alemana Daimler- ya comunicaron el final de sus actividades en Irán debido a la entrada en vigor de las sanciones.

Las compañías aéreas British Airways y Air France anunciaron el jueves la próxima suspensión de sus vuelos hacia Irán, argumentando que estas conexiones ya no eran rentables.

Los abogados de Washington presentarán sus argumentos el martes. Según expertos, Estados Unidos alegará la incompetencia de la CIJ en este caso.